#Política

El eterno retorno

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

A principios del siglo XX, mientras las élites globales vivían un bacanal romano, una vida de excesos y lujos, en las profundidades de la tierra un ruido tembloroso avanzaba por galerías subterráneas amenazando con hacer estallar todo. Era el fascismo, un movimiento de odio que el capital vio con buenos ojos al comienzo, pensando en una estrategia de control de masas para acabar con el marxismo, pero que terminó siendo la mayor tragedia política de aquel siglo.

Chile no escapó de aquel huracán de terror. En 1930 fue el país más afectado por la crisis económica mundial, debido a su estructura extractivista, dependiente del mercado exterior y una clase alta que disfrazaba de liberalismo su carácter rentista, en oposición a las burguesías industriales que lideraban los países más desarrollados en el hemisferio norte. Su sistema político conservador en lo moral/liberal en lo económico se hundía conforme avanzaba una sociedad de masas que ya no estaba dispuesta a mantener el orden colonial. Podríamos decir que tras sucesivas revueltas, masacres y desestabilización política, que incluso llevó a cambiar la constitución, en 1925, vino el estallido, en 1932. Ese año la élite supo que su proyecto portaliano, el que reivindicaba la pirámide social premoderna, había llegado al fin de la manera más gráfica: con un gobierno anarquista en el poder.


El legado colonial ha acompañado culturalmente a Chile hasta la actualidad, y ha creado el espacio mental a defender por el conservadurismo y liberalismo, marcando el atavismo a valores como el patriarcado, la sumisión, el castigo y la violencia simbólica

En ese ambiente de caos, tanto por el conservadurismo como por nuevos movimientos políticos como el nazismo chileno, se intentó crear un programa fascista para impedir que la izquierda llegara al poder, despreciando incluso al liberalismo. El colapso institucional animó a la extrema derecha a buscar el predominio a través del miedo y la agitación, que en el caso chileno no llegó a buen puerto. Sin embargo, he aquí lo importante: rescataría las bases de este proyecto moderno para salir de su mentalidad pre moderna y aventurarse a una nueva relación con lo político, décadas después.

A pesar de no conseguir detener el marxismo ni capturar el poder, el fascismo en general, y el nazismo en particular, pudo tener notable influencia en el país a través de las Fuerzas Armadas, algunas áreas en educación y a través de diversos canales de expresión de la comunidad alemana chilena, que sentía diversos grados de afinidad con el nazismo dada la influencia del pangermanismo, tras las guerras napoleónicas. Fueron justamente estos últimos, más agregados comerciales y simpatizantes políticos del nacismo los que generaron contactos estrechos con el régimen nazi alemán. A medida que aquello fue escalando, EEUU fue progresivamente subiendo el tono de advertencia para que Chile cortara estos vínculos, y fue así como la Policía de Investigaciones chilena generó los informes que dieron paso al quiebre de relaciones, antes del fin de la guerra. Esto da cuenta del triste registro mundial de Chile como país neutral ante la lucha contra el fascismo de Alemania, Italia y Japón, algo que solo cambió unos meses antes del fin de la guerra.

Posteriormente, llegó una nueva oleada de inmigrantes alemanes  escapando del desplome del régimen nazi, donde podemos encontrar nombres como los jerarcas Walter Rauff y Paul Schaeffer o soldados como Michael Kast, padre de José Antonio Kast. Este grupo de nazis colaboró activamente con la dictadura de Pinochet, creando centros de tortura como Colonia Dignidad y colaborando en entrenamiento a militares chilenos para mejorar sus destrezas en asesinatos, torturas y espionaje. Hubo centros de tortura a escala, como el de la subcomisaría de Paine, donde 70 personas fueron asesinadas o torturadas; actos en los que Michael Kast colaboró, según consta en documentos judiciales y en la declaración de su propio hijo Christian Kast (2003, Causa Paine. Fojas 5.979 del tomo XVIII) .”

Si bien después de dictadura hubo rearticulaciones del fascismo, como las del actual agitador político de la campaña de Kast y ex líder neonazi Alexis López, lo cierto es que el denominador común fue el bajo perfil. Así, dirigentes de la UDI, entre ellos Hernán Larraín o Víctor Pérez, trabajaron en la defensa de Paul Schaeffer, y trataron de proteger en lo posible la obra de los colonos frente al juicio. No sería hasta el comienzo de una ola neoconservadora a escala global, tras el fin de la década del dos mil donde progresivamente el pinochetismo, el neonazismo y nuevas ideas alt right comenzarían a expandirse, acusando a los partidos de derecha de debilidad y tibieza ante la “amenaza terrorista marxista” de políticos como la social demócrata Michelle Bachelet o el liberal de centro izquierda, Alejandro Guillier.

Desde la misma UDI, surgió el liderazgo de José Antonio Kast, quien generó esperanza en el votante pinochetista, en gremios nostálgicos de la dictadura y en militares condenados por violaciones a los DDHH (como es el caso de Miguel Krasnoff). Kast partió, al igual que Trump,  con altísimos índices de rechazo en la población restante, en las primeras encuestas que lo mostraban como personaje público. En ese tiempo la izquierda se reía de las posibilidades de este referente, mismo error cometido por otras izquierdas en el mundo.

