#Política

El Buen Vivir como discurso sociopolítico latinoamericano contemporáneo

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Podemos considerar la palabra “buen vivir” como una extrapolación de la palabra kichua “sumak kawsay”. Como toda traducción, esta transposición no da cuenta del espesor semántico del sentido que transforma. El sumak kawsay se comprende originalmente ligado de modo íntimo a la cosmovisión indígena. Resulta allí con un sentido de dimensión de la vida o lo vital, como su plenitud y guía de toda acción humana. Como existencia en “armonía” (respeto) con los ciclos de la Tierra, del cosmos y del devenir humano.


Podemos comprender el buen vivir –los buenos vivires en virtud de su multiculturalidad-, como proyectos de alternativa a la cosmovisión del desarrollo industrial y moderno

La atención e interés actual hacia la concepción del buen vivir ocurre en la confluencia de la cosmología andina y su reelaboraciòn política y acadèmica, que permite constituirla como un discurso contemporáneo y la posiciona, por ejemplo, cercana a las interacciones discursivas de la sustentabilidad ecológica. El buen vivir ha permeado asì la historia reciente de Ecuador y Bolivia, países que conservan una decisiva población indígena e identificación con tradiciones ancestrales.

El buen vivir/sumak kawsay surge en un contexto de dominación de proyectos socioeconómicos de índole neoliberal. En las resistencias a ellos comenzaron a darse reacciones populares donde las comunidades indígenas organizadas a nivel de las naciones se convirtieron en actores políticos de primera línea –asì con la CONAIE, confederación de nacionalidades indígenas del Ecuador-.

El surgimiento de las voces indígenas corresponde a un empoderamiento de las comunidades autóctonas de los países andinos. También a cierta afinidad de sus cosmovisiones con las ideologías contemporáneas de los movimientos que proponen una alternativa a la globalización social y cultural y diversas corrientes ambientalistas. Ellas vienen a ocupar un lugar respecto de las crisis que pueden señalarse en la evolución de la modernidad eurocéntrica.

El sumak kawsay/buen vivir se convirtió así en un nuevo discurso, adaptado respecto de la razón moderna, y se conectò con los debates de sustentabilidad de la Naturaleza, considerada como un requerimiento de la vida social en el siglo XXI.

Podemos comprender el buen vivir –los buenos vivires en virtud de su multiculturalidad-, como proyectos de alternativa a la cosmovisión del desarrollo industrial y moderno. Tambièn como nuevos horizontes de referencia para la evolución de las modernidades –en tanto ellos representan proyectos con una inquietud utópica-. Aparecen así como desafíos a la visión ilustrada de la modernidad de la cual se desprende la razón instrumental tecno-científica que se da como forma hegemónica del saber y homogenización del campo cultural.

Se propone la nulidad del dualismo de sociedad/Naturaleza, lo que hace hablar de un “biocentrismo” donde el buen vivir de los humanos es posible en la supervivencia e integridad de la red de las formas de vida. Se trata de reconocer las relaciones de interdependencia y acercarse a lo que podemos llamar su armonización. En ello también se juega una transformación de las estructuras económicas y de las relaciones de poder social, problematizando las herencias del llamado desarrollo (económico).

En oposición a lo que conocemos como propuesta de una economía verde, que sostiene una continuación de visiones antropocéntricas, se promueven aquí formas de equilibrio con la Naturaleza y los procesos ecosistémicos, y de las estructuras sociales entre sì, anulando las actuales relaciones de subordinación. Se propone el fin de los patrones de producción y de consumo en una interpretación de la economía ecológica.

La construcción discursiva de los buenos vivires es plural, no homogénea, y se encuentra coexistiendo con algunas interpretaciones que obstaculizan el dialogo intercultural. Entonces pueden aparecer versiones que separan su referencia indígena en categorías inconmensurables con la modernidad occidental.

La idea de una modernidad atenta al diálogo interdiscursivo para la aparición de modelos culturales, permite entender la política de lugares como Ecuador y Bolivia. Se elaboran allí sobre las cosmovisiones “puras” del sumak kawsay dando paso a la construcción de unos buenos vivires que aparecen como una senda latinoamericana distintiva hacia lo que conocemos como sustentabilidad socioambiental.

Tomaríamos nota de un dialogo de diversas visiones contemporáneas, donde se ha procedido a despejar un eco nostálgico de un pasado inmemorial indígena.

 

TAGS: #BuenVivir Derechos de la Naturaleza

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

El sistema económico seguirá siendo capitalista lo que obliga a calibrar muy bien qué caduca y qué sigue vigente
+VER MÁS
#Sociedad

Crisis y superación del modelo neoliberal

El espacio de la Convención Constituyente es una gran oportunidad para la Unidad en la Unicidad, para el encuentro con los principios universales: “todo es uno y uno es todo”, para que las distancias i ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Convención Constituyente como una oportunidad

Nuevos

Ac­tual­men­te se pu­ri­fi­can dia­ria­men­te 130 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos, uti­li­zan­do unas 21.500 plan­tas desa­li­ni­za­do­ras, que ope­ran en más de 130 paí­ses.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Desalinización de aguas: ¿Es una respuesta adecuada a la escasez del recurso hídrico?

La escritura es la expresión de mi alma, pero la pintura es la realización de mi espíritu. Quien quiera conocerme solo tiene que ver mis pinturas, me conocería mejor que conversando conmigo en persona.
+VER MÁS
#Cultura

La resistencia a través de la escritura y el arte

Cada septiembre tiende a repetirse la implementación de una suerte de estrategia de la desmemoria. En vez de avanzar más profundamente en verdad y justicia, no, hagamos como si no fue tanto la cosa
+VER MÁS
#Sociedad

La desmemoria como estrategia

Para los ciudadanos, la falta de democracia significa no ser escuchados, ver que las decisiones se toman sin consulta, lo cual va mucho más allá del dato ciudadano/electoral constituido en el momento úni ...
+VER MÁS
#Política

Otra democracia es posible

Popular

Como investigadores jóvenes, condenamos tajantemente estas acciones, que constituyen un lamentable ejemplo para las futuras generaciones de científicos y académicos;
+VER MÁS
#Ciencia

Por una mejor ciencia

Solo reflexiono lo que la ciencia ficción de los años 30 y 50 vaticinaron y cómo la historia se encargó de hacerlo posible gracias a la supuesta emancipación. ¿Qué fue lo que triunfó?
+VER MÁS
#Política

Orwell 2021

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

Emulando la canción de John Lennon, de estas dos crisis debe surgir una sociedad mejor y más solidaria, con un capitalismo renovado inclusivo y sostenible. 
+VER MÁS
#Sociedad

La única forma de superar nuestros desafíos es trabajando juntos