#Política

El 11 de septiembre, el perdón y el daño

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Debemos trabajar por alcanzar el perdón y atenuar el daño: solo en ese momento podremos hablar de reconciliación. Hablar del pasado es inconducente, pero el daño y el perdón son cuestiones presentes. Es hablando y reconociendo el presente que superaremos el pasado.

Llega otro 11 de septiembre y llega uno especial. Se cumplen 40 años desde el bombardeo a La Moneda. Seguramente escucharemos todo tipo de barbaridades en columnas de opinión y redes sociales. Optar por lo sano sería no leerlas, pero debo reconocer que lo más probable es que, dada cierta morbosidad, termine haciéndolo. Leeremos y escucharemos que, para algunos, Pinochet fue el salvador de la Patria y de la economía y que, para otros, Allende fue un héroe y un mártir. Me parece algo infructuoso seguir discutiendo el pasado. Ya todos sabemos qué ocurrió y hemos tomado posición, la cual, muy probablemente no cambiará. Sin embargo, creo que es importante discutir el presente y con ello apelo a dos situaciones que nos siguen atormentando: el perdón y el daño.

Se ha dicho que el perdón es privado y, en algún sentido, es cierto. El perdón privado depende de cada individuo y en ese sentido nadie puede exigir a otro pedir perdón, como tampoco, se puede exigir perdonar. En lo personal, si perdonar significa dejar de sentir enojo o resentimiento por lo ocurrido, pienso que no puedo hacerlo. Sí puedo asegurar poner todo lo que a mí corresponda para tener una convivencia respetuosa y alejada del odio. Perdonar a quienes violaron sistemáticamente derechos humanos es algo que está sobre el hombre común (y yo lo soy), por lo tanto no es exigible y no creo, al menos ahora, poder hacerlo. Ese perdón es una virtud que solo puede tener Dios o un iluminado. Vale hacer una precisión: el perdón no es ni olvido ni indiferencia. Solo al que le duele o afecta lo ocurrido puede perdonar. En todo caso, hay un segundo sentido del perdón que es público: el perdón de nosotros como comunidad política. Este es el perdón que buscamos al hablar de “reconciliación”. La reconciliación me parece, dentro de su abstracción, un fin imperseguible. En cambio, creo que se debe construir por medio de hechos que algún día nos lleven a ella. Es impostergable trabajar en aquello y una nueva constitución me parece un buen inicio para caminar hacia una nueva comprensión de nuestra comunidad política: una comunidad “reconciliada”.

Otro punto que nos sigue afectando en la actualidad es el daño que produjo la dictadura. Es para estos efectos irrelevante si Pinochet fue más o menos bueno o malo. Lo que importa es que hoy sigue existiendo un daño y debemos procurar repararlo, tanto como sea posible. El daño es en la mayoría de los casos irreparable,  pero puede ser atenuado por medio de indemnizaciones y reconocimiento. Por otro lado, y todavía más importante, es imperativo seguir trabajando para conocer la verdad. La verdad debe ser conocida por los familiares de las víctimas y por todos. Solo desde el conocimiento de la herida podremos (intentar) sanarla o al menos aminorar la cicatriz. La verdad es un valor absoluto que interesa no solo porque familiares lo pidan: su importancia está fundada en razones de justicia.  En suma: se debe hacer todo lo necesario por reparar el daño en las víctimas y conocer la verdad (lo que no quiere decir que niegue que mucho se ha hecho).

Por último, hay un daño que nos afecta (más) directamente a todos: el modelo. Mucho se ha dicho y se dirá que Pinochet es el salvador del modelo económico y del país y que si no fuera por los Chicago Boys viviríamos en la miseria más brutal. Debo reconocer que en mi adolescencia compartí algo de esas creencias. Ciertamente hubo avances (impuestos unilateralmente por la fuerza negando el valor de la democracia), pero finalmente el neoliberalismo nos ha llevado a tener una sociedad enteramente injusta. Tener apertura económica y respeto por la propiedad privada es algo deseable, pero esto no tiene porqué ser entendido como se aplicó en Chile. El modelo político descree de la democracia y se basa en una institucionalidad que da poder de veto a un sector protegido. El modelo económico rechaza los conceptos de justicia social y derechos sociales, desprecia la igualdad, es brutalmente segregador y niega el interés público. Dudo que un modelo así pueda salvar a algún país o ser algo deseado. Debemos trabajar por despojarnos de este lumbago crónico que nos ha dejado Pinochet como herencia. Debemos trabajar por alcanzar el perdón y atenuar el daño: solo en ese momento podremos hablar de reconciliación. Hablar del pasado es inconducente, pero el daño y el perdón son cuestiones presentes. Es hablando y reconociendo el presente que superaremos el pasado.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad

Este dilema que tiene la derecha en Chile, no es exclusivo de dicho país. Se repite en otros confines. En EEUU con el partido republicano, donde tienen al Tea Party en su interior, o en España, donde el P ...
+VER MÁS
#Política

El dilema de la derecha: Kast o Sichel

Hay una palabra compleja, y de pronto eso la hace inmensamente bella, la parresía, profundamente explorada por esos viejos atenienses y otros clásicos.
+VER MÁS
#Política

Provoste, centró el centro

Popular

Si queremos combatir la corrupción, el blanqueo de dinero y la desigualdad global, es imprescindible tener bajo control a los paraísos fiscales.
+VER MÁS
#Economía

De los Offshore Leaks a los Papeles de Pandora

Hay quienes quieren certezas de otra índole, como la seguridad y el combate de la delincuencia, y creen que esto se soluciona apelando a cierto patriotismo, a una política identitaria en que los límites ...
+VER MÁS
#Política

Cuidado con Kast

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Se estima que hay alrededor de 70 mil proyectos inmobiliarios que, en vez de realizar sus obras en terrenos sujetos al proceso de cambio de uso de suelo (de rural a urbano), emplazan las construcciones habi ...
+VER MÁS
#Ciudad

La nueva ruralidad