#Política

Desbordes el desbordado, ¿capitalizando el plebiscito?

10 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Los buenos resultados del plebiscito ¿no le permiten a ningún político profesional capitalizarlo? Las vueltas de la vida en su caprichoso qué hacer, sitúan a Mario Desbordes, actual Ministro de la Defensa Nacional de Chile, sino en el único, en uno de los muy pocos políticos profesionales fortalecidos con el aplastante resultado de la opción “apruebo nueva constitución” (por lo menos en términos de brecha), sin perjuicio que haya apostado en un momento por la Convención Mixta, por lo menos desde el discurso público.


Mario Desbordes, en este razonamiento de elites, sin perjuicio de sus méritos, ¿es igual a Joaquín Lavín, a José Antonio Kast, Evelyn Matthei, Felipe Kast, Hernán Larraín Matte, o Sebastián Piñera Echeñique? La respuesta es no

Respecto del actual ministro, no hay que olvidar, fue contra corriente no sólo en los sectores más conservadores de su propio partido Renovación Nacional (RN), sino que contra la Unión Demócrata Independiente (UDI) casi en su integralidad, exceptuando a Joaquín Lavín (alcalde de Las Condes)  y el coronel Pablo Longueira, quien apareció en último momento remeciendo a su propio partido y sector convocando a la opción apruebo, en una actitud de un pragmatismo y oportunismo propio de Pablo, pero muy a destiempo, por defecto vaciado de credibilidad y no muy útil a Joaquín. En EVOPOLI, la mirada al actual Ministro, en su rol de Presidente de RN y diputado por noviembre del 2019, tampoco era de todo su agrado, de hecho, no se debe olvidar la pirotecnia política que realizó su presidente saliente, Hernán Larraín Matte, solicitando el descabezamiento de todos los presidentes de los partidos oficialistas, como un acto de responsabilidad política ante la comunidad, el electorado y hasta la patria toda, producto de la crisis política de momento.

Pero, además, Mario Desbordes, no sólo descolocó a su sector con este gesto del 15 de noviembre, como con otros anteriores (abogando por agendas sociales y evaluando críticamente la reforma tributaria del gobierno) y otros posteriores (votó favorablemente por el 10% de retiro de los fondos de pensiones de las AFP), sino que también a los actores del amplio espectro de la centro – izquierda nacional (tradicionales y nuevos… los nuevos representados fundamentalmente por las fuerzas del Frente Amplio). Cómo entender, o, asumir mejor dicho, este liderazgo de derecha, que busca cambiar a su propio sector, resistiendo no sólo a los partidos de derecha consignados, sino que a varios personeros del gobierno actual, pero, además recogiendo similares banderas de esta sensibilidad centroizquierdista que con luces y sombras, bregó siempre por un cambio constitucional por medio de una “nueva constitución”.

Se le acusó de populista desde su propio sector por prestarse a integrar la cobertura política  del 15 de noviembre del 2019, también se le acusó de populista por votar favorablemente el primer 10% de retiro de los fondos de pensiones desde las AFP. Mientras, desde la oposición, lejos de denostarlo, más de una admiración causó, en términos del reconocimiento no sólo de la valentía e integridad política, sino por llevar adelante la convicción política de que debía cambiar Chile, por lo tanto, sus grados de legitimidad lo hicieron creíble, cuestión que este 25 de octubre abrochó, con el aplastante triunfo del apruebo, en términos de brecha, sobre todo. Más allá, o junto con, el intenso debate correspondiente, la centro – izquierda tiene en Desbordes, “el desbordado”, una adversario peligroso (parafraseando al Presidente Sebastián Piñera, cuando acusaba a la Geografía de la Multitud nacional desparramada por toda la territorialidad de la República desde el estallido social, hasta el 15 de noviembre, prioritariamente).

Hasta la claudicación política que experimentó cuando accedió a ser Ministro de la Defensa Nacional de Chile (presiones que no imaginamos), hoy día lo termina fortaleciendo, ya que, una interpretación posible, es que, dio un paso al costado en orden a resolver, lo que en la coyuntura su sector creyó debía resolver con ese acto, convirtiéndolo en el instante en un NO populista, como tan bien lo describían los actores más conservadores de su propio sector.

