#Política

De la democracia secuestrada a la democracia solidaria

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Durante los veinte años de transición no fue un lugar común decir que la democracia había sido secuestrada por el modelo económico. Más aún, se llegó a plantear maliciosamente que el modelo económico existente en Chile era el mayor sostén e impulso de nuestra Democracia en transición. Lo que comenzó a cambiar a partir de las movilizaciones de los estudiantes y de la sociedad civil fue la comprensión de que a partir del actual modelo económico no había posibilidades de un auténtico desarrollo democrático.

Por eso, las demandas se traducen en propuestas que tienden a liberar a la democracia política y social del secuestro realizado por la economía y por sus paladines. Éstos, que hoy tienen responsabilidad en lo que está pasando en muchas partes del mundo, han motivado la explosión democrática en este país.

En los intentos de negociación por temas específicos, como la educación, el sistema electoral, los cambios constitucionales, los temas medioambientales y todas las reformas y cambios que implican los déficits de nuestra democracia, se hace necesario fijar algunos principios que se han de traducir en las conquistas y propuestas de cambios. Ciertamente los modelos democráticos deben construirse a partir de los principios democráticos que los orientan; de las concepciones acerca del ser humano y sus derechos y deberes fundamentales. Si no tenemos claros estos principios, tampoco podremos generar modelos viables de carácter histórico. Modelos que sean capaces de interpretar estos principios, para mejorar constantemente nuestra democracia, impelida a responder a los deseos permanentes del ser humano, de satisfacer adecuadamente todas sus necesidades legítimas y sus derechos a partir del pleno reconocimiento de su dignidad.

Creemos que como un primer principio la democracia en su esencia debe hacer realidad el derecho a la autodeterminación de las personas y de toda la sociedad en su conjunto. Esto, en todos los ámbitos del desarrollo de la vida, como persona y como sociedad. Para hacerlo posible la organización democrática, que se expresa en lo social, en lo político y en lo económico, debe ser necesariamente solidaria. Estructuralmente solidaria.

Ese es el factor decisivo para corregir las distorsiones que provocan la libre competencia y la libre empresa en la versión que todos conocemos. Pero hay otras distorsiones, además de la económica, que se producen al interior de este modelo y que tienen que ver con el supuesto de que el desarrollo que se concibe a partir de él algún día debería llegar a todos los ciudadanos. Visión economicista del desarrollo que aplasta la dignidad y los derechos de las personas. Una democracia solidaria es una democracia que debe reconocer el bien común y éste obviamente no concuerda con la forma de aplicar y entender “las leyes de la economía”.

Como segundo principio, una auténtica democracia debe coordinar los intereses sociales y poner a su servicio los intereses económicos y no al revés, como hoy sucede en el modelo chileno. Dicho de otra manera más simple, debe primar el interés social – que termina siendo también el interés de las personas – por sobre los intereses económicos e individuales.

Estos son fundamentos que nos permiten concebir las transformaciones urgentes e ineludibles del sistema chileno en su globalidad. Sin duda estos dos primeros principios, hacen totalmente imposible solucionar los problemas y las actuales demandas por parte del gobierno, que naturalmente y por lógica no podría concebir transformaciones profundas que desnaturalizaran su modelo neoliberal. Pero el tema también es un desafío para la Concertación y otros sectores políticos los que tienen elaborar propuestas que respondan a estos principios y que vayan construyendo un modelo democrático como lo reclama la esencia misma de la democracia y las demandas ciudadanas. 

La democracia debe ser concebida como un conjunto de principios e instrumentos concretos, a partir de los modelos históricos, como una instancia liberadora en los procesos de desarrollo. La democracia debe asumir la solidaridad como una función clave que garantice una oportunidad de responsabilidad libre para lograr los objetivos sociales y personales de un proyecto de desarrollo nacional. En este contexto las metas utópicas no tienen que ser contradictorias. Le deben dar sentido y contenido. Desde cualquier punto de vista es la democracia la que determinará las formas, contenidos y regulaciones del sistema económico y no al revés como ahora sucede.

Liberar la democracia del secuestro económico, es precisamente poner la economía a su servicio. Esto no tendría porqué ser contradictorio en un modelo que debe tener al ser humano, como sociedad y persona, en el centro de todo proyecto.

* Director Escuela de Ciencia Política y Relaciones Internacionales Universidad Academia de Humanismo Cristiano.

———-

Foto: Hands– so gesehen / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

28 de julio

Tanto la economía como la democracia son prisioneras de una estructura de privilegios, que quienes han ejercido el poder político ya sea de facto o electa, han mantenido sin variaciones. Y esa estructura no se llama libre mercado, o mercado de libre competencia. Se llama mercantilismo.

Y ese fenómeno no es sólo chileno, sino que ocurre y se hace manifiesto en Europa, Medio Oriente, Estados Unidos.

Pero hay un detalle más importante –que olvidan siempre quienes quieren ver las cosas a favor de sus caudillos- estas expresiones de descontento no van contra un cierto modelo o régimen, o contra la derecha o la izquierda, sino contra cualquier estructura de privilegio, y sobre todo, contra cualquier autoridad, sobre todo con aquellas más desvergonzadas y abyectos.

No hay que olvidar que los indignados de España surgen luego de años de un gigantesco aparato de bienestar, y bajo un gobierno de izquierda socialdemócrata.

Y entonces surge la duda ¿Cuál modelo se adopta? Eso tomando en cuenta que prácticamente todos los modelos, desde Estado Unidos, pasando por España y llegando a Cuba están en crisis. ¿Cuál sería dicha estructura solidaria? ¿Se establecerá por decreto? ¿Y cómo se determina el bien común y cuáles leyes del mercado se tuercen?

Saludos

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad

No pocos estiman que Trump está debilitando la democracia, que admira a Putin, y recelan de su forma de encarar tanto la política nacional como internacional, pasando por alto protocolos e institucionalid ...
+VER MÁS
#Internacional

Las guerras de Trump

La Ley sobre delitos informáticos data del año 1.993 y solo cuenta con cuatro artículos. Los delitos que tipifica distan por mucho de los que se dan en el día a día
+VER MÁS
#Tecnología

Ciberseguridad: El tema de moda

Las banderas feministas se toma una lucha que comenzó entre los colectivos del espectro LGBTIQ+ de las universidades y lejos de pelear (como muchos y muchas lo hacen) por quien izó primero la bandera, hay ...
+VER MÁS
#Género

Por una sociedad diversa

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

El impacto que las tecnociencias producen en la sociedad, no solo cambia la vida de las personas, sino que impone modelos y relaciones de vida nuevos, y no siempre mejores
+VER MÁS
#Política

¿Qué hacer frente al transhumanismo?

La noción de supervisión es una de las más relevantes en el ejercicio profesional de la clínica y la psicoterapia, ya que va indisociablemente relacionada al de formación continua y análisis del propi ...
+VER MÁS
#Salud

Sobre la Supervisión en psicoterapia