#Política

El conveniente “centro social”

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El centro social es la creación de un estrato ficticio, que debido a su nubosidad conceptual puede prestarse para todo y para nada al mismo tiempo. Es la invención y caricaturización de necesidades, para que así éstas estén al servicio de un programa de campaña banal, poco exigente y totalmente contrario a lo que se debe hacer en una sociedad como la nuestra. Sobre todo, si es que se quiere construir una democracia coherente con lo que esta requiere para comenzar a emprender un desarrollo más significativo y, por lo mismo, más sustancia.

Hay un término que ha quedado rondando en mi cabeza, ya que lo he escuchado hasta la saciedad en estos últimos días. Este concepto es el del “centro social”, al cual el candidato UDI Pablo Longueira dice apelar con su candidatura. Esto lo digo porque una vez que vi al presidenciable poner mucho ahínco cada vez que nombraba este supuesto sector de la sociedad, en algún momento llegué a creer que realmente existía. Hasta me dieron ganas de ir a conocer algunos de quienes se encontraran en la posición geográfica del mapa político que mencionaba el gremialista.

Después de pensarlo bastante, y revisar detalladamente las declaraciones del hijo político de Jaime Guzmán, no llegué a otra conclusión que la que, por lo general, se obtiene de este tipo de slogans ambiguos y poco consistentes: no hay tal centro social.

Me explico. Si bien la gente a la que dice interpretar el ex titular de Economía existe, claramente no tiene el nombre que éste le atribuye. No pueden ser calificados de esta manera, ya que no tienen un rótulo que los haga identificarse con el curioso término que se ha aplicado. Esto, obviamente, no excluye que tal vez haya una parte de la población que lamentablemente cree, una vez que escucha, estos discursos llenos de una épica gris ser ese “centro social”. Me refiero a esa clase despolitizada que la derecha “popular” con los años ha tratado de domesticar con un discurso simple, el cual implica lágrimas, emoción y una satanización contante del ejercicio político.

Longueira, Lavín y un sinfín de dirigentes UDI, de la mano del fallecido Guzmán, por años bajaron de Plaza Italia para llegar con un mensaje de preocupación, de ayuda, pero también de desideologización de una clase.
Así haciéndoles saber que como derecha estaban ahí para ayudarlos, para colaborar con sus vidas ya que ellos no pueden dirigirlas. Porque la última vez que se trataron de hacerlo, todo terminó en un “desgobierno” llamado Unidad Popular.

La conciencia social que la derecha dice tener, va directamente relacionada con aquella señora Juanita que alguna vez mencionó Ricardo Lagos erróneamente. Es decir, con aquél sujeto que quiere que le resuelvan los problemas urgentes de manera pragmática, fácil y simple porque a eso han relegado su vida las clases dirigentes, sin que ose siquiera en aspirar a algo más, como por ejemplo recibir una plusvalía decente y digna por el trabajo entregado.

El centro social es la creación de un estrato ficticio, que debido a su nubosidad conceptual puede prestarse para todo y para nada al mismo tiempo. Es la invención y caricaturización de necesidades, para que así éstas estén al servicio de un programa de campaña banal, poco exigente y totalmente contrario a lo que se debe hacer en una sociedad como la nuestra. Sobre todo, si es que se quiere construir una democracia coherente con lo que esta requiere para comenzar a emprender un desarrollo más significativo y, por lo mismo, más sustancia.

El acercamiento de la UDI hacia las poblaciones, y su sensibilidad popular, muchas veces no huele más que a una constante herramienta de campaña, ya que en materia de ideas y reales soluciones, resulta cada vez más estéril.


Imagen

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

La recuperación de la ciudad no pasa solo por invertir dineros públicos, para revertir los efectos de la desigualdad territorial es necesario volver a conocernos, para valorarnos desde el encuentro, no de ...
+VER MÁS
#Ciudad

Santiago desigual

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

Expresarse de esa manera es inaceptable y haberlo hecho en el pasado no prescribe fácilmente. Vivimos en una era en que todos tienen la oportunidad de sentirse superiores moralmente, especialmente cuando o ...
+VER MÁS
#Sociedad

¿Así que fuiste linchado por las Redes Sociales?