#Política

Una mirada a la DC desde adentro

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

La historia de la Democracia Cristiana, como estructura política, ha estado marcada por una permanente tensión interna. Algunos lo asumen por la existencia de dos almas, las cuales claramente han dado sentido de futuro al proyecto colectivo humanista cristiano. Considerando esto, el correcto debate y la permanente disidencia interna es condición esencial para el bienestar programático de cualquier institución política.


Fuerza Pública vendría a ser una filial liberal de la Democracia Cristiana, en donde podríamos dar cabida y realidad a aquellos que, no gustando de Maritain ni menos de Tomic, sienten cariño por sus símbolos mas no por su historia ni menos por su proyecto. En dicho escenario ¿alguien podría asegurar sinceramente que eso significa abrir el partido? No lo creo.

Los partidos en su orden estructural no tan sólo vienen a ser instituciones normativas, en las cuales determinados preceptos rigen la vida política de los que en ellos participan. De ser así, despreciaríamos el insustituible aporte que realizan a la democracia. Sin duda son mucho más que eso, en cuanto se fundan en el concepto comunitario de sociedad, en donde los individuos concurren voluntariamente a jurar la defensa de un catálogo de principios y valores que configurar la doctrina y por complemento la identidad partidaria. En aquel orden de cosas, Mariana Aylwin y Sebastián Sichel, legítimamente optaron por otro camino, aquel que implica ver el Gobierno de la Presidenta Bachelet desde la vereda de la oposición. Entonces ¿Es posible compatibilizar esas diferencias?

Para entender mejor la respuesta, habría que analizar hechos más que elucubraciones, así los mencionados camaradas de un tiempo a esta parte consideraron que el partido debía “abrirse al mundo de los independientes”, debiendo “dejar de mirarnos el ombligo” so pena de extinguirse.

En ese diagnóstico nace Fuerza Pública, la cual vendría a ser una filial liberal de la Democracia Cristiana, en donde podríamos dar cabida y realidad a aquellos que, no gustando de Maritain ni menos de Tomic, sienten cariño por sus símbolos mas no por su historia ni menos por su proyecto. En dicho escenario ¿alguien podría asegurar sinceramente que eso significa abrir el partido? No lo creo.

No podemos entonces pretender hacer más grande el partido, dejando de hacer partido, evidente contradicción.

Lo que hoy se reclama es honestidad en los propósitos como también en los mecanismos. Fuerza Pública quiere ser gobierno y para ello ya tiene candidato, pero no le alcanza, le falta algo, lo más importante y de lo cual depende su vitalidad: el centro político. Para eso el Partido Demócrata Cristiano es fundamental, entonces el cálculo y la estrategia se hacen perfectos, tensar desde adentro para aglutinar desde afuera.

Ante la necesidad de apertura, argumento en el cual sustentan su actuar los camaradas Sichel y Aylwin, podemos compartir el diagnóstico pero en ningún caso los medios. No hay necesidad alguna, ni de orden social, cultural ni menos económico, de promoverla desde el liberalismo como antecedente doctrinario, el pensamiento humanista cristiano y por ende no liberal, tiene la capacidad de ampliar nuestro margen de acción político, corriendo efectivamente el cerco de lo posible y no siendo en lo absoluto necesario modificar nuestro domicilio político-doctrinal.

Sin embargo en ese escenario surge un problema de orden eminentemente ideológico al interior del PDC, dado que ¿cuán dispuestos estamos a ampliar el efecto de nuestra doctrina? En ese sentido el V Congreso Ideológico es un importante referente por cuanto ha desarrollado y comprometido avances de vanguardia en materias tales como educación, trabajo, previsión, matrimonio igualitario o los asuntos indígenas y multiculturales, por mencionar algunos, sin embargo la convocatoria debería ser aún más amplia y ambiciosa en relación a las conquistas que hoy se reclaman. Frente a ello no sabemos si Fuerza Pública comparte nuestro más importante y actual sustento doctrinario. Por lo menos en el tema lucro en educación, está claro que no.

