#Política

Democracia y la caída de los representantes

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

La democracia, como la institución referente del constitucionalismo contemporáneo, ha adoptado formas muy distintas a lo largo de la historia, cierto es que cada país, incluyendo Chile, ha inscrito dentro de los pilares de sus democracias una idea nacional que de una u otra forma, permite el desarrollo de la actividad política manteniendo un orden institucional que intenta mantener dentro de los márgenes el descontento social, esto es importante, porque el orden institucional democrático chileno toma como premisa que el descontento social y la amalgama de condiciones infrahumanas son parte de la realidad política del país y que no se puede hacer política sin perjudicados.


"Esta cultura de la representación como intereses particulares debe terminar, las condiciones infrahumanas de Chile no tienen por qué existir y se puede hacer política sin perjudicados, solamente se necesita voluntad política."

A través de la historia chilena -y en particular durante los últimos años- la tarea de la representación por parte de las autoridades políticas se ha encontrado con un escenario de belicismo que se adscribe a una lógica de intereses particulares. En la lógica de partidos políticos y dentro de la cultura chilena, quienes pertenecen a partidos políticos llevan los intereses de su partido, los cuales tienen una organización interna que busca poder incidir de la forma más directa en las decisiones del país. Respecto a esto debo hacer dos apreciaciones: La primera es que los partidos políticos surgen para organizar la toma de decisiones y hacer más práctica la representación debido a la recurrencia de distintas voluntades las cuales se unen a un ideal común.

La segunda es que; para entender la dinámica izquierda-derecha, hay que comprender que en todos los países la política local se fracciona en oposiciones ideológicamente muy distintas, así por ejemplo en EE.UU. existe una especie de división de liberalistas-conservadores que es bastante distinta de la chilena; el origen de tal división como “izquierda”-“derecha” proviene de que en los inicios de la Revolución Francesa y en las primeras asambleas, los constitucionalistas se ubicaban a la izquierda de la mesa y los absolutistas a la derecha. En tal línea, cualquier tipo de reacción social es reacción política; la ignorancia de la problemática social es solo otro de los síntomas de la misma, no existen seres como “apolíticos”, sí quizá puedan haber reacciones disidentes en el campo “izquierda-derecha”, innovaciones locales, entendiendo que llamarse de izquierda-derecha es solo contingente a la política local y no a todas las posibilidades ideológicas desde una perspectiva de conciencia histórica universal. Por lo tanto “izquierda-derecha” no es un holismo aplicable a la conciencia política del humano, siempre pueden haber disidentes, así se fragmenta y evoluciona la política.

Ahora respecto a la primera apreciación: Fernando Atria, académico e intelectual, habla sobre cómo las instituciones chilenas están esgrimidas bajo la idea de múltiples intereses privados yuxtapuestos por sobre el de una voluntad general, el Hobbes del hombre como lobo para el hombre por sobre el Rousseau de la revolución francesa; pero olvida que el supuesto de voluntad general no significa llenar con contenido las decisiones de un país, simplemente significa que la elite y la oligarquía se disputan el color político de un gobierno a través de partidos políticos descargados de ideas políticas y cargados con un profundo arraigado control fáctico de la sociedad por medio de la economía y medios de producción. La crítica que hace el profesor Atria hacia los partidos políticos sin proyectos políticos; ¿no sigue siendo errónea al suponer que partidos políticos con proyectos políticos podrían solucionar la disyuntiva democrática de la voluntad general cuando en realidad, seguirían velando por los intereses particulares del partido y no los intereses del pueblo o nación?, en tal sentido: ¿Cómo nos podemos imaginar la toma de decisiones desde la voluntad general suponiendo la existencia de partidos políticos?, es inconcebible. No es un problema nuevo, ya conocemos la cantidad de ensayos democráticos que han terminado por quebrarse desde dentro de sus propios sistemas en intentos de “saneamientos” democráticos, Estados fascistas que nacen del descontento de la sociedad por sus autoridades y cargan a una sola persona la responsabilidad de reivindicar el espíritu de sus naciones terminando en terribles genocidios y en guerras desenfrenadas; líderes que aparecen espontáneamente trasluciendo su deseo de ser él espíritu salvador de la nación.

Esta cultura de la representación como intereses particulares debe terminar, las condiciones infrahumanas de Chile no tienen por qué existir y se puede hacer política sin perjudicados, solamente se necesita voluntad política. Los partidos políticos han evolucionado en pos de su auto-justificación, esto aún cuando sabemos que la política del futuro se encontrará con nuevos paradigmas; la tecnocracia y la facilidad para poder vociferar opiniones en redes sociales e internet en general. Cabe en este punto preguntarse ¿Cuál es realmente la labor del representante político?, ¿es necesaria su labor técnica?, pero antes que eso y más primordial que todo cuanto problema de representación exista, debemos preguntarnos y preguntarle a nuestras familias; ¿estoy velando por un interés personal?, ¿estamos velando por intereses particulares?, ¿o estamos velando por el interés de todos?.

TAGS: #Democracia #Discurso #Presideciales2017

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La ausencia de argumentos junto a la mediocridad y falencias intelectuales siempre han intentado ser cubiertas por envoltorios celafalonescos y posturas almidonadas buscando esquivar el debate auténticamen ...
+VER MÁS
#Sociedad

La parafernalia de los envoltorios

La izquierda latinoamericana ha perdido la brújula, su supremacía ético-moral, socavando sus propios ideales
+VER MÁS
#Internacional

La tragedia de Nicaragua

Se hace urgente defender a TVN como eje del pluralismo en Chile -sin obviar los desafíos económicos y de gestión que impone la digitalización- para impedir la nueva arremetida antidemocrática de la der ...
+VER MÁS
#Medios

¿Por qué TVN es tan importante hoy?

El problema no es Varela, el problema es de cierta parte de la elite chilena que vive en otro país, medio desarrollado y medio nórdico, que escriben las reglas del juego para todos los demás, queriendo b ...
+VER MÁS
#Sociedad

Ministro Varela ¿Y si hacemos un bingo?

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Los Gobiernos por otro lado han ido confiriendo crecientemente, además de amplios recursos, de una serie de privilegios a Carabineros, que aumentan aun mas su lejanía con el publico.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué hacer con Carabineros de Chile?: El caso de la policía británica