Es un adversario peligroso para los sectores de centro izquierda (los cuales enfrentan con razonable optimismo político y ambivalencia el escenario electoral y hasta ideológico después del 25 de octubre, si es que se unen, por supuesto), sólo si su propio sector supera los traumas de clase que tienen con ciudadanos como Mario Desbordes. El ex oficial de carabineros, que estudió en un establecimiento fiscal con número, que proviene de territorios populares (Maipú), rosando la clase media y vivenciando en parte importante de su vida las mismas vicisitudes de cualquier vecino o vecina de barrio, no se acerca a los estereotipos de clase de parte importante de su sector.

Sabemos que su trayectoria política no nace desde de la iluminación de una tradicional familia, o de una fortuna amasada que le permita gestionarla. Muy por el contrario, se esculpió en la ‘baja política’ (parafraseando a Gabriel Salazar respecto del Bajo Pueblo), trabajando como disciplinado militante de RN en el municipio de Cerro Navia, junto al polémico y popular ex alcalde Luis Plaza, y desde allí gestionándose como candidato a diputado por el distrito de la comuna en la que trabajaba, hasta llegar a ser la figura que hoy visualizamos[1]. Esto quiere decir, que aquello que privilegia la derecha de este país y que se lo arroga como ideal político y social arquetípico en una persona, como es la meritocracia, se transforma en molestia cuando tensa sus códigos de clase más profunda.

Mario Desbordes, en este razonamiento de elites, sin perjuicio de sus méritos, ¿es igual a Joaquín Lavín, a José Antonio Kast, Evelyn Matthei, Felipe Kast, Hernán Larraín Matte, o Sebastián Piñera Echeñique? La respuesta es no, pues ellos, junto con provenir desde una clase distinta a la de Mario, conviven en el pináculo de una elite que se ha cultivado por más de 30 años en Chile. Es más, sumemos a Manuel José Ossandón actual Senador, precandidato presidencial y varias veces alcalde en Puente Alto y Pirque, quien pudiendo ser parte de esa elite, tampoco lo es (completamente, por lo menos). Qué le queda a Desbordes, el desbordado.

Su negación explicita a ser constituyente, para dejar abierta la posibilidad de transformarse en candidato presidencial por medio del ejercicio de primarias abiertas de su sector, lo podrían situar en una posición expectante. Si administra adecuadamente su plataforma de Ministro de Defensa, de pronto podría afianzarse como candidato presidencial competitivo para una primaria primero y la elección abierta después, gozando de una legitimidad política transversal, pudiendo captar una significativa adhesión popular.  Ha demostrado que no se resta de opiniones políticas, desafiando la embestidura que tiene y el mandato “presidencial – político” que se le endosó, ¿Cómo no hacerlo ahora que sus tesis políticas fueron validadas gracias al resultado del plebiscito?

La derecha tiene una llave con Mario Desbordes. El comportamiento de la ‘centro – izquierda’ lo corrobora (hasta la diputada Pamela Giles lo ha afirmado). También lo hace su meritocracia política dentro de RN y su desempeño como diputado y presidente de su partido en un momento clave de la historia política del país. Su trayectoria municipal lo aterriza en su retórica territorial, social y política. Todo lo anterior, lo sitúa con las batallas necesarias en el cuerpo para asumir estos desafíos. Desbordes, el desbordado no pertenecerá a la elite, pero en esta ‘pasada constituyente’, se los hecho a todos al bolsillo. ¿Tendrá la derecha y la elite conservadora de este país la grandeza de nominar a Mario, el desbordado, por ahora Ministro de Estado, como candidato presidencial?

Lo que viene ahora, y de lo que no se puede abstraer Mario, estará en manos de las encuestas, que tal como lo hicieron con Alejandro Guiller, podrán llevar a Desbordes a la más alta valoración social o simplemente ocultarlo. Después de todo, muy pocos fueron asertivos con los resultados del plebiscito recién pasado.

Esperemos que las encuestas o, mejor dicho, sigamos creyendo que las encuestas lograrán interpretar la opinión social y no los intereses que evitan desbordar la realidad.

Esta columna se logró en co – autoría con el Hernán García, profesor de la Universidad Academia Humanismo Cristiano. Magister© Ingeniería Informática USACH. Diplomado en Big Data Universidad Católica.
Diplomado en Ciencias Políticas y Administración Pública. Universidad de Chile. Licenciado en Educación en Matemática y Computación USACH

[1] Ver en https://estudioscontemporaneos.com/2020/07/30/columnas-de-opinion-ec-no-10-desbordes-el-desbordado-ahora-ministro-de-estado-por-dr-jose-orellana-yanez/

TAGS: #DerechaChilena Mario Desbordes

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Pablo Zúñiga

03 de Noviembre

Puedo concordar con el hecho que Mario Desbordes acertó en su apuesta, que tuvo olfato y visión practica, sin embargo ello no lo hace formar parte de la elite de la derecha ( esa con tierras sombreros de ala ancha tierras en sur y una hacienda en la cual se fragüe algún golpe) solo es un soldado transitorio, con la fortuna que le sonríe con una mueca forzada, al igual que Moreira, deberán transitar a lo menos dos generaciones para que sus apellidos sean parte de la variable explicativa del éxito en este país…
No olvidemos que estuvo el acuerdo, que en el fondo le da una cachetada al 80% que votó en contra de la Constitución de la dictadura y de la Transición y que producto de ese acuerdo, de pronto sean elegidos los mismos de siempre o casi los mismos que harán lo siempre.

03 de Noviembre

Estimado Pablo, agradezco su comentario, y creo que su punto de vista es analíticamente asertivo. Las elites fueron duras, son duras y muy probablemente lo continuarán siendo. Desbordes, de avanzar tendría que alinear varios astros… pero sólo están puestas en ese sector político. Creo que es bien transversal el fenómeno.

Saludos

03 de Noviembre

Que duda cabe que Desbordes ha generado un impacto en el imaginario de la derecha, ya sea a modo de disputa con los propios del partido, de la derecha en general, la gente simpatizante de la misma, como lo que significa ser de derecha en términos materiales y simbólicos; como dijo Ossandón referido a lo presidencial: “Desbordes tiene el pelo muy negro para eso, se educó en una escuela pública, no da”. este ejemplo refleja esa disyuntiva material y simbólica del ethos de la derecha.
Pero más allá de estos conflictos, la dimensión técnica hace de Desbordes un actor relevante del metro cuadrado. Así lo hizo notar Alfredo Joignant en su momento para CNN en cuanto al tratamiento del 18 O.
A pesar de todo, me parece que las disyuntivas mencionadas anteriormente son humo cuando de elecciones se trata. Al final del día, la derecha de Desbordes quiere obtener podio, por lo que las cuestiones fundantes del bagaje de la derecha caerán estrepitosamente al momento de lo “quiubo”, tales como apoyaron la aprobación del retiro del 10%, de apoyar el apruebo en algunos casos, etc.
A final del día, la derecha dejará dolorosamente, por lo menos en el imaginario de lo publico, las controversias con Desbordes, para que éste sea la guaripola, o el niño símbolo de la derecha.

04 de Noviembre

Interesante punto Cristopher. Su comentario, permite proyectar la reflexión hacia el sector de las amplias centroizquierdas nacionales. ¿Cómo operan las elites de esta otra amplia vereda?, junto con el debate anclado en el primer sub-ciclo electoral (locales y regionales) y, en el específico, el constituyente, ¿Cómo se comienzan a perfilar los “perfiles de los constituyentes”?, el síndrome Desbordes, ¿sólo es de derechas?

