#Política

Dos narrativas, dos discursos socio-políticos ¿cuál quiere Chile?

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

El Chile actual está caracterizado fundamentalmente por una profunda desconfianza, descrédito y lejanía de la ciudadanía hacia la política. La gente no le cree a las instituciones y organismos “representativos” del sentir popular, como el Congreso y los partidos políticos tradicionales, dícese de aquellos que forman parte de las coaliciones hegemónicas, Concertación y Alianza. Este año está (y seguirá) siendo muy convulsionado en materia política, por las elecciones presidenciales, parlamentarias y de Cores que se disputarán en noviembre. Los bloques gobernantes ya han ido perfilando sus precandidatos/as, la Alianza tiene al menos tres, Piñera con el respaldo de la UDI y RN, Ossandón como independiente y Felipe Kast apoyado por Evopoli; mientras que la Concertación, muy dividida en sus filas, Goic por la DC y Guiller junto a los radicales y los socialistas.


Nadie habla de instaurar el socialismo ni la dictadura del proletariado ni la toma del poder, no, se trata de hacer un país mínimamente digno.

Por fuera, hay varios/as que han manifestado ir a primera vuelta directamente. Están Franco Parisi, José Antonio Kast, Marcel Claude, Nicolás Larraín, Alejandro Navarro, etc. A la par, se está formando el Frente Amplio, que quiere ser una real opción alternativa de gobierno al duopolio político, en el que convergen ya 8 organizaciones, entre ellas, dos partidos políticos formales. En este espacio, las precandidaturas de Beatriz Sánchez con el beneplácito de RD y MA, Alberto Mayol con ND son las que de momento ya son oficiales. Gente sobre todo del mundo juvenil, de las movilizaciones estudiantiles de 2011, fundaciones e organizaciones independientes se han juntado para tratar de ir con una lista parlamentaria y una carta presidencial para disputarle electoralmente el poder a la Concertación y Alianza.

En este panorama muy general y descriptivo, creo que se pueden identificar dos discursos o narrativas socio-políticas que no son necesariamente antagónicas, pero sí distintas. Por un lado, hay un relato que se relaciona con mantener la situación más o menos igual, pero que, las mayores expectativas de vida, generadas por un aumento en las oportunidades de acceso al consumo, producto de la rápida modernización que ha tenido Chile desde los 90, sean reales. Es decir, que la promesa de un mejor bienestar en un sistema de consumo, donde, por ejemplo, el acceso a la educación es mucho más amplio que antes, con todo lo negativo que involucra eso (endeudamientos brutales, mala calidad, lucro, segregación, etc), pero que a fin de cuentas permite que generaciones jóvenes puedan ir a la universidad, CFT o IP y aquello les permita generar un futuro más “promisorio” que el de sus padres y abuelos/as. Esto es, que al menos el modelo imperante y los gobiernos “cumplan”, en términos mercantiles y capitalistas, con estos mayores anhelos de vida que genera el acceso a más recursos.

Por otro lado, hay un discurso reformista con tintes socialdemócrata que pretende más bien intentar dar la batalla no solo en lo electoral, sino en las ideas, en la cultura. Para cambiar la mentalidad del país, para insertar en el modelo ajustes no menores, sino importantes los cuales signifiquen cambios profundos a un modelo socio-político que, pese al enorme desgaste que tiene -dícese de los partidos políticos tradicionales, las coaliciones, la Constitución, la educación, la salud, las pensiones, las instituciones públicas, el trabajo, etc- sigue operando. Funciona mal, pero continúa su camino. Nadie habla de instaurar el socialismo ni la dictadura del proletariado ni la toma del poder, no, se trata de hacer un país mínimamente digno.

La sensación que tengo es que en el grueso de la población chilena impera el primer discurso. Porque si uno quiere asumir los retos del segundo relato, tiene que estar dispuesto/a a un compromiso cívico-político de mutua responsabilidad para aportar en la construcción de un proceso diferente y eso la gente en su mayoría en el país no lo desea. Pienso que la gente quiere más gestión que ideología, más hechos concretos que se demuestren. Digámoslo así, más Realpolitik, se quieren soluciones a los problemas, porque en el imaginario colectivo no solo de Chile, sino que, del mundo, la acción colectiva como herramienta para hacer presión e incidir en la vida se ha visto desplazada por un individualismo exacerbado donde el “sálvense quien pueda” es la filosofía.

Las coaliciones están con su narrativa de cambiar algo para que nada cambie, gatopardismo. Prueba exageradamente evidente es lo que se ha hecho estos últimos casi 27 años, donde la “profesionalización” de la política está instaurada y el modelo de los chicagos boys, estructuralmente, inalterado.

Así, pienso que el Frente Amplio apuesta por el relato socialdemócrata, porque otro discurso no es posible que logre cuajar en la población, si quieren llegar a asumir puestos políticos importantes en las instituciones. O sea, puede que en el ideario de las personas que conforman el FA, me incluyo, tengamos las ganas de superar el neoliberalismo. Pero hay que ver la realidad y hacer un relato lo suficientemente atractivo como para que la gente, principalmente los/as jóvenes vayan a votar en noviembre. Y lo más importante, que el FA haga un trabajo en terreno muy fuerte para que queden raíces, porque la idea post-elecciones es que sigamos juntos/as y no se fragmente.

TAGS: #Elecciones2017 #FrenteAmplio #NuevaMayoría

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
José Luis silva

12 de abril

Señor no se trata de dos narrativas alternativas. se trata que hay una de ellas que sigue el lema “miente miente que algo queda” y al mismo tiempo se hace la que búsca “un país digno”. Hay un sector que para sostener utopías vive de la hipocresía y el atropello a otros.

Por ejemplo el país no aceleró modernizaciones el año 90 cuando crecía a un 10%, lo que ha ido en picada y ahora el más optimista piensa que llegaremos al 1,5 %. Vivir con la mentira y la hipocresía no es de país digno señor.

Saludos

fdfsfsdfsdf

13 de abril

“hay que ver la realidad y hacer un relato lo suficientemente atractivo como para que la gente vote”

Estimado: pareciera que ud. adhiere al FA. Le hago este comentario para indicarle un error que están cometiendo. Los jóvenes usan internet hasta unos 45 años. Son el grupo con más ganas de hacer un cambio. Luego, procurar un Programa de Gobierno de la forma que lo plantea el FA es ineficiente. Bien si lo hace, pero, debiera añadir la creación de un sitio en internet donde discutir ideas sobre ese Programa.

Eso le daría mucha fuerza a lo que hacen y tendría sentido hacerle llegar ideas, porque con el método que utilizarán, se concluye de la misma forma que lo hizo el Proceso Constitucional. El mismo estableció preferencias de la gente en relación a términos y hubo ideas que, al no coincidir con los términos más repetidos, caen a un porcentaje menor que es desechado. Ni siquiera se considera.

Es dicir, una idea puede ser valiosa, pero, rechazada con ese método. Invisivilizada. Al contrario de eso, debiera haber un debate sobre ella. ¿Me comprende?. De esa forma el sistema que genere el Programa podría ser más dinámico y ampliar sus perspectivas por la interacción y sinergia que hubiera en un debate de orden abierto y nacional.

Si le gusta la idea y tiene importancia su opinión para la gente del FA, si quiere les cuenta…

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Simplemente legislando para que todo el plástico que ingresa a la economía pague una tarifa progresiva y compensatoria por los daños que genera su disposición final
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Solución de mercado para disminuir los plásticos desechables

Nuestro sello identitario se ha teñido de ideas y símbolos ajenos que han penetrado con potencia avasalladora en nuestra cultura.
+VER MÁS
#Sociedad

Chile ¿Una mala película gringa?

Todos sabemos que las resoluciones del ente fiscalizador son vinculantes y es más, obligatorias, para los servicios de la administración del Estado y por ello esperaríamos que el Director de Obras inicie ...
+VER MÁS
#Ciudad

Alcaldesa Evelyn Matthei desobedece a la Contraloría

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

Popular

Sería ingenuo pensar que la construcción de estos conceptos proviene de la mera ignorancia de quienes los emiten, cuando en verdad son productos de falacias interesadas que buscan ganar un espacio en la d ...
+VER MÁS
#Género

El vocabulario de la discriminación

La crisis actual del Parque Cultural de Valparaíso, no es solo una crisis de presupuesto, es una crisis de modelo —como en muchos otros campos de la vida social—, de subvalorar procesos culturales comp ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Las huellas de las crisis. Repensar la gestión de espacios culturales

Producto de la “juventud” de estos nuevos actores y escenarios, la discusión jurídica, filosófica y política entorno a esta nueva generación de derechos humanos no ha sido pacífica, existiendo int ...
+VER MÁS
#Energía

Confort Térmico como derecho humano (la pobreza también es energética)

El problema sustantivo es que vivimos de referentes y el discurso chistoso del presidente hace daño
+VER MÁS
#Género

El discurso del rey