#Política

El ciudadano de la cacerola

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Cuando creían que sólo era una más de las protestas estudiantiles que con frecuencia llenaban las calles de consignas, paros, tomas, carteles criticando al gobierno, aparecieron las cacerolas, la familia, los adultos, lo que trabajan, los endeudados. Aparecieron sin piedras, ni molotov, ni barricadas. Fueron los estruendos de ollas que al unísono hacían sonar el himno del descontento. Ese mismo himno que en este momento suena en gran parte del mundo.

En estos últimos meses hemos sido testigos de la generación de una nueva forma de ser y hacer ciudadanía. La imagen del chileno sumiso, sin opinión, del joven “no estoy ni ahí”, del dueño de casa retraído y abrumado por las cuentas, poco a poco comienza a cambiar. En las calles, avenidas, pasajes, condominios y edificios de nuestro país, salió ese chileno aburrido, “chato”, “hasta la coronilla” de un sistema político-económico  que sigue dejando a la gran mayoría de la población con un miserable pedazo de la torta. Sintió por primera vez el derecho de reclamar, de no estar de acuerdo, de meter bulla sin vergüenza al que dirán, más bien con el orgullo de empoderarse con un cucharon y una olla del espacio público.

Mientras esto pasaba en las calles, en el Congreso, en los partidos, en el gobierno, existe un proceso paralelo. Desconcierto, desesperación, rabia, descontrol. Los políticos no han logrado entender la nuevas expresiones ciudadanas. Y es que cometen un grave error: quieren abordar los problemas con las lógicas de una etapa que se acaba, de un ciclo político que esta en su periodo final.

La Concertación no logra desprenderse de sus veinte años de gobierno, de haber derrocado a la dictadura de Pinochet, de haber disminuido la pobreza, de los tratados de libre comercio. No logra mantener sintonía con los movimientos ciudadanos, como lo hizo a fines de los 80’. Aun creen –con gran soberbia- que el problema fue el candidato, es decir, con uno mejor ganarán nuevamente. El problema es que aún no logran responder el ¿para qué?

El gobierno entiende mucho menos. La nueva forma de gobernar no convenció a nadie, ni siquiera a los mineros. El modelo gerencial, sin vínculo ciudadano, el poner la eficiencia por sobre las justas demandas de la gente, lo ha sepultado bajo una histórica cifra de desaprobación. Hacen cambios en el equipo, prueban formulas, ajustan, ofrecen dinero, tal como lo ha hecho cada ministro, diputado, senador, de la coalición por el cambio en sus negocios personales. No logran entender el no al lucro, por que a base del lucro han construido sus fortunas con las que financian campañas y juegan al servicio público.

A pesar de la caótica escena, este proceso de cambios es de gran riqueza para nuestra alicaída y fome democracia. Por un lado, se esta formando una ciudadanía independiente, que fiscaliza, que reclama, que propone, que en el fondo hace política sin los políticos. Mientras que los políticos hoy están obligados a reformar sus antiguas prácticas y escuchar para entender a este nuevo ciudadano de la cacerola.

Los signos del fin de una etapa de la política en Chile son cada vez más evidentes. Nuestra democracia esta a punto de estallar. El inicio de un nuevo ciclo debería esta cargado de reformas que apunten a perfeccionar aquellos espacios autoritarios que aun persisten con gran fuerza en nuestro sistema político-institucional. De abrir espacios, de demorarnos un poco más, pero hacer las cosas con todos y de mejor manera.

Esperemos que quienes elegimos para conducir este país estén a la altura de las circunstancias.

———

Foto: Claudioorrego.cl

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

08 de Agosto

Buen análisis!

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

Desde la recuperación de la democracia, todos los partidos, unos más que otros, no generaban el apresto de pre-militancia o filtro que asegurase impedir los vicios clientelares
+VER MÁS
#Política

El PS de Chile y la nueva institucionalidad: nuevos/viejos desafíos

El Ejecutivo podría generar un impacto político y social negativo, sobre todo con nuestros países vecinos, y queda la sensación interna de estar bajo un estado de amenaza permanente ante cualquier situa ...
+VER MÁS
#Política

Fuerzas Armadas v/s Combate al Narcotráfico ¿Un instrumento político?

Se nos hace una necesidad la disputa de espacios institucionales de poder y que bajo las reglas de una democracia representativa, son los lugares que nos permiten concretizar las demandas previamente plante ...
+VER MÁS
#Educación

La juvuntud debe apostar a superar el actual orden de cosas en Chile

Es triste que la responsabilidad de salvar nuestro clima de la degradación recaiga en los/as escolares, pero es una responsabilidad que estamos dispuestos/as a asumir.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Tengo 15 años. Estoy bloqueando su desplazamiento al trabajo para que mi generación tenga un trabajo y un planeta donde vivir

Popular

La cruel paradoja, es que esa burla nos pone del lado de los abusadores y explotadores; que sin saberlo le seguimos el juego al sistema, que en esa burla lo justificamos, o lo que es peor, lo normalizamos
+VER MÁS
#Sociedad

La vístima y los vistimarios

Creo que la estructura discursiva y de habilidades del currículum hacen imposible acusar a los nuevos ramos de “neoliberales”, “autoritarios”, “formadores de personas irreflexivas”.
+VER MÁS
#Educación

Currículum de 3º y 4º medio. Algunos comentarios ante el silencio

Los medios de comunicación debieran reaccionar y comenzar a dar importancia y espacio a los temas culturales y científicos y menos a la pseudociencia y la charlatanería
+VER MÁS
#Medios

Gracias profesor José Maza, gracias eclipse

Todas las naves que viajaron a la Luna, desde el Apolo 8 en adelante y los 6 descensos que comienzan con el histórico Apolo 11, ¿fueron todos un engaños?.
+VER MÁS
#Sociedad

Artículo para negacionistas: 50 años del Apolo 11