Gracias por su atención

Braulio Tejos Lastra

04 de Noviembre

Desbordes sera una anomalía de la Derecha?, el ascenso de un político fuera de la orbita de “las tres comunas del rechazo” es demasiado frágil frente al “canibalismo político” que ocurre en la derecha…

No obstante todo lo anterior, los liderazgos de la Centro Izquierda tienen desafíos equivalentes

04 de Noviembre

Buen punto. El canibalismo en el ejercicio de la política práctica es un dato que se encuentra hoy por hoy más pronunciado. El fenómeno de la individualización de la política es un fenómeno transversal, el cual se concreta por medio de variables diferenciadas, intensificando esta práctica de larga data. Interesa su punto, respecto del espejo en la centro izquierda a toda escala…. ¿Qué ocurre, ahí también?.

Gracias por su atención

05 de Noviembre

Buen análisis respecto a cómo la figura de Mario Desbordes permitió en un primer momento de crisis buscar consensos y abrir en la derecha un espacio para el acuerdo del 15-N; y de cómo ahora (post plebiscito) puede capitalizar el papel desempeñado para proyectarse como presidenciable. De su columna me surgen las siguientes reflexiones: ¿puede Desbordes ser presidenciable? Más allá de que su nombre es super competitivo por la transversalidad que alcanzó (y que Ud. expuso), ¿puede ganar las primarias de su sector? Entendiendo que estas elecciones movilizan más al voto militante que al ciudadano (situación que quedo expuesta en las primarias anteriores); y, también, que en parte importante (o la mayoría) de RN y Chile Vamos hicieron campaña por el rechazo (además de ganarse un enemigo importante dentro de la tienda política como lo es Carlos Larraín).
En ese escenario, a Mario Desbordes le queda movilizar el voto no militante, situación que puede lograr por lo descrito en su columna: meritocracia, un personaje no perteneciente a la elite de la derecha, cercanía con lo territorial, más próximo al centro político de la derecha, entre otros factores que lo hacen atractivo para el “votante común”. La cuestión es ¿lo logrará?

05 de Noviembre

Ignacio, su perspectiva de análisis ayuda a perfilar un trabajo electoral desde ya para Mario Desbordes y sus entornos. La derecha, con la nominación de Rodrigo Delgado en el Ministerio del Interior y Seguridad Pública, colocaría otro nombre para tensionar aún más su definición interna presidencial. Probablemente, coincida en pensar que esta cartera, hoy sólo minimiza o extingue los liderazgos, pero no todos tienen la misma suerte, quien no dice que Delgado, corra con mejor suerte y se posicione, a propósito de atributos muy similares a los Desbordes. En la UDI se instalaría una sabrosa definición, fundamentalmente, entre Lavín y Delgado (si es que le va bien en corto tiempo… hay que conceder, de todos que es muy difícil)…. pero utilizando su misma argumentación, en los sectores de la amplia centroizquierda, donde también operan definiciones elitistas (de otra nomenclatura, quizás, pero también existen), qué liderazgos debiesen instalarse para competir en primarias del sector. Todo indicaría, por contexto sociopolítico, que es momento de instalación en la primera magistratura de una centroizquierda. El desafío es cómo se instalan los mejores liderazgos (mezclando carisma y otros atributos) con las mejores coberturas, retóricas y definiciones democráticas territorializadas.

Gracias por su atención

CHRISTIAN SALINAS

05 de Noviembre

Muy acertado el diagnostico de los columnistas. Lamentablemente el sector al que pertenece el candidato Desbordes ha demostrado que fagocita a sus propias figuras cuando alcanzan cierta notoriedad y, en este caso, más aun cuando se perfila con un manejo que tensiona el ideario de su coalición. Ha demostrado altura y apertura política, voluntad y perseverancia, y está por verse si se produce algún reordenamiento en torno a su nombre, pero todo indica que cuando el rio suena, es por que piedras trae, en este caso, rocas de gran magnitud que, como siempre, impedirán lograr acuerdos programáticos.