Tras el estallido social, poco a poco ese malestar conservador fue tomando forma electoral y dominando la agenda mediática. Sin embargo, a diferencia de referentes políticos autoritarios como Donald Trump, Víctor Orban, Javier Bolsonaro o Javier Milei el perfil de Kast llama la atención por una templanza en oposición a su discurso. Lo sorprendente no solo era que no se trataba de un agitador clásico de ultra derecha, sino de un personaje más bien parsimonioso, flemático. Además, a diferencia de otros líderes autoritarios, no esconde su simpatía por la dictadura pinochetista, hizo un programa económico basado en ese período, llama a vivir en un estado de excepción permanente, y a regirse bajo valores conservadores. También llama la atención el que en vez de prometer más protección social y económica a cambio de votos, como sucede en los fascismos tradicionales, Kast llama a que la gente acepte la desigualdad como natural, con un Estado mínimo, y sin protestar bajo amenaza de secuestro o algo peor.

El primer mundo no puede entender cómo alguien que tiene cierta similitud con Hans Landa, el personaje de Tarantino, podría tener una oportunidad en Chile. Pero ese primer mundo seguramente no conoce el nivel de daño emocional que tiene la sociedad chilena, los tremendos conflictos que se guardan desde el origen y que se esconden en la vitrina global tal como el famoso iceberg de Sevilla 92, que quería mostrar una no-identidad en reemplazo de un trauma imposible de aceptar. Los principales periódicos del orbe ven con estupefacción como un mensaje de odio y miedo ha destruido toda racionalidad política, amenazando con llevar al abismo a un país que se destacaba en la región por su moderación electoral. La accidentada geografía emocional de Chile impulsa cíclicamente aventuras que inevitablemente terminan en sangre, guerras civiles, de las cuales nadie se hará cargo para mantener el mito del  país más estable de América Latina y de las cuales, tras el paso del tiempo, quedan solo recuerdos vagos, tal como sucede tras cada terremoto.

Así como el legado colonial ha acompañado culturalmente a Chile hasta la actualidad, y ha creado el espacio mental a defender por el conservadurismo y liberalismo, marcando el atavismo a valores como el patriarcado, la sumisión, el castigo y la violencia simbólica expresada en origen de clase, el fascismo ha sido el elemento moderno por definición en la cultura política de derecha. Ambos patrones culturales coexisten en discurso y acción. Esto, por supuesto, se extiende por reflejo al resto de la sociedad. Por tal razón aquella frase de “en cada chileno vive potencialmente un Pinochet interior” toma fuerza en épocas de crisis.

Chile, desde los soldados que inventaron la nación hasta la actualidad, solo podrá imaginar otra sociedad posible en la medida en que la educación, en su más amplio sentido, permita contar esta historia de violencia que es la misma Historia de Chile.  La gran pregunta sigue siendo el cómo lo haremos, cuándo y a qué costo.

TAGS: #Fascismo #NeoFascismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Las dos iniciativas, en pocas palabras, buscan que tanto las Fuerzas Armadas como Carabineros, funcionen con pleno respeto a la democracia y los derechos Humanos
+VER MÁS
#Política

Iniciativas para que las Fuerzas Armadas y la Policía se guíen por los Derechos Humanos

En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

No deja de impresionar cómo están cambiando las cosas. Las nuevas generaciones parecen estar tomando al toro por las astas, asumiendo los desafíos que se tienen por delante y que no son menores.
+VER MÁS
#Política

Una nueva mesa constitucional

En cualquier caso, lo complejo es definir qué implica, en los hechos, los derechos de las generaciones futuras y en qué condiciones se puede hacer efectivo en tanto derecho
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de las generaciones futuras

Nuevos

La disminución de caudales podría ser mayor al 50% para el periodo 2030-2060 en algunos puntos de la zona Centro-Norte. Lo que va a ir aparejado a un aumento de temperatura de 1°C a 2.5°C.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Tanto va el cántaro al agua, que al final se termina el agua

Somos todos viajeros espaciales y, como todo es relativo, es difícil saber por qué lugar del universo, nuestro espacio-tiempo, vamos. Tampoco sabemos hacia dónde vamos o el significado del viaje
+VER MÁS
#Sociedad

Perihelio

El ser humano dividido dentro de sí es más fácilmente manipulado y controlado, al tiempo que cae mayormente en la desesperación, dando pie a nuevas maneras de generar dinero, o de mercantilizar la propi ...
+VER MÁS
#Sociedad

Los mercaderes de la desesperación

Un cambio en la dirección política no solo es absolutamente necesario, también es parte de un sistema democrático en donde las mayorías deciden y participan
+VER MÁS
#Política

Aves de mal agüero

Popular

La brecha que existe no es entre personas ricas y pobres, sino entre las más ricas y la inmensa mayoría de la humanidad. Las crecientes desigualdades "están destrozando nuestro mundo"
+VER MÁS
#Economía

COVID-19 y la pandemia de la desigualdad

Esta mañana veraniega y calurosa hemos sido testigos como la generación de estudiantes de los años 2011 y 2012 se habían tomado las calles por cambios en educación y sociales, ha llegado a La Moneda, e ...
+VER MÁS
#Política

El Gabinete de la esperanza

¿Se puede imaginar a una institución autónoma, es decir, impermeable a las influencias externas y oportunas para actuar en un mundo tan fuertemente interrelacionado y de impactos imprevistos y múltiples?
+VER MÁS
#Economía

Si lo que ocurre es central: ¿tiene méritos para el desarrollo de un país?

Es vital que la política educativa proponga un marco de acción donde la naturaleza y la educación al aire libre sean la base del sistema educativo, para así asegurar el mejor bienestar socioemocional d ...
+VER MÁS
#Educación

Chile se recupera y aprende al aire libre en la naturaleza