#Política

El 11 de septiembre, el perdón y el daño

0
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Debemos trabajar por alcanzar el perdón y atenuar el daño: solo en ese momento podremos hablar de reconciliación. Hablar del pasado es inconducente, pero el daño y el perdón son cuestiones presentes. Es hablando y reconociendo el presente que superaremos el pasado.

Llega otro 11 de septiembre y llega uno especial. Se cumplen 40 años desde el bombardeo a La Moneda. Seguramente escucharemos todo tipo de barbaridades en columnas de opinión y redes sociales. Optar por lo sano sería no leerlas, pero debo reconocer que lo más probable es que, dada cierta morbosidad, termine haciéndolo. Leeremos y escucharemos que, para algunos, Pinochet fue el salvador de la Patria y de la economía y que, para otros, Allende fue un héroe y un mártir. Me parece algo infructuoso seguir discutiendo el pasado. Ya todos sabemos qué ocurrió y hemos tomado posición, la cual, muy probablemente no cambiará. Sin embargo, creo que es importante discutir el presente y con ello apelo a dos situaciones que nos siguen atormentando: el perdón y el daño.

Se ha dicho que el perdón es privado y, en algún sentido, es cierto. El perdón privado depende de cada individuo y en ese sentido nadie puede exigir a otro pedir perdón, como tampoco, se puede exigir perdonar. En lo personal, si perdonar significa dejar de sentir enojo o resentimiento por lo ocurrido, pienso que no puedo hacerlo. Sí puedo asegurar poner todo lo que a mí corresponda para tener una convivencia respetuosa y alejada del odio. Perdonar a quienes violaron sistemáticamente derechos humanos es algo que está sobre el hombre común (y yo lo soy), por lo tanto no es exigible y no creo, al menos ahora, poder hacerlo. Ese perdón es una virtud que solo puede tener Dios o un iluminado. Vale hacer una precisión: el perdón no es ni olvido ni indiferencia. Solo al que le duele o afecta lo ocurrido puede perdonar. En todo caso, hay un segundo sentido del perdón que es público: el perdón de nosotros como comunidad política. Este es el perdón que buscamos al hablar de “reconciliación”. La reconciliación me parece, dentro de su abstracción, un fin imperseguible. En cambio, creo que se debe construir por medio de hechos que algún día nos lleven a ella. Es impostergable trabajar en aquello y una nueva constitución me parece un buen inicio para caminar hacia una nueva comprensión de nuestra comunidad política: una comunidad “reconciliada”.

Otro punto que nos sigue afectando en la actualidad es el daño que produjo la dictadura. Es para estos efectos irrelevante si Pinochet fue más o menos bueno o malo. Lo que importa es que hoy sigue existiendo un daño y debemos procurar repararlo, tanto como sea posible. El daño es en la mayoría de los casos irreparable,  pero puede ser atenuado por medio de indemnizaciones y reconocimiento. Por otro lado, y todavía más importante, es imperativo seguir trabajando para conocer la verdad. La verdad debe ser conocida por los familiares de las víctimas y por todos. Solo desde el conocimiento de la herida podremos (intentar) sanarla o al menos aminorar la cicatriz. La verdad es un valor absoluto que interesa no solo porque familiares lo pidan: su importancia está fundada en razones de justicia.  En suma: se debe hacer todo lo necesario por reparar el daño en las víctimas y conocer la verdad (lo que no quiere decir que niegue que mucho se ha hecho).

Por último, hay un daño que nos afecta (más) directamente a todos: el modelo. Mucho se ha dicho y se dirá que Pinochet es el salvador del modelo económico y del país y que si no fuera por los Chicago Boys viviríamos en la miseria más brutal. Debo reconocer que en mi adolescencia compartí algo de esas creencias. Ciertamente hubo avances (impuestos unilateralmente por la fuerza negando el valor de la democracia), pero finalmente el neoliberalismo nos ha llevado a tener una sociedad enteramente injusta. Tener apertura económica y respeto por la propiedad privada es algo deseable, pero esto no tiene porqué ser entendido como se aplicó en Chile. El modelo político descree de la democracia y se basa en una institucionalidad que da poder de veto a un sector protegido. El modelo económico rechaza los conceptos de justicia social y derechos sociales, desprecia la igualdad, es brutalmente segregador y niega el interés público. Dudo que un modelo así pueda salvar a algún país o ser algo deseado. Debemos trabajar por despojarnos de este lumbago crónico que nos ha dejado Pinochet como herencia. Debemos trabajar por alcanzar el perdón y atenuar el daño: solo en ese momento podremos hablar de reconciliación. Hablar del pasado es inconducente, pero el daño y el perdón son cuestiones presentes. Es hablando y reconociendo el presente que superaremos el pasado.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Han pasado meses y la estúpida guerra de “dictadura sale con votos” versus “dictadura sale por presión internacional” se consume la mente de los venezolanos, cuyos líderes no hacen nada más sino ...
+VER MÁS
#Internacional

¿Será que no hay otro sueño posible para Venezuela?

Es tiempo de levantar la cabeza y volver a soñar en una sociedad distinta, un modelo donde el trabajo, la educación, la cultura, el amor, el desarrollo integral nuestro, sea parte de un todo
+VER MÁS
#Ciudadanía

Es tiempo de despertar

Somos aún uno de los grupos más vulnerados que está inmerso en una sociedad que cuenta con algunos sectores que niega con violencia nuestra existencia.
+VER MÁS
#Género

TRANSitemos a un mundo mejor

Cómo explicarnos que en el siglo XXI se apliquen prácticas crueles e inhumanas y quiten la vida a personas que hacían una tarea; cómo explicarnos que corten de tajo los sueños y aspiraciones
+VER MÁS
#Internacional

Qué hacemos. Aquí #NoSonTresSomosTodxs

Popular

La pena de muerte jamás será la medida efectiva para reducir los delitos, ni tampoco el derecho penal podrá cubrir todas las prácticas que, como sociedad, queremos eliminar si no cambiamos, primero, nue ...
+VER MÁS
#Justicia

La pena medieval del siglo XXI: la pena de muerte.

El doble trabajo que cumplen muchas de las seleccionadas chilenas da pena y rabia, que a diferencia de los hombres, ellas no puedan vivir del fútbol
+VER MÁS
#Género

El gol del patriarcado

Los “emprendedores” están cuestionando un relato de memoria sobre el pasado, proponiendo interpretaciones alternativas y adaptándose al cambio de época del que parecemos ser parte. Esta actitud requi ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Memoria, de actores a emprendedores

El santuario de la naturaleza “Dunas y Humedales de Putú” constituye un complejo ecosistema que pertenece a la eco región mediterránea nacional, la cual ha sido considerada a través de una serie de ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Dunas y Humedales de Putú: Un desafío para la conservación de los bienes comunes de identidad territorial