#Política

Cum potestas in populo auctoritas in senatu sit: absurdo representar

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El descontento que ha remecido a Chile en los últimos diez años, es una cuestión preocupante para la legitimidad de la actividad política, así como también de quienes buscan hacer de la política una profesión. Los estudiantes universitarios (seguidos por los secundarios), y en general, los destinatarios de los derechos económicos, sociales y culturales, han sentido descontento sobre cómo los políticos de la silla están representando a los intereses de la comunidad en forma pública.

El aforismo latino que acompaña al título proveniente del “De legibus” de Cicerón significa: “Mientras el poder resida en el pueblo, la autoridad descansa en el senado”. Un hecho inobjetable en la República romana, que ahora se ramifica en la política chilena. Ella ve hoy confrontados muchos ideales que trascienden a ideas teóricas y modelos que podría establecer la ciencia política más dura. La cuestión se ha vuelto pragmática, mirando hacia el horizonte de las problemáticas de representación (lo que conjuga por un lado, a representantes, o sea, los políticos o los que participan de la institucionalidad electoral o gubernamental; por otro, a los representados, o sea, los que se hallan en la esfera pública ejerciendo su derecho a decidir de los asuntos de la polis), de manejo de información, de principios inclusive (así como la probidad y pulcritud en el desempeño de las funciones políticas, en sentido estricto) y de la forma como se manejan los mecanismos jurídicos. Sobre ese último punto, desde Hobbes ha venido asomándose el problema de cómo organizar a la comunidad, cómo se compone de la polémica, o lo que es la otra raíz de política, el polémos.

La esfera pública inunda a la polis y se posiciona como el lugar (real, imaginado o simbólico) por donde fluyen mensajes, opiniones e intereses, donde todo el mundo puede, si quiere, contemplar las opiniones y razonamientos de los demás (individuos, grupo, corrientes de opiniones, etc.), exponer sus puntos de vista y participar en el diálogo público y, en el peor o en el mejor de los casos, aceptarlo como lugar común de referencia abierto a todo el mundo.

La representación constituye a sus representados, ello no es un asunto trivial o bien propio de comidillos académicos en congresos, conferencias o simposios, especialmente si se piensa desde la óptica de la articulación política de los movimientos sociales o de la sociedad civil. El descontento que ha remecido a Chile en los últimos diez años, es una cuestión preocupante para la legitimidad de la actividad política, así como también de quienes buscan hacer de la política una profesión. Los estudiantes universitarios (seguidos por los secundarios), y en general, los destinatarios de los derechos económicos, sociales y culturales, han sentido descontento sobre cómo los políticos de la silla están representando a los intereses de la comunidad en forma pública. Es una crisis de legitimidad, que se ve acentuada por cuestiones que son parte del absurdo tanto en la misma sociedad como en parámetros lógicos, inclusive si se piensa en la mentira del sentido común.

El descontento se presenta con el movimiento de las masas, para increpar a la cuestión representativa, y que con símbolos y un lenguaje sígnico-sociológico establece los clivajes donde se va a disputar la real política: parece ser el terreno de la acción colectiva. Con ello se asume la exclusión del sistema de participación que es cerrado, así como la sociedad chilena.

Problemas adicionales al estado actual de la cuestión de la representación son, por ejemplo, el manejo de los políticos en la esfera pública. Basta con graficar las humoradas de aspirantes a ser Presidente de la República, son sin sentidos, hacen que la seriedad de ser jefe de Estado y Gobierno (al mismo tiempo) sea objeto de burla y que su deliberación esté llena de conflicto de intereses, líos de poder y pactos por omisión. Así se elige la cabeza del país hoy por hoy.

Pero es más grave en el caso del Congreso, donde la crisis es letal, por ello han surgido candidaturas independientes desde el núcleo de los movimientos sociales, como el caso de los estudiantes, Aysén y otros. ¿Una paradoja? Entrar al sistema que se crítica, acoplarse a la crisis y peor aún, el argumento de cambiar el sistema desde dentro, que no hace juego con una frase que oí en un spot de campaña, que era “cuando el absurdo aparece como lo normal, hay que rebelarse”. ¿Cómo? Es como la consigna de abajo el binominal con binominal. O que a la presentación de la campaña mediática para el Parlamento se den cuatro segundos, eso no es representación. Tampoco lo es blanquear imágenes y tragarse el discurso pregonado. La forma puede cambiar, pero no la materia. El absurdo es la representación que se presenta en el contexto de las elecciones parlamentarias, claro que la concesión de tener el poder en el pueblo es darle la autoridad al Congreso. ¿Qué pasa allí dentro? ¿Quién te representa? Apologías y alegatos en favor de la probidad, una ley de lobby y un registro de los que calientan el escaño son requeridos. Una cosa por otra, esto de la justicia hoy por hoy. Crisis y crisis, quedan preguntas en el aire: ¿cómo te representas? ¿Debo pagar el precio por tener el poder para que ellos tengan la autoridad? Y finalmente, la clásica: ¿cuál es la revolución de la que tanto hablan? ¿Tengo un derecho a la revolución?

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

El impacto que las tecnociencias producen en la sociedad, no solo cambia la vida de las personas, sino que impone modelos y relaciones de vida nuevos, y no siempre mejores
+VER MÁS
#Política

¿Qué hacer frente al transhumanismo?

La noción de supervisión es una de las más relevantes en el ejercicio profesional de la clínica y la psicoterapia, ya que va indisociablemente relacionada al de formación continua y análisis del propi ...
+VER MÁS
#Salud

Sobre la Supervisión en psicoterapia