#Política

Desigualdad: pregunta capciosa

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Desde las distintas corrientes políticas de gobiernos post-dictadura todos se apresuran a formular esta dichosa pregunta, como si al hacerlo se estuviera solidarizando con el electorado, esa misma masa anónima que han traicionado a lo largo de los últimos 24 años con una agenda política afín a los intereses corporativos.

¿Por qué si a Chile le ha ido tan bien en los últimos 30 años todavía no hemos sido capaces de romperle el espinazo a la desigualdad?, se pregunta Héctor Soto en su columna del diario La Tercera. He oído esta pregunta capciosa más de mil veces como si de verdad se tratara de un misterio. La respuesta la conocemos todos: es mentira que a Chile le ha ido tan bien. Muy bien le ha ido al puñado de familias dueñas de todo, mientras a Chile le ha ido bastante mal, o siendo más optimistas, al país le ha ido bastante reguleque.

La pregunta por la desigualdad en Chile esconde una falacia que se asume como premisa incuestionable del modelo, y por eso es a la vez un cuestionamiento retórico y una estrategia distractiva. Se supone que ha Chile le ha ido y le está yendo de maravilla. Uno se pregunta entonces: ¿por qué cuesta tanto llegar a fin de mes con las cuentas ordenadas? ¿Por qué la clase media está endeudada hasta el cuello? ¿Por qué los bienes de consumo aumentan pero la calidad de vida disminuye? ¿Por qué Chile parece cada vez más una bomba de tiempo a punto de estallar?

Hace ya bastante tiempo que el vaso amenaza con rebalsarse y la espuma social que sigue subiendo es la efervescencia de las calles. La clase dirigente -a esta altura me parece justo hablar de clase- insiste en simular que se trata de un falso malestar, un grito destemplado de minorías furibundas que no representan a la señora Juanita, esa que tanto gustaba al ex presidente Lagos, hoy desaparecida tras la larga lista de deudas de las tarjetas crediticias del supermercado y el retail.

Desde las distintas corrientes políticas de gobiernos post-dictadura todos se apresuran a formular esta dichosa pregunta, como si al hacerlo se estuviera solidarizando con el electorado, esa misma masa anónima que han traicionado a lo largo de los últimos 24 años con una agenda política afín a los intereses corporativos. Mientras más se repite y se repite la pregunta, más lejana parece estar la respuesta. Institutos estilo think-tank yanqui como Libertad & Desarrollo, el CEP o la Fundación Chile 21 la formulan hasta la náusea, y enarbolan hipótesis de toda índole que exigen correcciones al sistema, correcciones que suelen mediar la profundización del mismo, como si el remedio para una enfermedad fuera una dosis extra del virus que la provoca. Quizás es por eso que no han querido generar las condiciones para una educación pública gratuita y de calidad. Un pueblo educado podría descubrir la trampa detrás del señuelo.

Creo que sería sano que la clase dirigente asumiera el peso de la evidencia y con ello se ganara las simpatías de la calle, esa que intentan minimizar cada vez a través de los canales que controlan, reduciendo el número de manifestantes convocados a la cifra más miserable posible. Y quiero decir clase dirigente, no clase política, pues tampoco es un misterio que quienes nos dirigen yacen cómodamente tras bambalinas, en las selectas élites que pueden darse el lujo de financiar campañas políticas a diestra y a siniestra, asegurándose así una entrada discreta pero infalible al círculo de los lobbistas. Por su parte el contribuyente, asaltado por el Estado y la empresa privada al mismo tiempo, no puede más que poner su voto y quizás un poco de esforzado trabajo por su candidato. Deberá confiar en que a Chile le va estupendo, que las proyecciones de crecimiento son alentadoras y que con un poco de suerte, la conjunción entre la teoría del chorreo y la democracia “en la medida de lo posible” terminarán mejorando algún día la vida de sus tataranietos.

Pero seamos honestos. A Chile no le va bien, porque Chile no son ellos. Chile somos todos nosotros.

————

Imagen

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Carolina Ramos

18 de Junio

Estimado colega,
Lo felicito en su análisis, tanto en su figura, contenido y forma.
Ya estaba hoy comentando este tema en casa de una forma menos elaborada en el relato, pero con la convicción de que estamos ante una cortina de humo.
Un abrazo y espero sus próximos análisis..
Carolina

20 de Junio

Pero también hay consumismo generalizado, de todos/todas, con desigualdad. Si Chile fuera uno de los países llamados ‘desarrollados’, es decir, consumistas eximios, la pregunta sería la misma que dio ocasión a este análisis. Mucho menor desigualdad, y mucho consumismo, y menos calidad de vida.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

Su legado político marcó hitos históricos y abrió un exitoso período de presidentes Radicales. Destaca su compromiso por impulsar la educación en Chile, la acción reivindicativa y geopolítica en to ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Pedro Aguirre Cerda: Chile educación - industrialización

Esta nueva religión económica tiene a sus sacerdotes y cardenales, y también posee entre sus filas a sus científicos, todos ellos dispuestos a defender este nuevo orden teórico y conceptual, a pesar de ...
+VER MÁS
#Economía

Fundamentalismo de mercado: desmontar el mito económico neo-liberal

Si alguien cree que la violencia favorece a la izquierda, se equivoca. Uno de los candidatos, MEO, en la previa sostuvo algo que comparto íntegramente: ”cada piedra lanzada es un voto por JAK”
+VER MÁS
#Política

El dilema de la izquierda

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Popular

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Nuestra preocupación está puesta en ese porcentaje invisible de NNA que quedan en el camino, eternamente institucionalizados y que llegan a los 18 años obligados a egresar a una vida independiente, sin c ...
+VER MÁS
#Sociedad

Es hora de crear leyes de infancia pensando en sus protagonistas

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad