#Política

De la derecha y la nostalgia por el orden dictatorial

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El conglomerado que hoy se hace llamar Alianza por Chile, siempre ha sido la expresión del mismo grupo sanguíneo de Chile y los nuevos rostros del partido tienen los mismos antiguos apellidos. Su crisis se debe a que no ofrece ninguna vía de participación para el ciudadano común, a no ser, claro, de comparsa, de ayudante y de sirviente, con lo cual son, más que un canal de participación para la gente, un freno para dicha participación, a la que opone la ilusión de una representación que no representa más que a los grandes intereses a los siempre ha representado.

Hace muchísimos años, no tantos, pero parecieran una eternidad, recibí una educación en dictadura que decía que Pinochet había salvado la patria, que los comunistas –un amplio grupo que no solo incluía a los militantes de ese partido–, que eran unos vende patria y que el orden restaurado y garantizado por la dictadura, a la que en ese entonces llamábamos “gobierno militar” o “régimen autoritario”, debía prevalecer en una futura democracia.

Convencido de los errores de mi hogar, entré a militar a RN y fui dirigente secundario en el Valdivia. Mi padre consideraba a RN un partido desleal y prefería a la UDI, pero yo no tenía el temple obediente que requería esa colectividad. Después de que ganó la opción NO, Renovación Nacional comenzó su plan para tomar los espacios de poder que ofrecía el nuevo sistema y entonces caí en cuenta del principal vicio de la derecha, que consiste en ser la expresión de una clase que se considera con derecho a gobernar Chile simplemente porque sí.

En el caso sureño, el candidato a diputado por Valdivia fue un latifundista que claramente no tenía la preparación para el cargo: rara vez hablaba y no era más que un voto disciplinado que se plegaba a las órdenes de partido cuando debía votar. El resto de los candidatos también eran caudillos locales.

En Santiago, mis méritos de provincia simplemente no existían y la juventud del partido estaba comandada por apellidos como Eguiguren y Ladrón de Guevara, quienes fueron elegidos a dedocracia y no recuerdo que haya habido elecciones de la juventud más tarde. Todos eran amigos, bebían cerveza juntos y esperaban que el resto de nosotros les sirviéramos de comparsa. No había mayores actividades de capacitación, ni estudios de cuadros ni nada por el estilo para los demás, de quienes se esperaba, como máximo, que tuviéramos alguna figuración en juntas de vecinos.

Cuando a esto comenzaron a sumarse los hallazgos de osamentas en todo el país, me di cuenta de que no podía seguir participando en un partido que defendía una dictadura que de pronto resultaba ser cruenta y que se desentendía de ella después de los hallazgos, pero que, curiosamente, siempre había estado con un pie afuera del pinochetismo, como esperando el momento en que la olla se destapara.

Me sentí absolutamente engañado y para antes del 1995 ya no participaba de RN ni de ningún tipo de movimiento político, aunque hice efectiva mi renuncia formal recién el 2012, cuando volví de los Estados Unidos.

El conglomerado que hoy se hace llamar Alianza por Chile, siempre ha sido la expresión del mismo grupo sanguíneo de Chile y los nuevos rostros del partido tienen los mismos antiguos apellidos. Su crisis se debe a que no ofrece ninguna vía de participación para el ciudadano común, a no ser, claro, de comparsa, de ayudante y de sirviente, con lo cual son, más que un canal de participación para la gente, un freno para dicha participación, a la que opone la ilusión de una representación que no representa más que a los grandes intereses a los siempre ha representado.

Es por esto que creo que su desintegración es una de las mejores cosas que le puede ocurrir a Chile. Si no han sido capaces de tomar como propias nuevas banderas de lucha, como los sugirió alguno de sus personeros cuyo nombre espero que se olvide, es porque esas banderas de igualdad social, de género o de posibilidades de acceder a la educación superior no les corresponden, porque no quieren una sociedad diferente, sino una sociedad basada en un orden pétreo en la que sus sirvientes, todos nosotros, no se rebelen. En otras palabras, no representan más que la nostalgia por el orden dictatorial.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

26 de Diciembre

En la concertacion – hoy nueva mayoria – se repiten los mismos apellidos tambien.

26 de Diciembre

Y la crítica vendrá en su momento…

26 de Diciembre

Mi buen amigo
En la política y en los gremios siempre se está solo peleando contra “poderes”. Estos pueden eventualmente ser: poderes fácticos, estamentales, jerarquías mal entendidas, apellidos, vacas sagradas, el sistema, el dinero, el poder blanco, la maledicencia o el terror o ignorancia de los demás, la insidia de tus compañeros. Pero que diablos, así es el juego.

De cierta manera me agrada las cuestiones política y gremiales, creo poder entregar algo, tratar soluciones, planteamientos estructurales, modificaciones procedimentales, planificar, etc. no importando lo duro que sea la negociación, pero lo que no soporto es la humillación, exijo mi dignidad incólume. Si me aceptan en la mesa del festín, que sea con naturalidad, con tute, no acepto ni la invitación a ultima hora ni que me hagan sentir un “diferente” Quiero participar de todo el festín, de igual a igual.
SI en el trabajo hay separación estamental y jerárquica, y todos los aceptamos, eso es orden y es bueno, es la estructura funcional, en un asado hay que darse otra estructura, cada evento debe contar con su propia estructura, esto es bueno porque no se perpetúan los defectos.

¿No será planificación de algún “Modelo”?, mira que si la “rotada” participa capacito que nos saquen la foto, ¿no será eso?

Patricio

11 de Junio

Notable Arturo. Yo también fuí hijo y nieto de militar. Y he vivido un proceso similar de descubrimiento de la verdadera historia en este país y las trenzas de poder subyacentes tanto en la derecha como en centro-izquierda. No sabía que habías militado en RN 🙂

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
La profundización democrática exige provocar un momento constituyente distinto a la lógica de competencia y marketing electoral establecido
+VER MÁS
#Sociedad

Desborde de la multitud y cause constituyente

La democracia moderna -como la antigua de Aspacia y Pericles- arrancó como un intento de ensanchar la sociedad civil y de incorporar a más personas en el espectro de los libres e iguales.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Rescatando la fraternidad

El triunfo del 25 de octubre ha sido un logro del pueblo movilizado, de la ciudadanía plena, fueron jóvenes estudiantes saltando torniquetes, trabajadores y sindicalistas paralizando las faenas, fueron lo ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Somos una nación despierta que se levanta

Con su muerte, a mediados de los 2000, no sólo desapareció el personaje, sino que también se fueron diluyendo los relatos que daban coherencia, cohesión, rigidez y estabilidad a los bloques políticos.
+VER MÁS
#Política

¿Cuál es el relato político después de Pinochet?

Nuevos

La profundización democrática exige provocar un momento constituyente distinto a la lógica de competencia y marketing electoral establecido
+VER MÁS
#Sociedad

Desborde de la multitud y cause constituyente

La democracia moderna -como la antigua de Aspacia y Pericles- arrancó como un intento de ensanchar la sociedad civil y de incorporar a más personas en el espectro de los libres e iguales.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Rescatando la fraternidad

El triunfo del 25 de octubre ha sido un logro del pueblo movilizado, de la ciudadanía plena, fueron jóvenes estudiantes saltando torniquetes, trabajadores y sindicalistas paralizando las faenas, fueron lo ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Somos una nación despierta que se levanta

Con su muerte, a mediados de los 2000, no sólo desapareció el personaje, sino que también se fueron diluyendo los relatos que daban coherencia, cohesión, rigidez y estabilidad a los bloques políticos.
+VER MÁS
#Política

¿Cuál es el relato político después de Pinochet?

Popular

Para mí, con la ELA, el futuro aprisiona, busca rendir el presente a su fatalidad. He descubierto que viviendo en el presente, con atención total, se abren siempre alternativas.
+VER MÁS
#Salud

La parejita Covid-19 y la ELA se separan y...

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad

Hoy en día, tenemos al alcance otros artefactos, distintos canales y una generación de ciudadanos impetuosos y concientes de colaborar con su trabajo comunicacional e informativo
+VER MÁS
#Medios

´El otro disparo` y su justificación social