#Política

De occidente y el Caso Bombas

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

“El que quiera vivir entre justos que se vaya al desierto”

(Séneca)

El “artefacto” montado por el gobierno y la fiscalía denominado “Caso Bombas” deja ver, a mi juicio, no solamente la solidez del matrimonio política-justicia, sino que, además, un fenómeno que se encadena con la más vital necesidad de la cultura occidental y sin la cual toda su empresa estaría destinada al desmoronamiento. Me refiero a la pertinencia de la culpa como dispositivo de distribución de legitimidad, primero de una cultura y después de un tipo de poder específico.

Más allá de las implicaciones morales, éticas y del enorme daño causado a los acusados del caso bombas, este acontecimiento social, político y mediático, deja en evidencia la necesidad absoluta de hacer operar al fenómeno de la culpa al interior de una sociedad, cualquiera que ésta sea. Esta “culpa operativa” es más vieja que el hilo negro y la encontramos ya anexada a cada uno de los códigos religioso-jurídicos que han determinado los trayectos de occidente. Desde las tablas de la ley de Moisés hasta nuestro actual código de procedimiento penal, lo que subyace como urgencia a todos estos entramados normativos, es la sobrevivencia de un tipo de cultura que encuentra en la culpa atribuida su propia condición de posibilidad. Sin culpa no hay cultura, sin cultura no hay política, sin política no hay Hinzpeter y sin Hinzpeter, por lo tanto, no habría caso bombas.

Junto con esto, es necesario remarcar que dentro de esta ruta –llamémosla fundamental- el Caso Bombas nos revela otro fenómeno incluido. Este es, como se anunciaba, el del implacable vínculo entre justicia y política. La justicia es una idea, un valor que excede su aplicación en la historia. No obstante, sólo es posible cuando su despliegue se inserta en una sociedad atravesada por intereses, cálculos y formatos estratégicos de mantenimiento del poder. La derecha chilena y su profunda marca represiva encontraron en el caso bombas un fértil terreno para la culpa, al tiempo que una enorme zona de legitimación. “Afortunadamente” el tiro les salió por la culata y les toca comerse las purgas sociales y mediáticas, porque esta vez el affaire política-justicia terminó en una pelea de borrachos.

Este gobierno ha tenido una característica central que le otorgó beneficios al principio y le significó el desmadre después. Me refiero a toda su gran apuesta mediática. Es un gobierno que ha vivido y muerto en los medios. Primero fue el terremoto, después los mineros y, hasta hace poco, pensaron que el otro gran “gancho al mentón” era el caso bombas. Si bien pegaron de inicio, el engolosinamiento pirotécnico los llevó a errar, y en ese errar terminaron montando una orgía de mentiras, testimonios falsos, plagios, abusos, etcétera. No obstante, y este es todo mi punto, esta farsa nos permite observar la manera clásica en que nuestra cultura ha creado sus tácticas para prevalecer.

Ciertamente lo que ha pasado con el caso bombas no es una marca registrada del gobierno de Piñera y es, más bien, un ejemplo sistemático y reproductivo de las sociedades democrático-liberales que deben, por necesidad vital, encontrar culpables -o inventarlos como en este caso-. Sin embargo la orquestada y perversa maquinaria levantada para aplicar culpa a quienes no eran culpables, demuestra que para la derecha su utopía fascista de una sociedad sin “infracciones a la ley” debe ser conseguida no importando los medios. Concretamente, este sistema viciado intestinalmente tiene dos rostros que representan lo más sodomita, políticamente hablando, de la política chilena. Hinzpeter y Peña. Estas dos figuras no son otra cosa más que las muecas y lenguaje de un poder que debe culpar a cualquier costo para engendrar su propia legitimidad.

No estoy ni siquiera lejos de sentir lo que los inculpados por el caso bombas vivieron (digamos más bien sufrieron). Me cuesta imaginarme a mí mismo en una situación tan límite y tan profundamente obscena como la que les tocó. Pero creo estar claro en algo. Ellos son, en Chile, el último eslabón conocido de un proceso civilizatorio que ha pretendido hacer de la culpa una vitamina fundamental para su buena salud. Han sido, en otras palabras y en versión 2.0, la piedra en donde occidente se ha edificado.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Evelyn

12 de Junio

Yo no me explico como despues del “Caso Bombas” Hinzpeter puede seguir siendo Ministro del Interior de este Pais. Un chiste este es el gobierno de los payasos.

Jorge

12 de Junio

Siquiera fuera solo el caso bombas… el paquistaní, la cam, etc

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

El costo asociado al consumo de carne animal es inmenso y es un valor que no va incluido en su precio y que hoy pagamos con el cambio climático.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Con sobrepoblación, consumir carne es un lujo demasiado costoso

El carabinero acusado del crimen del comunero Catrillanca ya no se presenta como Batman, ufano, adrenalínico y seguro como se le veía en aquel video de celular en plena detención. Ya no es el Caballero d ...
+VER MÁS
#Política

El desinformante

Solo me cabe certificarlo, Brasil es gobernado por un individuo ignorante y vulgar. Nada de la complejidad de la vida y de las problemáticas que enfrenta el mundo y su patria es del interés del actual pre ...
+VER MÁS
#Internacional

Bolsonaro y la irrupción del fascismo escatológico

Es necesario que los distintos actores del sistema asuman su responsabilidad con los cientos de niños bajo orden de búsqueda y recogimiento que son invisibles a la protección efectiva del Estado
+VER MÁS
#Sociedad

La deuda de Chile con su infancia

Popular

En esta Dictadura digital moderna que China está construyendo, el destino de sus ciudadanos es regido por algoritmos computacionales desarrollados por la empresa Alibaba
+VER MÁS
#Sociedad

China en camino de hacer realidad 1984

Considerando que no hay un tratamiento farmacológico eficaz y dado que se trata de una enfermedad progresiva con distintas etapas y necesidades, surge la pregunta sobre los beneficios que la Ley debe incluir
+VER MÁS
#Salud

El ELA, tiene colores

Lo que se juega el 2020 es ni más ni menos que la posibilidad de reconstruir nuestra identidad colectiva precisamente desde lo colectivo, y validar la política como un instrumento para pensar la comuna a ...
+VER MÁS
#Municipales

Municipales 2020 Conchalí, una elección histórica

Son estas señales -su forma de votar- las que los ciudadanos estamos observando atentamente de nuestras autoridades y legisladores
+VER MÁS
#Política

Carta abierta a Alejandro Guillier, TPP-11