#Política

De la histeria aliancista al triunfalismo opositor

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La derrota del 2010 fue el fruto de los desaciertos propios de una coalición que en algún minuto perdió sintonía entre lo que el discurso dice y lo que las obras hacen.

Seamos claros y aterricemos el discurso, la llegada de Michelle Bachelet no asegura triunfos ni derrotas. Si bien es cierto, su decisión viene a dilucidar una interrogante, también contribuye a generar un sin números de cuestionamientos.

Para la Alianza, sin lugar a dudas el nerviosismo es reflejo de una incapacidad de haber capitalizado cuatro años de gobierno, sin generar el liderazgo o la empatía que les permita el reconocimiento ciudadano. Cuatro años donde más que gobernar, sólo se administró un país, con resultados que pueden ser generosos estadísticamente, pero tremendamente injusto en proporcionalidad, justicia y equidad.

Para la oposición, los cuestionamientos pasan por saber si en cuatro años se aprendió la lección. La derrota del 2010 fue el fruto de los desaciertos propios de una coalición que en algún minuto perdió  sintonía entre lo que el discurso dice y lo que las obras hacen. A casi cinco años pocos parecen recordar -o pocos quieren recordar-, que la falta de diálogo y entendimiento permitió que la participación, principal capital político de la Concertación, se perdiera sumándose a la bochornosa primaria del 2009, que dieron pie a una derrota dolorosa  y finalmente necesaria.

Hoy con el retorno de Michelle Bachelet, la oportunidad de hacer las cosas bien como futuro gobierno,  parte en gran medida en el “cómo” afrontemos este año. El triunfalismo desbordado puede hacernos caer en discursos que muestren  la cara menos amable de una Concertación que se desgastó entre codazos y zancadillas. Michelle Bachelet necesita hoy de un conglomerado que haga de la participación una fiesta ciudadana, donde las ideas se impongan a través del diálogo participativo y generoso, donde cada uno y cada una cuenta para abrazar un triunfo que nos permita un gobierno ciudadano con equidad y justicia social, una justicia social que es posible alcanzar con un gobierno sin un presente con ataduras con poderes económicos y sin  un pasado autoritario y lleno de las páginas más amargas de nuestra historia. Nuestro país no solo debe, sino que puede crecer con Justicia y Equidad Social  como la piedra angular del Chile que transversalmente muchos sueñan y que Michelle Bachelet representa.

Solo queda trabajar para que el triunfalismo no sea factor  determinante para hacer las cosas mal, y que la humildad de soñar un país integrador y justo sean el comienzo para decir Bienvenida Michelle, bienvenido un nuevo Chile. 

 


Imagen

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#EstoPasaEnChile

VER TODO
"Los cambios que se han hecho aún no son suficientes. La adecuación de nuestra legislación a los estándares internacionales es el piso mínimo del cual el Estado tiene que partir. No basta con eso. ...
+VER MÁS
#Justicia

Violencia policial contra el pueblo mapuche: aún queda mucho por avanzar

La sociedad capitalista depende de la mercancía como forma de mediación social; transformando las relaciones en vínculos anónimos y abstractos de intercambio
+VER MÁS
#Política

Las dos caras de la tecnología

Es el derrumbe de los ídolos, que como devela la Encuesta CEP en Chile, se expresa en la pérdida de legitimidad de instituciones, partidos, líderes políticos, religiosos, de aquello que por siglos consi ...
+VER MÁS
#Sociedad

Lyotard, postmodernidad y el derrumbe de los ídolos

Sólo a través del encuentro entre las personas, podremos construir una comunidad. Partiendo por el barrio, el campo, la ciudad, la región
+VER MÁS
#Política

Encuesta Chile

Popular

"Los cambios que se han hecho aún no son suficientes. La adecuación de nuestra legislación a los estándares internacionales es el piso mínimo del cual el Estado tiene que partir. No basta con eso. ...
+VER MÁS
#Justicia

Violencia policial contra el pueblo mapuche: aún queda mucho por avanzar

La sociedad capitalista depende de la mercancía como forma de mediación social; transformando las relaciones en vínculos anónimos y abstractos de intercambio
+VER MÁS
#Política

Las dos caras de la tecnología

Es el derrumbe de los ídolos, que como devela la Encuesta CEP en Chile, se expresa en la pérdida de legitimidad de instituciones, partidos, líderes políticos, religiosos, de aquello que por siglos consi ...
+VER MÁS
#Sociedad

Lyotard, postmodernidad y el derrumbe de los ídolos

Sólo a través del encuentro entre las personas, podremos construir una comunidad. Partiendo por el barrio, el campo, la ciudad, la región
+VER MÁS
#Política

Encuesta Chile

Popular

Este tipo de lectura constituye no sólo una forma diferente de acceder a un libro o una manera de superar una carencia producto del ELA, es más bien una expresión concreta del apoyo al otro, que se trans ...
+VER MÁS
#Medios

Resplandores de la voz

¿Podría subir a la cama, morderme o violarme ? ¿Y el virus Hanta? ¿Y la rabia? Varias preguntas pasaron por mi mente sobre la esencia vital de este ratón hasta que, vencido por el sueño, me quedé dor ...
+VER MÁS
#Cultura

El pequeño ratón que duerme en mi cama

Debemos ir más allá y tomar el Tratado de Trapigue como fundamento incuestionable de soberanía y hermandad, e incorporar un estatuto de autonomía territorial y política, con un parlamento indígena por ...
+VER MÁS
#Política

Cuál es la propuesta mapuche frente al estallido social chileno

Son los jóvenes los protagonistas por excelencia, los grandes gestores del Estallido Social que cambió nuestro país.
+VER MÁS
#Política

Juventud, divino tesoro