#Política

De excelencias y palabras

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Gobernar el Chile de estos tiempos debe ser el mejor ejercicio para perder algunas convicciones. Se gobierna luego de ganar, sin embargo. Curiosa ironía. Se gana para luego perder un poco. Eso le pasó a nuestra concertación. Eso tenía que pasar. Las victorias que duran veinte años deben dar demasiadas explicaciones.

Nuestra democracia de internado juvenil, bien limitada por un sistema electoral que no permite mayorías claras, y guiada por las altas exigencias constitucionales de quórum, hacen de nuestro sistema político un mercado de transas y tratos que hacen viscoso nuestro desarrollo social. Nos hemos desarrollado de a poco. De a muy poco, a mi gusto.

Gobernar es, desde marzo, tarea de otra gente. Perder entonces algunas convicciones es también tarea de ellos, de la misma manera que lo fue de nosotros. Y vaya que ha de ser difícil ese ejercicio para quienes no están acostumbrados a perder.

La reflexión necesaria es nuestra entonces. Estamos acostumbrados a que nuestros políticos deban perder sus convicciones. Eso es lo que de alguna manera aceptamos, por acción, algunos, y por omisión el resto.

Un análisis intelectual consensuado podría sugerir que el avance experimentado por el país durante los veinte años, fue en una dirección determinada. Avance negociado, avance lento, con errores y a veces desconcierto. Avance legítimo, sin embargo, puesto que fue de mayoría y en relativa sintonía con la región.

Sugerir que el país no avanzó en veinte años es un error. El país avanzó menos de lo que unos quisieron, es cierto, pero en la dirección deseada por la mayoría durante veinte años.

Nos hemos olvidado muy a menudo de nuestro precario nivel intelectual. Y ese nivel es compartido de manera brutal por nuestras élites a ambos lados de las mesas políticas. Escaso nivel que se hace más notorio cuanto más abajo llegamos en las escalas sociales y que ha sido y será durante muchos años un lenguaje común con el que hablamos nuestra historia.

El nuevo gobierno ha basado su instalación en el ya ajado concepto de la excelencia. Excelencia nueva, formada en la misma patria y con la misma educación que recibió la excelencia antigua. Hemos visto entonces, que las decisiones ahora son excelentes, que las designaciones son excelentes, que los proyectos de ley son excelentes, que la gestión ahora es excelente y que el resultado de esta nueva forma será un mejor país.

Hasta ahí llega mi paciencia intelectual. El escenario simplón y perverso, de los buenos y los malos, de los patriotas y antipatriotas tiene un límite claro que no me permitiré traspasar, a pesar de las frecuentes y transversales invitaciones que formulan muchos de nuestros políticos.

La soberbia rabiosa ha adornado explicaciones, en relevos de personeros barrabravas que se han demorado más que otros en aceptar las diferencias y tolerar las diversidades.

Espero entonces, entendida la premisa inicial, que aquellos que gobiernan aprendan de nuestra visión. Pido nobleza en este aprendizaje compartido.

El homenaje que debamos rendir a este gobierno, de merecerlo, será tarea de otros tiempos, y si el empeño es puesto hoy en tratar de determinar la calidad y cantidad de ese homenaje, entonces será el triunfo del subdesarrollo.

Trascender en la historia no se compra. Ser simpático cuando nunca se lo ha sido tampoco se compra. La historia tiene un lugar reservado a cada protagonista, y su ubicación no se licita, no se transa en bolsa, ni menos se canjea con cupones de pasajero frecuente. Demorar un anuncio de sobrevivientes es un acto que no me gustaría ver de nuevo.

Eventos extraordinarios como un terremoto o el derrumbe de una mina ocurren menos veces de las que los publicistas de turno quisieran. El resto del tiempo ocurren cosas más  graves y perpetuas como el egreso de la escuela de muchos jóvenes que no entienden lo que leen.

Un país con el escaso respeto que demuestra el nuestro por la educación de sus habitantes no está preparado para entender muchas cosas. Valerse de eso para informar realidades mentirosas es un acto de prepotencia que se cobrará posiblemente con la indiferencia electoral en cuatro años, pero que pagaremos todos en incomodas cuotas diarias por varias generaciones.

Aun tenemos problemas básicos que solucionar y las visiones de izquierdas y derechas son diferentes en esos temas. Esas diferencias, sin embargo, tendrán que ser negociadas al amparo de nuestra realidad política. La realidad de ser un país que aceptó un acelerador que solo funciona accionando el freno simultáneamente.

Las excelencias tendrán que ponerse ropa de trabajo, ya sin el abrigo de promesas y expectativas recientes. La nueva excelencia, en cuatro años más, será parecida a la vieja excelencia. Es el destino de las palabras.

————————————————

Foto: Bandera Chilena I – Gonzalo Baeza Hernández / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Nuevos

La situación requiere un nuevo paradigma económico y de desarrollo, reestructurando por completo las viejas categorías, incorporando esta vez la infaltable participación de la naturaleza en todos los pr ...
+VER MÁS
#Sociedad

La crisis climática y la caducidad del paradigma capitalista

Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La partida de Patricio Manns de Folliot, nos invita a una profunda reflexión y valoración de su trayectoria porque es considerado quizás, como uno de los máximos exponentes de la música nacional, y esc ...
+VER MÁS
#Cultura

Patricio Eugenio Manns de Folliot, la Dignidad se convierte en costumbre

Mientras las sociedades actuales evalúan y aprovechan fuentes de energía alternativas a los combustibles fósiles, aquella que facilitó la supervivencia de la humanidad durante millones de años, ahora o ...
+VER MÁS
#Salud

El renacer de la energía muscular: levántate y camina

Popular

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Chile necesita combustibles y derivados del petróleo, necesita productos químicos, energía eléctrica, y procesar su cobre, Chile necesita extraer producto, manufacturar, procesar importaciones, generar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Valparaíso y la batalla del fin del mundo

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad