#Política

De catálogos, derechas y (des)orden público

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Faltan manos para contar los catálogos de errores y horrores en la segunda Administración Piñera. El más nefasto es el asesinato de Camilo Catrillanca. Filmado al detalle, muestra una crueldad que no se corresponde con un Estado de derecho. Primero culpan a Catrillanca, y al  niño que lo acompaña arriba de un tractor, de ser terroristas. La verdad aparece a cuentagotas con filmaciones filtradas de los propios policías  enajenados, convencidos por esta Administración de que están en guerra contra una comunidad desarmada. Con cada nueva imagen fue creciendo el estupor y la vergüenza de ser chileno y de


La defensa partidista de la policía y la demonización del movimiento social, nos indica que esta Administración no entiende que en un Estado democrático no se politiza a la policía.

padecer unos representantes que solo representan la arrogancia del poder. La gestión del asesinato es una muestra inmejorable de desfachatez y cinismo políticos. Nadie se responsabiliza políticamente. El ministro del Interior, Andrés Chadwick, se mantiene en el cargo como si no fuera asunto suyo. En  cualquier democracia consolidada cae no sólo él, sino también el presidente y todo su gobierno. Pero ahí se quedaron,  como si el cobarde asesinato de un ciudadano desarmado arriba de un tractor donde iba un niño, fuera una bagatela más de las suyas. ¿Y si el asesinado hubiese sido no un mapuche o un millonario? La respuesta la tiene todo Chile, menos Piñera ni Chadwick, ni sus parlamentarios, ni los partidos gobernantes que mal nos representan en las instituciones de la democracia.

El liderazgo piñerista, errático y lleno de manías ególatras, declara unos días antes de la mayor revuelta social posdictadura que Chile es el oasis de Latinoamérica. Sumido en el atolondramiento total, con el oasis en llamas, declara que Chile está en guerra, y saca el ejército a las calles y declara toque de queda. Otra guerra contra un pueblo desarmando. Sin convocar inmediatamente al dialogo social, única herramienta válida en un sistema democrático para resolver conflictos sociales, la Administración Piñera se pone torpemente de parte de la policía militarizada y en contra del movimiento social, criminalizándolo, tratándolo como una turba de delincuentes que deben ser reprimidos, acumulando no solo querellas contra los manifestantes, sino permitiendo una violencia desproporcionada que viola derechos humanos fundamentales:  350 personas con lesiones oculares, abusos sexuales, tortura y 34 muertos.

La defensa partidista de la policía y la demonización del movimiento social, nos indica que esta Administración no entiende que en un Estado democrático no se politiza a la policía. Señores, la dictadura ―que tan bien administraron― se les acabó hace 30 años. Las policías en un Estado democrático son neutras y están al servicio de la ciudadanía, no en su contra. Esta Administración ha transformada a las Fuerzas de Orden y Seguridad (ahora del Desorden y la Inseguridad) en un monstruo de mil cabezas ya casi sin control institucional que debe reformarse de pies a cabeza y, al patrimonializarlas partidariamente, las ha puesto contra la ciudadanía convirtiéndolas en la institución más odiada del Estado.

Por otra parte, la búsqueda obsesiva del orden público demuestra que confunde los efectos con las causas. El (des)orden público es un efecto del estallido social, no su causa. Esta rocambolesca confusión entre causa y efecto del legítimo descontento ciudadano solo provocará, si no se cambia la óptica, un gigantesco e incontrolado desorden público garantizado.

Ningún orden público en un sistema democrático como el chileno se sostiene si sólo un 1,01% se lleva más del 50% de las ganancias totales del país. Para alcanzar el orden púbico garantizado debe haber justicia social garantizada; vale decir, protección social básica, universal y de calidad en vivienda, salud, educación y pensiones, que sólo un Estado social, esto es, con capacidad financiera, puede garantizar. Y esto no es comunismo, ni violencia de extrema izquierda, ni Chilezuela ni menos Chilecuba: lo que piden las grandes mayorías es un “capitalismo con rostro humano”, modelo europeo, y el fin del capitalismo salvaje modelo norteamericano que se obstinan en mantener los cerebros-búnker de los poderes de facto económico-financieros, que tienen en esta Administraciones a sus mejores peones defendiendo sus intereses, que son los del propio Presidente ya que pertenece al privilegiado club del 1,01%. Mantener esta injusticia socioeconómica es nutrir un Chilezuela o un Chilecuba a corto plazo.

La ciudadanía exige más capacidad adquisitiva, lo que implica obviamente mayor desarrollo socioeconómico (It’s the economy, stupid!). No pide ninguna revolución de los extremos. Exigen que, de una vez  por todas, se reparta la tarta equitativamente según el desarrollo socioeconómico chileno. Y ya es una cuestión de dignidad que solo si se atiende este clamor legítimo, dignificará la política.

La derecha que propone ser social (¡por fin!) debe abandonar los extremos a su derecha y unirse a las fuerzas políticas que proponen un impuesto progresivo para financiar el Estado social, y la repartición del ingreso y de la riqueza equitativamente para garantizar la justicia social y, con ello, un orden público garantizado, vale decir, la paz social.

Todo lo demás es padecer por décadas un desorden social tan garantizado como destructivo.

Así de simple. Y de complicado.

 

TAGS: #EstallidoSocial

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de se ...
+VER MÁS
#Política

Lo que no fue y, esperamos, ahora sí sea

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de seguridad, migración e incertidumbre económica, no son resueltos con la velocidad que se requieren

Obnubilada  por el aplastante 62% obtenido por el Rechazo en el plebiscito de salida, la derecha está dando por descontado que aquello significa, también, un cheque en blanco para proseguir en el mismo s ...
+VER MÁS
#Política

Estado Social Democrático de Derecho o Salmón Tipo Jurel

Obnubilada  por el aplastante 62% obtenido por el Rechazo en el plebiscito de salida, la derecha está dando por descontado que aquello significa, también, un cheque en blanco para proseguir en el mismo sentido al hegemónico hasta el 18-O de 2018

Nuevos

Para esto, es necesario, entre otras cosas, reforzar a los equipos que llevan adelante investigaciones de derechos humanos, mejorar los instructivos y robustecer las capacitaciones referentes a las obligaci ...
+VER MÁS
#Justicia

Fiscal Nacional y su rol en los derechos humanos

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

La excepción de seguridad de la nación, presente en la Carta Fundamental como uno de los casos en que se permite el secreto por ley de quórum calificado, para mantener la reserva de información, debe se ...
+VER MÁS
#Política

Artículo 8° CPR: Comentario sobre una solicitud a las FF.AA.

En su natal San Juan Chamelco, Alta Verapaz, Guatemala, vestía su indumentaria indígena, en los campos de manzanas usa pantalón de lona. Su ropa de Guatemala sólo la usa para eventos especiales, dejó d ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un día tranquilo

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

El amor por un hijo o un familiar a quien se cuida puede ser inigualable, pero la carga para una persona puede ser destructiva
+VER MÁS
#Ciudadanía

Mamá cuidadora

El descontrolado crecimiento de la población es una de las principales causas de: sobreexplotación de los recursos naturales, destrucción del medioambiente, pérdida de biodiversidad y de la gran generac ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

COP27: Y somos 8.000 millones, sobrepoblación un tema impopular

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática