#Política

El centro en disputa

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Por alguna razón, todos los partidos políticos quieren estar vinculados al centro político. Ser moderados en sus ideologías (y por consiguiente, eclécticos, inconsistentes dirían algunos) es un valor que desean promover, un cartelito de márketing para lograr llegar a un público mayor. No está mal ser de centro. Ser de izquierda implica querer cambiar el statu quo en aras de mayor igualdad, ser de derecha mantenerlo. Estas palabras adquieren un significado político durante la revolución francesa y han servido a muchas naciones a orientarse en el espectro político que las componen.

Durante la historia ha existido cierta ironía con respecto a la denominación “izquierda-centro-derecha”. Stalin era un hombre que difícilmente podemos identificar como una persona de izquierda, ídem la China moderna. Y tal como Stalin y la República Popular China, en nuestro país tenemos algunas inconsistencias debido a la apresurada adopción y disputa del “centro”.


Adoptar un discurso amable (distinto al de la UDI y RN, tosco y golpeado, como de patrón de fundo) no es garantía de incorporar elementos ideológicos transformadores.

Los partidos y movimientos políticos de derecha en Chile son de la más extrema derecha que puede haber. El modelo de mercado aplicado a los servicios básicos y para la satisfacción de derechos es algo más radical que incluso lo que propusieron quienes idearon el libre mercado. Milton Friedman dijo una vez que lo único que debía permanecer en manos del Estado son las FFAA y las carreteras. En Chile, desde la Nueva Mayoría hasta la UDI, todos concuerdan en que las carreteras privadas son la única opción viable de estas obras “públicas”. Mientras hasta el FMI, institución que ha apoyado golpes de estado de la llamada “derecha política” y la OCDE llaman a combatir la desigualdad en nuestro país a través de reformas laborales, educacionales y planes sociales, los partidos y movimientos, desde la Democracia Cristiana hasta la UDI ponen el grito en el cielo (algunos más que otros, por supuesto) y llaman a suavizar los cambios.

Es inexplicable entonces que con la aparición de movimientos políticos como Amplitud y Evópoli, éstos digan ser de centro mientras tienen una ideología política y un ideal económico de ultra derecha tan burdo y macabro como el que orquestó el golpe de estado del 73, del que muchos de ellos se beneficiaron y del que hoy reniegan. Adoptar un discurso amable (distinto al de la UDI y RN, tosco y golpeado, como de patrón de fundo) no es garantía de incorporar elementos ideológicos transformadores. Para Amplitud, incluso, los derechos de la diversidad sexual parecen ser una bandera de lucha y un aval de su calidad de “inclusividad de centro”. Yo soy gay, y aplaudo que más instituciones políticas se comprometan con la igualdad de derechos, pero no sirve de nada el matrimonio igualitario si no hay educación ni salud públicas, si los derechos laborales siguen regulados por el mercado, si la política ambiental la dictan los grandes grupos económicos, y un largo etcétera.

El lavado de imagen de la derecha es un insulto a la inteligencia de chilenos y chilenas, desde el “chentro chochial” de Longueira (Q.E.P.D.) hasta los intentos de Evópoli y Amplitud de presentar una cara “social” de la derecha chilena al tiempo que se oponen a la reforma educacional, defienden a las AFP y culpan de la desaceleración a las reformas. Contradictoriamente, este grupo “social” (al parecer, es el adjetivo que usan para acercarse al pueblo) cree que las reformas sociales son malas para la economía.

El centro en Chile pertenece a la Nueva Mayoría, ex concertación. Que en su eterna disputa interna termina por hacer los cambios en la medida de lo posible, tal como demostró con la reforma tributaria y el debate por la nueva constitución. Mientras que el domicilio de la izquierda sigue vacío, sin representantes importantes, aplaudo los esfuerzos de la Izquierda Autónoma y Revolución Democrática de integrarse a la política nacional con afán de transformar, pero les queda camino por recorrer antes de lograr equipararse con los poderes fácticos de la Democracia Cristiana, Renovación Nacional, Amplitud, Evópoli y la UDI. Hasta que ello ocurra, no dejemos que nos metan a la derecha por el centro.

TAGS: #Derecha Centro Político

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
La competencia tiene a este país, no sólo desde lo político, lo ideológico, social y económico, sino desde lo espiritual incluso, y tiene al mundo entero, atrapado en la búsqueda de vencer a un otro.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El país de la Razón o la Fuerza

El problema de la identidad es que ésta se fija a partir de exclusiones, entonces se hace necesario revisar todo aquello que excluimos para pensarlo
+VER MÁS
#Política

Libertad a los jóvenes presos durante la revuelta: Identidad y política

La dignidad no solo es un eslogan que representa un cántico de protesta social, sino que representa un anhelo de la inmensa mayoría de chilenos y chilenas, que al menos queremos tener la oportunidad de po ...
+VER MÁS
#Política

La oportunidad histórica de empezar a construir un futuro con dignidad

Comprender las responsabilidades que corresponden a los Estados y gobiernos por disminuir los factores generadores de desigualdad y garantizar un acompañamiento adecuado a los colectivos vulnerables permit ...
+VER MÁS
#Educación

Política Educativa y Estudiantes Migrantes: el Estado chileno al debe

Nuevos

La competencia tiene a este país, no sólo desde lo político, lo ideológico, social y económico, sino desde lo espiritual incluso, y tiene al mundo entero, atrapado en la búsqueda de vencer a un otro.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El país de la Razón o la Fuerza

El problema de la identidad es que ésta se fija a partir de exclusiones, entonces se hace necesario revisar todo aquello que excluimos para pensarlo
+VER MÁS
#Política

Libertad a los jóvenes presos durante la revuelta: Identidad y política

La dignidad no solo es un eslogan que representa un cántico de protesta social, sino que representa un anhelo de la inmensa mayoría de chilenos y chilenas, que al menos queremos tener la oportunidad de po ...
+VER MÁS
#Política

La oportunidad histórica de empezar a construir un futuro con dignidad

Comprender las responsabilidades que corresponden a los Estados y gobiernos por disminuir los factores generadores de desigualdad y garantizar un acompañamiento adecuado a los colectivos vulnerables permit ...
+VER MÁS
#Educación

Política Educativa y Estudiantes Migrantes: el Estado chileno al debe

Popular

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad

Para mí, con la ELA, el futuro aprisiona, busca rendir el presente a su fatalidad. He descubierto que viviendo en el presente, con atención total, se abren siempre alternativas.
+VER MÁS
#Salud

La parejita Covid-19 y la ELA se separan y...