#Política

Democracia formal y democracia real

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

En el sentido más puro, primitivo o esencial,  hablar de Democracia nos remontará a los orígenes  históricos y etimológicos del término (Demos y Kratos como poder del pueblo), y reconoceremos a la Grecia de Pericles como su modelo más acabo en la antigüedad. Sin embargo tal idea está impregnada por una especie de misticismo, ya que incluso en aquellas épocas tempranas de organización social, la democracia nunca fue aplicada en su pureza ideal y nominal, pues hay que recordar que en aquella mítica Grecia pocos eran los considerados como “ciudadanos” (los únicos con derechos políticos además de los grandes jerarcas y la nobleza) y la esclavitud era un hecho social  y filosófico aceptado (como podemos constatar con Aristóteles), además de que las mujeres no eran consideradas entes con derechos políticos ni con libertades civiles. Eran, como es común hasta nuestros días, las élites y sus diversas ramificaciones secundarias las que dominaban las, en ese entonces, ciudades-Estado, y quienes tomaban las decisiones que imponían ordenamientos (legales, religiosos, económicos), organizaban comportamientos (sociales, políticos, militares) y marcaban los destinos de las poblaciones dominadas.


El ciudadano ideal para este tipo de Estados posdemocraticos o desdemocratizados es aquel que limita su participación política al voto, y que deja sus derechos políticos en manos de los procesos de elección popular y de sus instituciones, sin influir de manera directa

Fue en Grecia y en Roma donde se crearon las instituciones esenciales para la idea de Democracia que fue tomando forma en occidente en la época victoriana, según la tesis del sociólogo, historiador y politólogo Charles Tilly, quien atribuye a la revolución industrial el verdadero origen de la democracia como la entendemos hoy en día. Según Tilly la democracia surgió como una necesidad del mercantilismo, al ser una respuesta a la producción masiva y a un elemento surgido de ésta, es decir, el también masivo consumo. En su modelo eurocéntrico  de democracia Tilly (de ideología pro-occidental y en cierta medida conservadora) afirma que Inglaterra, Francia, los países nórdicos y finalmente Estados Unidos, son los principales gestores de la teoría del poder popular que es ahora de común conocimiento.

En otras palabras, la Democracia es una idea moderna y su máxima expresión se dio a mediados del siglo XX en el Estado de bienestar occidental. Pero según Tilly, la democracia no es un hecho histórico uniforme u horizontal, sino un fenómeno con altas y bajas, avances y retrocesos que se dibujan, según él, aficionado a los esquemas y las gráficas, en círculos y elipses con los cuales coincide Colin Crouch, sociólogo y politólogo inglés, de ideología de centro-izquierda o socialdemócrata, que considera a la democracia como un hecho cíclico o elipsoidal. En este sentido, para ambos autores, la democracia se ha debilitado o ha muerto. Crouch habla de “posdemocracia” y  Tilly  de “procesos de desdemocratización”, pero mientras que éste atribuye esa desdemocratización al alejamiento de los ideales occidentales (de mercado e institucionales) aquél ve a la posdemocracia como un fenómeno dado por la falta de regulación del poder de la empresa que se ha constituido como una institución alterna a los gobiernos.

La coincidencia sólo es formal entre ambos autores, y una muestra reveladora de sus divergencias la podemos observar en el sustrato de sus teorías, pues mientras que Tilly basa sus concepciones en los índices de Freedom House (organismo “no gubernamental” que es financiado por el gobierno de USA) Crouch afianza sus tesis en una visión anticorporativa, es decir, que discrepa con las políticas económicas neo-liberales impuestas en las últimas décadas en el mundo y que tienen su génesis en occidente. Pero no obstante las coincidencias y divergencias de estos dos autores que hemos mencionado para ejemplificar dos visiones  de la historia democrática, lo interesante para nosotros es que ambos concluyen que en la actualidad, a despecho de la propaganda de los Mass Media, la democracia ha sido debilitada globalmente o que, en definitiva, ya no existe. Lo que queda, eso sí, son “los formalismos democráticos”, es decir las estructuras (partidos, parlamentos, poderes, aparatos legislativos y legales) y los métodos y procedimientos: el sufragio universal, el voto, las elecciones.

Lo que queda son las formas sobre los fondos, cosa en absoluto extraña en un mundo donde las apariencias se han impuesto sobre las esencias, al grado de hacerlas aparecer como canallas. Y es que el “poder del pueblo” es el relato preferido, como diría Chomski, para el adoctrinamiento que siempre ha sido desmentido por la realidad. Los hechos desmienten los ideales y no tienen empacho  en enfatizar su irrealidad cuando, por exceso de abstracción, se han convertido en mera propaganda. El poder de decisión política pasó de los grandes déspotas y autócratas de la antigüedad, a los reyes y a las noblezas de toda índole; pasó de los grupos burgueses y mercantiles a las grandes burocracias socialistas.

Actualmente, en la segunda década del siglo XXI, el poder sigue siendo detentado por los aparatos de Estado y sus élites burocráticas que se han puesto al servicio de los intereses corporativos (bancarios, empresariales y monopolistas) y de sus agentes que cada vez tienen mayor influencia en las políticas económicas de las naciones y que dictan las políticas públicas de éstas según las necesidades de sus representados, independientemente de si los Estados-nación son gobernados por liberales, conservadores o “progresistas”. El ciudadano ideal para este tipo de Estados  posdemocraticos o desdemocratizados es aquel que limita su participación política al voto, y que deja sus derechos políticos en manos de los procesos de elección popular y de sus instituciones, sin influir de manera directa o en proporción importante en los mecanismos del poder y en las decisiones que son consecuencia y que definen a estos mismos mecanismos. La democracia formal que no puede o no quiere hacerse real, tiene en el ciudadano pasivo (el que limita su actuar político al solo ejercicio de ser representado por otros) a su principal baluarte. Y podríamos terminar con una verdad de perogrullo que no por serlo invalida su certeza: mientras un gobierno no responda a las necesidades y demandas de sus gobernados (el pueblo, la masa), aunque sea constituido legal y “legítimamente” por el “sufragio universal” (libre, masivo, equilibrado e incluyente), no podrá ser llamado democrático.

Importante lección para una Latinoamérica que siempre ha llegado tarde a los procesos de la historia.

TAGS: #Ciudadanos #CiudadanosConsumidores #Democracia #Representación

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
No es un modelo perfecto, porque no existen. Tampoco resolverá todos los problemas de la noche a la mañana, pero es un camino de salida a la crisis, y probadamente exitoso en el caso de los países que lo ...
+VER MÁS
#Política

Apruebo una nueva Constitución

Es de vital importancia que todos y todas valoremos lo que implica para un país con tantas heridas aún no cerradas, ser capaz de llegar a un acuerdo
+VER MÁS
#Política

Apruebo

¿Qué tipo de educación va a garantizar el Estado garante de derechos considerando las condiciones históricas de la realidad escolar pública?
+VER MÁS
#Educación

La realidad escolar pública desde una mirada socio antropológica

Chile es un Estado Regional, plurinacional e intercultural y que está conformado por “entidades territoriales autónomas, en un marco de equidad y solidaridad entre todas ellas, preservando la unidad e i ...
+VER MÁS
#Política

Cómo se configuran las comunas autónomas en la propuesta constitucional

Nuevos

Es una etapa importante que concluye con un proceso ejemplar que nos hemos dado en Chile, para tratar y procesar nuestras diferencias, y para redactar un nuevo contrato social.
+VER MÁS
#Política

Vivir en paz en Chile

No es un modelo perfecto, porque no existen. Tampoco resolverá todos los problemas de la noche a la mañana, pero es un camino de salida a la crisis, y probadamente exitoso en el caso de los países que lo ...
+VER MÁS
#Política

Apruebo una nueva Constitución

¿Cuál es el sentido de destruir el Centro de la ciudad? ¿Es qué no hay consciencia que los únicos dañados son los sectores medios y los más pobres?
+VER MÁS
#Ciudadanía

Un ethos y una ética deteriorada

La negación del derecho de la mujer sobre su cuerpo es un tema antiguo y de enorme impacto social.
+VER MÁS
#Sociedad

La mujer marcada

Popular

Si sólo se ponen medidas de contención, pobres y sin valor real en la detención del delito, la violencia será imparable
+VER MÁS
#Política

Los 700

El exceso de normatividad en una Constitución, la transforma en un instrumento que petrifica el debate político al pretender imponer una sola visión sobre cómo resolver los conflictos sociales y políti ...
+VER MÁS
#Política

Los costos de no lograr acuerdos en la Convención Constitucional

¿Qué tipo de educación va a garantizar el Estado garante de derechos considerando las condiciones históricas de la realidad escolar pública?
+VER MÁS
#Educación

La realidad escolar pública desde una mirada socio antropológica

Lo que el sistema y la sociedad no entienden es que las soluciones las necesitamos “ahora”, porque cada día que pasa es un día menos de apoyo al crecimiento de nuestras hijas e hijos, a desarrollar su ...
+VER MÁS
#Educación

Hagan funcionar bien sus Programas de Integración Escolar