05 de Noviembre

Mario Desbordes ha logrado visibilizar un perfil que debe ser escrutado críticamente desde su sector, pero también desde los otros sectores políticos, más cuando se precisan liderazgos convocantes, que sean capaces de transversalizar la emocionalidad que se ha venido esculpiendo desde años, y que ha visto en el Estallido Social y acuerdo de noviembre una expresión concreta. El desafío para el sector opositor a Desbordes, es leer adecuadamente la continuidad de la emocionalidad expresada este reciente 25 de octubre, por la brecha entre el apruebo y el rechazo de una nueva constitución y optar, a su vez, por una convención constituyente. ¿Cómo las elites opositoras (intelectuales, activistas, políticos clásicos, entre otros), más las expresiones populares o ciudadanía (motor y explicador de los cambios) en un marco de apertura, solidaridad, fraternidad y más importante aún, en tolerancia avanzan en una “esperanza transformadora genuina” por más calidad de vida y una república – patria de todas y todos.

Gracias por su atención Sr. Salinas

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
La irrupción de 24 indígenas determinaría los resultados de las votaciones de la nueva Constitución, y esta minoría indígena unida pone en peligro los acuerdos de los 2/3 entre el Gobierno y la oposición
+VER MÁS
#Política

El miedo a los constituyentes indígenas

El nuevo Hospital Zona Norte no tendrá un adecuado nivel de acceso para el 72% de la población a la que debe atender, obligando a las autoridades a implementar medidas paliativas permanentes para brindar ...
+VER MÁS
#Ciudad

Grueso error de Mañalich al decidir la ubicación del hospital Zona Norte

Ahora le toca a la ciudadanía poner las cosas en su lugar y recuperar los espacios perdidos durante muchos años de pasividad y tolerancia
+VER MÁS
#Internacional

Guatemala, el miedo y sus consecuencias

La ciudadanía demanda iniciativa legislativa civil, rendición de cuentas y transparencia institucional de los partidos políticos, militantes y autoridades (electas popularmente o no)
+VER MÁS
#Política

¿Para qué sirven los partidos políticos?

Nuevos

La irrupción de 24 indígenas determinaría los resultados de las votaciones de la nueva Constitución, y esta minoría indígena unida pone en peligro los acuerdos de los 2/3 entre el Gobierno y la oposición
+VER MÁS
#Política

El miedo a los constituyentes indígenas

El nuevo Hospital Zona Norte no tendrá un adecuado nivel de acceso para el 72% de la población a la que debe atender, obligando a las autoridades a implementar medidas paliativas permanentes para brindar ...
+VER MÁS
#Ciudad

Grueso error de Mañalich al decidir la ubicación del hospital Zona Norte

Ahora le toca a la ciudadanía poner las cosas en su lugar y recuperar los espacios perdidos durante muchos años de pasividad y tolerancia
+VER MÁS
#Internacional

Guatemala, el miedo y sus consecuencias

La ciudadanía demanda iniciativa legislativa civil, rendición de cuentas y transparencia institucional de los partidos políticos, militantes y autoridades (electas popularmente o no)
+VER MÁS
#Política

¿Para qué sirven los partidos políticos?

Popular

Por más que se crea que hay algo revolucionario tras la figura en cuestión y las palabras que salen de la boca, lo cierto es que es la revolución de la farándula, ésa en la que todo era conflicto sin q ...
+VER MÁS
#Política

La Abuela y sus ´nietitos`; no ciudadanos adultos, ´nietitos`

Nuestras elites son mediocres. Están sobre ideologizadas. Subyugadas a las transnacionales y a modelos bastantes básicos de generación de riqueza.
+VER MÁS
#Política

La oligarquía mediocre

Insospechadamente y contraviniendo los compromisos de las Municipalidades que administran el Parque, anunció a través de un programa de televisión, la instalación de un gigantesco Autocine en sus terren ...
+VER MÁS
#Ciudad

Alcalde de Las Condes nuevamente intenta usar el Parque Padre Hurtado como área de negocios y no área verde

Tendemos a juzgar a las personas de familias con menos ingresos en forma negativa cuando consumen artículos que las personas que poseen más ingresos consumen habitualmente.
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Sabrán los pobres gastar bien el 10%?