#Política

El Che y la revolución permanente

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Fue Marx quien combatió al idealismo. Decía que esa ideología le restaba fuerzas al movimiento popular en la medida que distraía las energías del trabajador de sus metas radicales. Tuvo razón porque lo único real es que el hombre -en tanto asalariado- vende su “fuerza de trabajo” al capital y así se convierte en mercancía. Entonces, superando las normas del idealismo, Marx no intenta ocuparse de las “leyes naturales” en las que se estructura el modo capitalista de producir, sino que analizará el movimiento propio del sistema. Observaría que el capitalismo basa su riqueza en la mercancía y que ésta es central en la comprensión de la historia porque ahí aparece el valor de uso y el de cambio que es el sustento material de todo el comercio. Por último, la mercancía cumple una función política y social (la del intercambio) ya que las características que convierten en mercancía a cualquier bien son sociales y nunca “naturales” como lo plantea la filosofía antigua.

Además, la “revolución permanente” en el sentido marxista significa una alteración estructural del estatus, que no se detiene en la socialdemocracia sino que va más allá porque busca modificar la situación precedente.

En cuanto a la transformación propiamente tal debemos reafirmar que aunque el término de “revolución permanente” se asocia a Trotsky, la verdad es que el concepto es usado por primera vez por Marx para quien significa la continuidad de la misma. Además, la “revolución permanente” en el sentido marxista significa una alteración estructural del estatus, que no se detiene en la socialdemocracia sino que va más allá porque busca modificar la situación precedente; es decir, se intenta que cambie la naturaleza de clase del Estado a partir del protagonismo de los trabajadores.

Esto lo hacemos formulando nuestras propias soluciones ante asuntos que percibimos como importantes para el bienestar general. A partir de ahí es la (r)evolución permanente quien confronta con la teoría del socialismo en un sólo país, contra el estalinismo y también contra la socialdemocracia. De hecho, la (r)evolución permanente es la negación de la tradición de la “vanguardia del proletariado” porque gestiona el poder de la manera más democrática posible, a favor de los sectores populares. Es decir, es el pueblo quien toma las decisiones para resolver aquellos problemas que nos afectan: somos los asalariados los que de esta forma le daremos nuestra impronta al régimen y en el proceso consolidamos un gobierno democrático.

Por lo anterior, la idea de cómo el Che Guevara concibe el marxismo es la correcta, en el sentido que se trataría de una teoría en continuo devenir y mutuación desde el momento que intenta no sólo pensar y analizar nuestro mundo, sino también -y en primer lugar- transformarlo tal como nos lo dijo el padre del socialismo científico. Si desde esta perspectiva es una guía para la acción, para producir aquel cambio, el materialismo no es dogmático sino que, por el contrario, se constituye en una praxis libertaria. Si la religión es el “opio del pueblo” y si a pesar de ello en Latinoamérica son millones quienes profesan la teología de la liberación, pero al mismo tiempo son marginados de los PC en sus respectivos países, si el “socialismo real” se convierte en estalinismo o si el eurocentrismo del marxismo originario no le hace lugar a la revolución socialista en nuestra región periférica para que en este contexto alteremos la realidad, entonces se debe cambiar.

¡Otro mundo es posible! A partir de estos preceptos es más fácil plantear el desafío de la unidad para aglutinar fuerzas en beneficio del cambio radical.

Imagen: cubadebate

TAGS: Che Guevara Marxismo Revolución Permanente

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El llamado es a todos los hombres, especialmente a aquellos que se sienten atacados por el feminismo y orgullosos de su situación de privilegio, a aquellos que se sienten superiores por tener pene y se cre ...
+VER MÁS
#Género

¿Y los hombres, qué?: Algo podemos (debemos) hacer

En los lenguajes de las marchas feministas mostrado por los medios audio-visuales no hay dolor ni lenguaje de inmolación, tampoco hay cuerpos perecederos, más bien un espectáculo carente de la agonía de ...
+VER MÁS
#Política

Las torsiones machistas de la televisión

La eficacia de este nuevo paradigma que privilegia la horizontalidad, la creatividad, la intuición y la innovación se encuentra precisamente en hacernos creer que somos más autónomos, más libres. Allí ...
+VER MÁS
#Trabajo

El significado actual del trabajo: De la vocación a la autoexplotación

Una vez más constamos que tanto el sector privado como el sector público tienden a cometer “errores” para violar la ley, pero teniendo a una Corte Suprema conformada por magistrados íntegros, la ciud ...
+VER MÁS
#Ciudad

Ilegalidades urbanísticas a la orden del día

Popular

En total, muchos talagantinos destinan hasta 4 horas diarias arriba de la locomoción colectiva. Intolerable.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Cuántos pasajeros caben dentro de una micro rural?

En los lenguajes de las marchas feministas mostrado por los medios audio-visuales no hay dolor ni lenguaje de inmolación, tampoco hay cuerpos perecederos, más bien un espectáculo carente de la agonía de ...
+VER MÁS
#Política

Las torsiones machistas de la televisión

El llamado es a todos los hombres, especialmente a aquellos que se sienten atacados por el feminismo y orgullosos de su situación de privilegio, a aquellos que se sienten superiores por tener pene y se cre ...
+VER MÁS
#Género

¿Y los hombres, qué?: Algo podemos (debemos) hacer

Un porcentaje mayoritario de mujeres buscan decidir libremente sobre su cuerpo y tener la opción de abortar. Aquí es donde la iglesia falla, ya que al estar basada en ideas intolerantes, arcaicas y propi ...
+VER MÁS
#Religión

¿La iglesia está preparada para los desafíos de nuestra sociedad?