#Política

De la histeria aliancista al triunfalismo opositor

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La derrota del 2010 fue el fruto de los desaciertos propios de una coalición que en algún minuto perdió sintonía entre lo que el discurso dice y lo que las obras hacen.

Seamos claros y aterricemos el discurso, la llegada de Michelle Bachelet no asegura triunfos ni derrotas. Si bien es cierto, su decisión viene a dilucidar una interrogante, también contribuye a generar un sin números de cuestionamientos.

Para la Alianza, sin lugar a dudas el nerviosismo es reflejo de una incapacidad de haber capitalizado cuatro años de gobierno, sin generar el liderazgo o la empatía que les permita el reconocimiento ciudadano. Cuatro años donde más que gobernar, sólo se administró un país, con resultados que pueden ser generosos estadísticamente, pero tremendamente injusto en proporcionalidad, justicia y equidad.

Para la oposición, los cuestionamientos pasan por saber si en cuatro años se aprendió la lección. La derrota del 2010 fue el fruto de los desaciertos propios de una coalición que en algún minuto perdió  sintonía entre lo que el discurso dice y lo que las obras hacen. A casi cinco años pocos parecen recordar -o pocos quieren recordar-, que la falta de diálogo y entendimiento permitió que la participación, principal capital político de la Concertación, se perdiera sumándose a la bochornosa primaria del 2009, que dieron pie a una derrota dolorosa  y finalmente necesaria.

Hoy con el retorno de Michelle Bachelet, la oportunidad de hacer las cosas bien como futuro gobierno,  parte en gran medida en el “cómo” afrontemos este año. El triunfalismo desbordado puede hacernos caer en discursos que muestren  la cara menos amable de una Concertación que se desgastó entre codazos y zancadillas. Michelle Bachelet necesita hoy de un conglomerado que haga de la participación una fiesta ciudadana, donde las ideas se impongan a través del diálogo participativo y generoso, donde cada uno y cada una cuenta para abrazar un triunfo que nos permita un gobierno ciudadano con equidad y justicia social, una justicia social que es posible alcanzar con un gobierno sin un presente con ataduras con poderes económicos y sin  un pasado autoritario y lleno de las páginas más amargas de nuestra historia. Nuestro país no solo debe, sino que puede crecer con Justicia y Equidad Social  como la piedra angular del Chile que transversalmente muchos sueñan y que Michelle Bachelet representa.

Solo queda trabajar para que el triunfalismo no sea factor  determinante para hacer las cosas mal, y que la humildad de soñar un país integrador y justo sean el comienzo para decir Bienvenida Michelle, bienvenido un nuevo Chile. 

 


Imagen

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Esta nueva fórmula dentro del actual modelo neoliberal puede llevarnos simplemente a un ajuste del mismo producto de la coyuntura político social, pero en ningún caso significa dejar atrás el modelo imp ...
+VER MÁS
#Política

El nuevo gatopardismo: Estado subsidiario y solidario

Con estos resultados se puede afirmar que Bolivia se encuentra en un equilibrio político electoral aún explosivo, ya que sin perjuicio de que se ganó en primera vuelta, con un amplio respaldo en la Asamb ...
+VER MÁS
#Internacional

La geografía de poder boliviana, en la búsqueda del ¿equilibrio?

La actual generación de adultos es la última que puede hacer algo y de no actuar, quienes hoy son menores de 30 años serán los realmente afectados y lo más grave, no podrán hacer nada. ​
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Olvidar la Crisis Climática puede ser mortal

Los jóvenes de hoy probablemente valoren más la libertad, pero también son cada vez más conscientes de que en su nombre se han permitido los abusos de un sistema que desoye las demandas de la mayoría y ...
+VER MÁS
#Política

Crítica a la visión de Carlos Peña sobre el resultado del plebiscito

Nuevos

Esta nueva fórmula dentro del actual modelo neoliberal puede llevarnos simplemente a un ajuste del mismo producto de la coyuntura político social, pero en ningún caso significa dejar atrás el modelo imp ...
+VER MÁS
#Política

El nuevo gatopardismo: Estado subsidiario y solidario

Con estos resultados se puede afirmar que Bolivia se encuentra en un equilibrio político electoral aún explosivo, ya que sin perjuicio de que se ganó en primera vuelta, con un amplio respaldo en la Asamb ...
+VER MÁS
#Internacional

La geografía de poder boliviana, en la búsqueda del ¿equilibrio?

La actual generación de adultos es la última que puede hacer algo y de no actuar, quienes hoy son menores de 30 años serán los realmente afectados y lo más grave, no podrán hacer nada. ​
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Olvidar la Crisis Climática puede ser mortal

Los jóvenes de hoy probablemente valoren más la libertad, pero también son cada vez más conscientes de que en su nombre se han permitido los abusos de un sistema que desoye las demandas de la mayoría y ...
+VER MÁS
#Política

Crítica a la visión de Carlos Peña sobre el resultado del plebiscito

Popular

Para mí, con la ELA, el futuro aprisiona, busca rendir el presente a su fatalidad. He descubierto que viviendo en el presente, con atención total, se abren siempre alternativas.
+VER MÁS
#Salud

La parejita Covid-19 y la ELA se separan y...

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad