#Política

Ecofeminismo y Buen Vivir

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Queremos recorrer algunas de las aproximaciones y diferencias entre proyectos y concepciones de buen vivir y perspectivas ecofeministas actuales. Nos importan, y no poco, las posibilidades que ellos tienen de formar parte del proceso constituyente que estamos viviendo. Ya en octubre de 2021, la Convención Constitucional chilena declaraba sesionar en un contexto de emergencia climática y ecológica, reconociendo las condiciones críticas de nuestros ecosistemas a nivel planetario. También el decir de un buen vivir ha aparecido en varios documentos de los debates convencionales.


Tanto los ecofeminismos como los buenos vivires se posicionan de manera de repensar creativamente, esto es, como liberación en nuestros modos de vida

En estos tiempos estamos experimentando un mundo posicionado ante la crisis socioambiental, y, también se afirma, ante la inminencia de las catástrofes como parte de los efectos del proceso de calentamiento planetario y la pérdida de la biodiversidad. Nos volvemos así conscientes de cuáles son nuestros modos de habitar la Tierra y los modos de relacionarnos en las sociedades. La intuición de las alternativas emerge de estos reconocimientos. Tanto los ecofeminismos como los buenos vivires se posicionan de manera de repensar creativamente, esto es, como liberación en nuestros modos de vida. De allí surgen propuestas para transformar la cultura, y las instituciones políticas y económicas. Se trata de una actitud alternativa, de unas formas de la  libertad, que proponen imaginar otra “realidad” que los modos actualmente hegemónicos –los que predominan en los imaginarios sociales con el poder del presente.

Señalan así en la dirección de un reconocimiento de una modalidad técnico-utilitarista de las relaciones con la Naturaleza y entre nosotros mismos, lo que se transparenta, por ejemplo, en los discursos acerca de los “recursos naturales”. El impulso para la separación de este antropocentrismo dominante, tanto en lo cultural –de cosmovisión–, como en el cotidiano –de la práctica personal de todos los días–, es común al buen vivir y al ecofeminismo. El buen vivir se hace aquí más bio o ecocéntrico, destacando el rescate de lo humano dentro del conjunto de la Naturaleza y las formas de la vida, mientras se disuelve el carácter de un “centro jerárquico de lo real”. El ecofeminismo, por su lado, en su crítica de los comportamientos sociales de control, señala al androcentrismo que hace de una imagen del varón humano la medida de los mundos, y desprende de ese criterio unos valores de la jerarquía, los órdenes de la dominación y el conflicto social. A ellos se oponen otros valores de la horizontabilidad y del cuidado.

Hay, pues, en ambos, una denuncia de las estructuras sociales jerárquicas actuales de dominación y subordinación, siendo el patriarcado el extenso paradigma que las expresa en el lenguaje ecofeminista, mientras los buenos vivires hablan de la modernidad, el capitalismo y el colonialismo, como época del mundo de exacerbación de unas jerarquías. Ambos elaboran en lo alternativo a las hegemonías, en los caminos de la inauguración posible de esos otros mundos de las utopías.

Así también se aparecen tanto en el plano de las concepciones de mundo como en los movimientos sociales concretos que procuran nexos, convergencias y mayorías. Comparten un diagnóstico respecto de estructuras presentes de explotación entre los seres humanos y con la Naturaleza. Sus paradigmas indican la sustitución de esas estructuras por modalidades de armonía, interdependencias y respeto en las relaciones entre todo lo que existe.

La construcción histórica de categorías culturales binarias jerárquicas, se dice, pone al ecofeminismo del lado “débil” en los pares masculino/femenino, razón/emociones y mente/cuerpo, y respecto de las disidencias de género. En el caso del buen vivir esos pares son, más bien, los de cultura/Naturaleza, y occidental/no occidental o moderno/tradicional.

Los buenos vivires demuestran un lado abierto a la influencia de las formaciones culturales no occidentales y no modernas. La apertura a las tradiciones de los pueblos indígenas que perviven en las sociedades latinoamericanas, el aprendizaje desde ellas de un mensaje para la superación del paradigma de la modernidad, el encuentro con un modelo para lo alternativo, es parte integral de su concepción. De este lado, el ecofeminismo se alimenta, más bien, de derivaciones de lo que en la modernidad se llama “pensamiento crítico”, un racionalismo que se cuestiona permanentemente en sus fundamentos, presenta flexibilidad cognitiva, y busca la coherencia mientras conceptualiza desde distintas perspectivas. El ecofeminismo indicará entonces hacia la presencia del patriarcado incluso en las herencias indígenas.

De aquí que el ecofeminismo parezca un proyecto de sociedad y mundo ubicado dentro de lo políticamente alcanzable en las transformaciones del poder. En cambio, el buen vivir aparece más cerca del lado del pensamiento utópico, de la propuesta desde una inquietud utópica –-y como un proyecto que implica transformaciones que lo “real” impone como imposible y, sin embargo, también como imposibles de callar-.

Ambos deben ser ubicados como proyectos sociales en la libertad. Como liberación de estructuras de dominio para lo verdaderamente nuevo, socialmente improbable y, a veces, insólito. Quizás tanto de recuperación de tradiciones que reaparecen como valiosas, como del descubrimiento de lo que nunca antes se ha vivido y conocido.

 

TAGS: #BuenVivir #NuevaConstitución Ecofeminismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferen ...
+VER MÁS
#Política

¿Una o dos listas?

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferenciación en cada bloque, y la eficiencia electoral

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI
+VER MÁS
#Política

Nuestras actitudes en el Proceso Constituyente 2.0

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país
+VER MÁS
#Política

¿Quién mató la ilusión?

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país

¿Es el malestar más grande que pensar una alternativa? Este es el dilema de Hamlet: Nos sumamos o nos restamos de este nuevo “Acuerdo por Chile”
+VER MÁS
#Política

Reflexiones electorales independientes y nuevo proceso constitucional

¿Es el malestar más grande que pensar una alternativa? Este es el dilema de Hamlet: Nos sumamos o nos restamos de este nuevo “Acuerdo por Chile”

Nuevos

Dada su privilegiada ubicación, varias inmobiliarias mostraron interés por el paño completo
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Estado, vía una tasación trucha, desea favorecer a un grupo económico

El destino de los países del tercer mundo está condicionado por ese parámetro neoliberal que les impide superarse, porque la superación y la independencia significan una reducción de los privilegios de ...
+VER MÁS
#Política

Los motivos de la infamia

El proceso constituyente y las características que tiene, responden al momento político que vivimos luego del triunfo del Rechazo. Lo que pretendió ser una revitalización de un contrato social, fue real ...
+VER MÁS
#Política

El nuevo proceso constitucional y el llanto de quienes no hicieron política en el proceso pasado

En Chile, más que nunca, necesitamos remirar la educación con una visión de Estado, que sea una cuestión país, con soluciones colectivas que desarrollen innovaciones e implementaciones con sentido de p ...
+VER MÁS
#Educación

Desafíos, reactivación y transformación educacional

Popular

La llegada del tren no reemplaza a buses ni camiones, el objetivo es desarrollar un modelo que trabaje de forma integrada creando un sistema intermodal. En conclusión, recuperar el tren es una necesidad na ...
+VER MÁS
#Política

Comentarios al tren Santiago “El Salto” (Viña del Mar)

El concepto de “expresión”, esto es, de que la obra de arte debe (como norma) comprenderse al modo de un objeto que hace exterior una vivencia y elaboración previa interna del sujeto humano “artista”
+VER MÁS
#Cultura

Extraño y familiar. Un pensador de la teoría del arte en Chile, siglo XX

El arte, significa la extrañeza como una peculiar diferencia en el conjunto del mundo compartido, y la familiaridad como la vuelta de la pertenencia, al considerar la adecuación de la percepción al fenó ...
+VER MÁS
#Cultura

El filósofo chileno Pablo Oyarzún en estética y hermenéutica

¿Qué es lo se inventa realmente?, podemos señalar que lo inventado corresponde a una idea fundada sobre sentidos y significaciones atribuidas dentro del marco de concepciones vigentes en un momento dado ...
+VER MÁS
#Cultura

Repensar la invención de América ¿el nuevo mundo?