#Política

Del intelectual público universitario chileno hoy

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hay fundamentos ideológico-doctrinales que no debiéramos dejar de lado en relación a estos programas que usamos llamar de “reformas estructurales”. Nos parece que deberíamos ser capaces de plantear a la sociedad chilena visiones de mundo (e ideas de la historia y el por venir), plantear imágenes del ser humano (antropología filosófica), y plantearnos con decisión la necesaria revisión de los fundamentos del vínculo de la sociedad nuestra –moderna, postmoderna-, con la naturaleza y el planeta.

La semana pasada me encontré dialogando con Pablo Torche, de Revolución Democrática, a propósito de una columna que publicó en el diario electrónico El Mostrador, que era una réplica a la columna de Carlos Peña, de la UDP, y publicada en el diario en papel El Mercurio. Digo: dialogando porque, así como él había opinado acerca de las ideas de Peña, ahora me tocaba a mí terciar opinando en el mismo asunto.

Mi columna terminaba con un llamado para asumir como parte relevante de la acción política hoy, la tarea de promover la instalación de los intelectuales en todos los debates público-político actuales.

Así como aquel debate se proponía las cuestiones relacionadas con la reforma educacional, con ella hay otras cuestiones públicas del mismo calado, como la reforma tributaria, la reforma al código del trabajo, la reforma al código de aguas y la reforma constitucional (asamblea constituyente), que merecen la reflexión intelectual.

Recordábamos, además, que hay fundamentos ideológico-doctrinales que no debiéramos dejar de lado en relación a estos programas que usamos llamar de “reformas estructurales”. Nos parece que deberíamos ser capaces de plantear a la sociedad chilena visiones de mundo (e ideas de la historia y el por venir), plantear imágenes del ser humano (antropología filosófica), y plantearnos con decisión la necesaria revisión de los fundamentos del vínculo de la sociedad nuestra –moderna, postmoderna-, con la naturaleza y el planeta.

No solamente programas tecno-científicos o jurídicos de cambios en las normas sociales, sino las propuestas de liderazgo para el sentido y el afecto en la constitución de nuestra comunidad de personas.

Un intelectual somos cualquiera de nosotros –lo afirmó Gramsci, el teórico/intelectual marxista de la cultura en el siglo XX, quien tiene como tremendo predecesor ni más ni menos que a Aristóteles en el siglo IV A. C., y su idea del deseo de saber en cada uno de nosotros-. Pero intelectuales son también quienes por experiencia directa o por estudios, saben mucho de algo y saben comunicarlo. En las sociedades modernas se cree que los académicos de las universidades son gente que sabe mucho de lo que estudia. Y cuando un académico universitario pasa a opinar en los espacios públicos se lo llama un intelectual (o intelectual público).

Modernamente, este intelectual se posiciona en un medio de comunicación social –periódicos, radios, revistas, televisión, redes sociales- y habla desde ahí. Carlos Peña, en Chile, y desde hace más de una década, es un ejemplo de esa condición. Pero son muchos más los nombres. No se trata de hacer una lista exhaustiva –que sería siempre incompleta-, sino de mencionar nombres para hacerse de un paisaje.

Gabriel Salazar es un historiador de la U. de Chile, premio nacional, que se ha visto estrechamente asociado con algunos sectores de las organizaciones y asambleas ciudadanas desde 2011. Sus tesis acerca de un “momento prerrevolucionario” son tan comentadas como polémicas.

Cristóbal Bellolio es un cientista político de la U. Adolfo Ibáñez, que mantiene una constante presencia e influencia por medio de columnas en medios y en los espacios del twitter. Es entrevistado frecuentemente en radio y televisión para hablar, desde una postura muy liberal siglo XXI, de casi todo lo que ocurre en la coyuntura nacional.

Alberto Mayol es un sociólogo chascón que trabaja en la Usach, que se puede encontrar en programas de televisión y en el prestigioso diario El Mostrador. Su posición se podría situar en una zona izquierda limítrofe entre el fuera y dentro del “sistema”.

David Gallagher (economista) y Lucas Sierra (abogado) se posicionan como intelectuales “orgánicos” de la derecha en el CEP, Centro de Estudios Públicos, y desde ahí también en El Mercurio y otros medios.

Fernando Atria es un académico de la Facultad de Derecho de la U. de Chile, conocido de [email protected] como uno de los ideólogos públicos –léase: uno de los fundamentadores jurídicos claves en la propuesta nacional de un movimiento para la Asamblea Constituyente-.

Vamos a referir tres características de los intelectuales públicos universitarios chilenos de hoy –los ha habido siempre; basta recordar a Valentín Letelier-.

Primero, que actúan de manera bastante individualista. Y esto implica también cierto prurito por la autonomía de la opinión. Tienden a mantener cierta distancia de los partidos, movimientos u organizaciones de orden propiamente político –aunque sostienen posiciones más o menos acordes con ellos-. Pero este intelectual en ningún caso se asimila a la llamada “clase política”. Más bien su capacidad de generar opinión la agita y perturba (cuando es capaz de superar el escalón del bufón de la corte).

Segundo, a diferencia del profesor o académico que escribe y habla dentro de las universidades, y en los códigos de la academia, el intelectual es un académico que pasa a escribir y hablar en el espacio público y eso significa a cualquiera que lo escuche. Pero entonces no valen los códigos universitarios y el intelectual actúa exponiéndose a la opinión general. La disposición al riesgo es una virtud necesaria en el habla pública. La figura del intelectual tiende a la del polemista –lo quiera o no; y V. Letelier es, nuevamente, un ejemplo histórico-.

Y tercero, los intelectuales chilenos hoy casi todos (sino todos) viven y actúan desde universidades santiaguinas –o los intelectuales de regiones no llegan a la capital-. Y como las ideas siguen moviendo buena parte de la realidad, habrá que contribuir también desde la descentralización de la opinión a la descentralización del poder en Chile.

———

Foto: nhuisman / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

Nuevos

Los impuestos son la fuente más importante de ingresos del Estado y le permiten potenciar la economía, reducir la desigualdad y lograr justicia social.
+VER MÁS
#Economía

Datos importantes a tener en cuenta antes de una Reforma Tributaria

¿Cuál es el destino de un pueblo que aparentemente desea las imágenes borrosas que proyectan sus líderes, quienes simultáneamente esconden las llaves de la puerta de salida de la caverna donde estamos ...
+VER MÁS
#Sociedad

Vivir en la caverna

El descontrol es demostrativo de que la autorregulación no funciona.
+VER MÁS
#Sociedad

Con la ética por los suelos

Sí podemos sentir el sol como el calor en la piel –pero eso ocurre sin tenerlo a la vista. Sabemos que ese calor es sol, pero indirectamente.
+VER MÁS
#Cultura

El sol conversa con René Descartes

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no

Quienes decidimos alzar la voz en algún momento de nuestra vida, y defender a quienes fueron injustamente tratados, sin saberlo, nos convertimos también en parte de una larga lista de sindicalistas, pensa ...
+VER MÁS
#Trabajo

¿En serio te despidieron por escribir Plaza Dignidad?