#Política

Una mirada a la DC desde adentro

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

La historia de la Democracia Cristiana, como estructura política, ha estado marcada por una permanente tensión interna. Algunos lo asumen por la existencia de dos almas, las cuales claramente han dado sentido de futuro al proyecto colectivo humanista cristiano. Considerando esto, el correcto debate y la permanente disidencia interna es condición esencial para el bienestar programático de cualquier institución política.


Fuerza Pública vendría a ser una filial liberal de la Democracia Cristiana, en donde podríamos dar cabida y realidad a aquellos que, no gustando de Maritain ni menos de Tomic, sienten cariño por sus símbolos mas no por su historia ni menos por su proyecto. En dicho escenario ¿alguien podría asegurar sinceramente que eso significa abrir el partido? No lo creo.

Los partidos en su orden estructural no tan sólo vienen a ser instituciones normativas, en las cuales determinados preceptos rigen la vida política de los que en ellos participan. De ser así, despreciaríamos el insustituible aporte que realizan a la democracia. Sin duda son mucho más que eso, en cuanto se fundan en el concepto comunitario de sociedad, en donde los individuos concurren voluntariamente a jurar la defensa de un catálogo de principios y valores que configurar la doctrina y por complemento la identidad partidaria. En aquel orden de cosas, Mariana Aylwin y Sebastián Sichel, legítimamente optaron por otro camino, aquel que implica ver el Gobierno de la Presidenta Bachelet desde la vereda de la oposición. Entonces ¿Es posible compatibilizar esas diferencias?

Para entender mejor la respuesta, habría que analizar hechos más que elucubraciones, así los mencionados camaradas de un tiempo a esta parte consideraron que el partido debía “abrirse al mundo de los independientes”, debiendo “dejar de mirarnos el ombligo” so pena de extinguirse.

En ese diagnóstico nace Fuerza Pública, la cual vendría a ser una filial liberal de la Democracia Cristiana, en donde podríamos dar cabida y realidad a aquellos que, no gustando de Maritain ni menos de Tomic, sienten cariño por sus símbolos mas no por su historia ni menos por su proyecto. En dicho escenario ¿alguien podría asegurar sinceramente que eso significa abrir el partido? No lo creo.

No podemos entonces pretender hacer más grande el partido, dejando de hacer partido, evidente contradicción.

Lo que hoy se reclama es honestidad en los propósitos como también en los mecanismos. Fuerza Pública quiere ser gobierno y para ello ya tiene candidato, pero no le alcanza, le falta algo, lo más importante y de lo cual depende su vitalidad: el centro político. Para eso el Partido Demócrata Cristiano es fundamental, entonces el cálculo y la estrategia se hacen perfectos, tensar desde adentro para aglutinar desde afuera.

Ante la necesidad de apertura, argumento en el cual sustentan su actuar los camaradas Sichel y Aylwin, podemos compartir el diagnóstico pero en ningún caso los medios. No hay necesidad alguna, ni de orden social, cultural ni menos económico, de promoverla desde el liberalismo como antecedente doctrinario, el pensamiento humanista cristiano y por ende no liberal, tiene la capacidad de ampliar nuestro margen de acción político, corriendo efectivamente el cerco de lo posible y no siendo en lo absoluto necesario modificar nuestro domicilio político-doctrinal.

Sin embargo en ese escenario surge un problema de orden eminentemente ideológico al interior del PDC, dado que ¿cuán dispuestos estamos a ampliar el efecto de nuestra doctrina? En ese sentido el V Congreso Ideológico es un importante referente por cuanto ha desarrollado y comprometido avances de vanguardia en materias tales como educación, trabajo, previsión, matrimonio igualitario o los asuntos indígenas y multiculturales, por mencionar algunos, sin embargo la convocatoria debería ser aún más amplia y ambiciosa en relación a las conquistas que hoy se reclaman. Frente a ello no sabemos si Fuerza Pública comparte nuestro más importante y actual sustento doctrinario. Por lo menos en el tema lucro en educación, está claro que no.

En el PDC no hay perseguidos ni inquisidores, ni tampoco militantes de primera o segunda categoría, lo que hoy se nos exige es solo una recta coherencia entre el pensamiento y la acción. Es hora de definiciones.

TAGS: #DemocraciaCristiana Fuerza Pública

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Carlos Castillo Flores

12 de Diciembre

El PDC, el partido de las eternas contradicciones, que se vayan todos, total Velasco, no calienta ni a la Constanza.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
El populismo que viene creciendo con fuerza en nuestro país puede ser convertido, más allá de los propósitos y la consciencia actual de sus representantes más notorios, en una vía de escape, una salid ...
+VER MÁS
#Sociedad

¿Hablemos de populismo en el Chile de hoy?

Creemos que en el momento constituyente en el que estamos, se hace necesaria una revisión de las potestades del presidente sobre el legislativo, así como también una oportunidad de los congresistas de ej ...
+VER MÁS
#Política

No es ´cocina`, es cambio de régimen. La obsolescencia del sistema presidencialista

Debemos defender otra visión de la educación más cercana a los principios de solidaridad, cooperación, creatividad, innovación, trabajo en equipo, reflexión, crítica y análisis de la realidad, parti ...
+VER MÁS
#Educación

Derecho a la educación, calidad y coherencia II

La lectura detenida del primer Kundera en clave antileberal es fortísima. Hay un retrato descarnado de personajes que aplastados por la cotidianidad van conformando una maraña intrincada de humanidad y pa ...
+VER MÁS
#Política

Milan Kundera y la insoportable levedad del neoliberalismo

Nuevos

El populismo que viene creciendo con fuerza en nuestro país puede ser convertido, más allá de los propósitos y la consciencia actual de sus representantes más notorios, en una vía de escape, una salid ...
+VER MÁS
#Sociedad

¿Hablemos de populismo en el Chile de hoy?

Creemos que en el momento constituyente en el que estamos, se hace necesaria una revisión de las potestades del presidente sobre el legislativo, así como también una oportunidad de los congresistas de ej ...
+VER MÁS
#Política

No es ´cocina`, es cambio de régimen. La obsolescencia del sistema presidencialista

Debemos defender otra visión de la educación más cercana a los principios de solidaridad, cooperación, creatividad, innovación, trabajo en equipo, reflexión, crítica y análisis de la realidad, parti ...
+VER MÁS
#Educación

Derecho a la educación, calidad y coherencia II

La lectura detenida del primer Kundera en clave antileberal es fortísima. Hay un retrato descarnado de personajes que aplastados por la cotidianidad van conformando una maraña intrincada de humanidad y pa ...
+VER MÁS
#Política

Milan Kundera y la insoportable levedad del neoliberalismo

Popular

Los abrazos que me faltan; soledad y compañía. Soledad de abrazos no recibidos, esperados, añorados. Demasiados días sin recibir un abrazo, demasiados días sin dar un abrazo.
+VER MÁS
#Sociedad

Los abrazos que me faltan

El populismo que viene creciendo con fuerza en nuestro país puede ser convertido, más allá de los propósitos y la consciencia actual de sus representantes más notorios, en una vía de escape, una salid ...
+VER MÁS
#Sociedad

¿Hablemos de populismo en el Chile de hoy?

Este tema se ha convertido en una forma de desviar la atención de los verdaderos problemas sociales, políticos y económicos mundiales del pasado, presente y, seguramente, del futuro
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Extraterrestres? ¡Por favor, quiero creer!

Se trata de comprender que alimentarnos es más que solo comer. Es considerar todas las etapas de la cadena alimentaria, desde la producción, procesamiento, distribución, venta y consumo.  Este es un cam ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

La biodiversidad en el camino para construir el derecho a alimentación