En el PDC no hay perseguidos ni inquisidores, ni tampoco militantes de primera o segunda categoría, lo que hoy se nos exige es solo una recta coherencia entre el pensamiento y la acción. Es hora de definiciones.

TAGS: #DemocraciaCristiana Fuerza Pública

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Carlos Castillo Flores

12 de Diciembre

El PDC, el partido de las eternas contradicciones, que se vayan todos, total Velasco, no calienta ni a la Constanza.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Las PeSD (personas en situación de discapacidad) hemos sido históricamente oprimidos por la sociedad capitalista, que consagra a la productividad y eficiencia como principios fundamentales de valoración ...
+VER MÁS
#Sociedad

Día Internacional de la Discapacidad, nada que celebrar

El reconocimiento de una subjetivación jurídica de la Naturaleza también se choca con la experiencia de la propiedad privada como regla que gobierna las relaciones entre humanos y elementos naturales
+VER MÁS
#Política

La Naturaleza como ´alguien`, no como ´algo`

No pierda de vista que los que la quieren fuera de la Defensoría de la Niñez son los mismos hipócritas que instalaron ese modelo social y económico que se fundó desde el atropello más brutal de los DDHH
+VER MÁS
#Política

Carta abierta a la Defensora de la Niñez

La Nueva Constitución que emerja del Nuevo Chile, y que redunde en una nueva República, deberá proyectar una comprensión de sí mismo abierta al mundo, consciente de sus potencialidades, anclada siempre ...
+VER MÁS
#Internacional

¿Cooperación o Hegemonía?: La Geopolítica de Chile v/s la de China

Nuevos

Las PeSD (personas en situación de discapacidad) hemos sido históricamente oprimidos por la sociedad capitalista, que consagra a la productividad y eficiencia como principios fundamentales de valoración ...
+VER MÁS
#Sociedad

Día Internacional de la Discapacidad, nada que celebrar

El reconocimiento de una subjetivación jurídica de la Naturaleza también se choca con la experiencia de la propiedad privada como regla que gobierna las relaciones entre humanos y elementos naturales
+VER MÁS
#Política

La Naturaleza como ´alguien`, no como ´algo`

No pierda de vista que los que la quieren fuera de la Defensoría de la Niñez son los mismos hipócritas que instalaron ese modelo social y económico que se fundó desde el atropello más brutal de los DDHH
+VER MÁS
#Política

Carta abierta a la Defensora de la Niñez

La Nueva Constitución que emerja del Nuevo Chile, y que redunde en una nueva República, deberá proyectar una comprensión de sí mismo abierta al mundo, consciente de sus potencialidades, anclada siempre ...
+VER MÁS
#Internacional

¿Cooperación o Hegemonía?: La Geopolítica de Chile v/s la de China

Popular

Por más que se crea que hay algo revolucionario tras la figura en cuestión y las palabras que salen de la boca, lo cierto es que es la revolución de la farándula, ésa en la que todo era conflicto sin q ...
+VER MÁS
#Política

La Abuela y sus ´nietitos`; no ciudadanos adultos, ´nietitos`

No promuevo la idea de que todo el mundo decida morir, pero sí creo que el tema debe ser debatible, y la medicina y parlamentarios deben abrirse a legislar según parámetros que fije la medicina
+VER MÁS
#Salud

Eutanasia en el 2020, una discusión pendiente en Chile

El nuevo Hospital Zona Norte no tendrá un adecuado nivel de acceso para el 72% de la población a la que debe atender, obligando a las autoridades a implementar medidas paliativas permanentes para brindar ...
+VER MÁS
#Ciudad

Grueso error de Mañalich al decidir la ubicación del hospital Zona Norte

La Ley y los criterios no son iguales para todos, hay perdonazos a grandes empresarios, pero, el ciudadano común nunca recibe uno. Estos hechos causan que sectores minoritarios de la sociedad obtengan impo ...
+VER MÁS
#Sociedad

El actuar irreflexivo del gobierno estimula a los violentistas