#Política

Después de la borrasca

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Uno de los motores fundamentales de los movimientos sociales y ambientales ha sido la participación.  El involucramiento de la ciudadanía en los temas colectivos, en el construir en conjunto el devenir de la sociedad de la que se es parte. Del derecho a opinar, vinculantemente, en las decisiones que le afectan.  Por ello los plebiscitos en distintos niveles han sido, desde hace ya mucho, parte de la agenda transformadora.


La jornada del 4 de septiembre fue un hito electoral, pero también político y ético relacionado con visiones de sociedad.  Y si eso involucra ser minoría circunstancial, que así sea.  Son los momentos en que, por la importancia de lo que estaba y está en juego, no es problema asumirlo.

A esta visión se ha opuesto constantemente la elite de todos los sectores, desde un cierto principismo hereditario hasta un tecnocratismo ilustrado.  La democracia tutelada fue parte de ello; con senadores designados y sistema binominal, además de tempranos ejercicios de enlace, que intermediaron durante décadas el derecho de la ciudadanía a decidir sobre su destino.

La jornada del domingo 4 de septiembre fue un momento de expresión colectiva institucional sobre el propuesto texto de nueva Constitución.  Y hay que hacerse cargo: documento que le ofreció una Convención Constitucional pero al cual muchos adherimos.  Y promovimos.  Desentenderse para pasar inadvertido el día después es una práctica que también ha dañado el sentido de responsabilidad cívica, similar al bombardeo anónimo -cuales encapuchados digitales- al que nos tiene acostumbrados la vida virtual.

Este domingo, un 61,86 % de los votantes rechazó el contenido de nueva Carta Fundamental, mientras un 38,14 % lo aprobamos.  Y en ciertos procesos institucionales, así se dirimen las diferencias.  Fue éste uno de los momentos electorales más importantes  de los últimos 30 años, con la mayor participación numérica y porcentualmente una de las más altas de las últimas dos décadas. ¿No es aquello, precisamente, lo que exigimos quienes nos movilizamos por más democracia?  ¿Más participación?

Sería iluso no reconocer que la señal electoral fue clara.  Esto, más allá de interpretaciones y constataciones sobre el interesado rol de ciertos medios en intervenir -no mostrar- la realidad; el contingente de noticias falsas; un modelo social y económico que fomenta esencialmente la individualidad; el desprestigio del conocimiento y el aprendizaje como parte de la acción cívica y política, que alentó votar sin querer informarse sobre el contenido real del texto.  Todo, junto al distorsionante poder del dinero en la política.

Enfrentar todo esto es parte de un pendiente político. Pero incluso así y aunque a millones (porque fuimos millones los que votamos Apruebo) nos defraude el resultado, es la democracia que tenemos hoy.  La que aún queremos cambiar.

Ahora, vaya el punto político: el proceso constituyente sigue abierto.  El único momento institucional en que se ha preguntado sobre la actual Constitución fue el Plebiscito del 25 de octubre de 2020, que tuvo una respuesta rotunda: queremos una nueva, mediante Convención Constitucional.  El referéndum del domingo sólo se refirió al texto propuesto, no sobre la posibilidad de mantener la actual, más allá de las reiteradas alusiones al artículo 142.

Muchas veces me he preguntado qué, en caso de plebiscitarse alguna materia, significa eso de “acatar la voz de la mayoría”.  Una pregunta que siempre me ha parecido extraña.  ¿Qué es, en la práctica, asumir un resultado electoral para un ciudadano de a pie?  ¿Significa decir “ahora que una mayoría de la población ha opinado, me retractaré y consideraré positivo lo que ayer me parecía una desafortunada decisión”? ¿Asumir de hecho estar equivocado porque otros piensan distinto?

Claramente soy parte de ese 38 % electoral que ayer perdió en la urnas.  Pero la tarea sigue siendo política y necesaria: impulsar los cambios que creemos relevantes para construir un mejor país y sociedad.  Avanzar hacia una combinación de democracia directa, participativa y representativa; retroceder en la mercantilización de los bienes comunes, la naturaleza y los derechos sociales; reconocimiento a los pueblos originarios, junto con la reparación de lo que el Estado de Chile ha hecho en la materia.   El domingo todas o algunas de ellas (con nulo, poco o gran conocimiento), no hicieron sentido a una mayoría de los chilenos y chilenas.  Por lo menos de las y los 13 millones que concurrieron ese día a las urnas.

Pero no hay que perderse.  El voto Rechazo no necesariamente añora la dictadura pinochetista, así como tampoco el Apruebo quiere vivir en Stalingrado.  Errores y fanatismos hay en todos lados, y este proceso no ha estado exento de tales exabruptos.

La jornada del 4 de septiembre fue un hito electoral, pero también político y ético relacionado con visiones de sociedad.  Y si eso involucra ser minoría circunstancial, que así sea.  Son los momentos en que, por la importancia de lo que estaba y está en juego, no es problema asumirlo.

Este lunes se inició como una de esas jornadas en que las únicas opciones son seguir o seguir.  Seguir seduciendo, convenciendo, convocando, con un nuevo texto, claro está, pero que en el fondo se dirija hacia ese horizonte al que millones todavía creemos necesitamos avanzar.

Y no hay que asustarse.  Porque así ha operado, siempre, la historia.

TAGS: #NuevaConstitución Plebiscito de Salida

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:
Pancho

06 de septiembre

Tus cambios de izquierda no son de la mayoria. Ganaron las elecciones , bueno ahora perdieron . No creo que pocos meses Boric se haya hundido por las supuestas noticias. Paren a los delincuentes terroristas, los matones de calle y limpien Santiago, promuevan una inmigracion ordenada o la paran , y después quieran vender la mula que ni así se las vamos a comprar. No va a ver otra convencion . Ya nos cansamos del odio. Reformen la otra o la derecha populista va a ganar ¿ a quienes van culpar ? ¿ Los poderes facticos? Miren hacia dentro, su ideologia es fea y de odio.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera
+VER MÁS
#Política

Honrar la historia

Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferen ...
+VER MÁS
#Política

¿Una o dos listas?

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferenciación en cada bloque, y la eficiencia electoral

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI
+VER MÁS
#Política

Nuestras actitudes en el Proceso Constituyente 2.0

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país
+VER MÁS
#Política

¿Quién mató la ilusión?

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país

Nuevos

Dado que el mundo en el que vivimos nos obliga a lidiar con pandemias, problemas económicos, guerras y cambio climático, la expectativa de vivir una vida feliz es abrumadora. No es realista pensar que sie ...
+VER MÁS
#Sociedad

Dejemos de despreciar el pesimismo: forma parte de ser humano

Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera
+VER MÁS
#Política

Honrar la historia

Dada su privilegiada ubicación, varias inmobiliarias mostraron interés por el paño completo
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Estado, vía una tasación trucha, desea favorecer a un grupo económico

El destino de los países del tercer mundo está condicionado por ese parámetro neoliberal que les impide superarse, porque la superación y la independencia significan una reducción de los privilegios de ...
+VER MÁS
#Política

Los motivos de la infamia

Popular

El arte, significa la extrañeza como una peculiar diferencia en el conjunto del mundo compartido, y la familiaridad como la vuelta de la pertenencia, al considerar la adecuación de la percepción al fenó ...
+VER MÁS
#Cultura

El filósofo chileno Pablo Oyarzún en estética y hermenéutica

En los últimos meses los medios de comunicación han proclamado con fuerza, y perversa eficiencia, todos los males que los hombres hacen a sus semejantes a través de la delincuencia
+VER MÁS
#Política

La delincuencia y la inmovilidad de las palabras

¿Qué es lo se inventa realmente?, podemos señalar que lo inventado corresponde a una idea fundada sobre sentidos y significaciones atribuidas dentro del marco de concepciones vigentes en un momento dado ...
+VER MÁS
#Cultura

Repensar la invención de América ¿el nuevo mundo?

En Chile, más que nunca, necesitamos remirar la educación con una visión de Estado, que sea una cuestión país, con soluciones colectivas que desarrollen innovaciones e implementaciones con sentido de p ...
+VER MÁS
#Educación

Desafíos, reactivación y transformación educacional