#Política

Crisis Social en Chile: una perspectiva desde la resolución de conflictos

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen


Existe consenso en la comunidad científica que los conflictos son una parte integrante de la sociedad y negarlos es no comprender la naturaleza diversa y compleja de la sociedad contemporánea

En días de perplejidad abundan las opiniones de expertos, y otros no tanto, sobre la situación que se vive en Chile, muchos sorprendidos han descubierto la pólvora al constatar que la explosión social que vive el país es el resultado de gobiernos insensibles e indolentes ante un modelo que ha agudizado las diferencias sociales y los abusos que tuvieron su punto de explosión en el alza de las tarifas del Metro de Santiago.

Pero más allá de este discurso que hoy es lugar común, también surgen preguntas del tipo: ¿por qué el gobierno no advirtió esta “olla de presión”?, ¿por qué pocos días antes del estallido social el Presidente declaraba que Chile era un oasis en Latinoamérica?, en resumen, ¿por qué esta situación de sorpresa y estupefacción?.

Transitar de la gestión a la provención de conflictos

El sociólogo estadounidense y especialista en el estudio de los conflictos sociales, John Lederach, reconoció y describió una serie de respuestas que los líderes aplican en situaciones de conflictos, de ellos la estrategia más simple, pero a su juicio más certera cuando se experimentan situaciones de crisis y donde la urgencia manda es la gestión de conflictos, esto es, orientar la solución en la dirección de atender a la emergencia, solucionar los problemas evidentes y manifiestos sin atender a las causas profundas que los provocan, ni considerar las relaciones dañadas ni mucho menos las cuestiones estructurales que gatillan las situaciones.

Dado ese escenario, parece que las autoridades hace décadas solo comprenden las prisas pero no las raíces. En la gestión de conflictos hay una proliferación de tareas, normas y leyes que a gran velocidad se someten al escrutinio de los órganos legislativos para dar cumplimiento a las “demandas sociales”. En ese sentido, un buen ejemplo fue en su momento las medidas adoptadas por el gobierno de Sebastián Piñera para enfrentar el conflicto mapuche en marzo del 2018, las que produjeron la modificación a la Ley Nº 18.314, conocida como “Ley Antiterrorista”, incorporando once nuevas indicaciones que pretendían frenar, lo que en su momento era una aumento de acciones violentas en la Octava y Novena Región y cuya máxima expresión fue la creación del denominado “Comando Jungla”, situación que solo hizo escalar más el conflicto, concluyendo en el asesinato del comunero mapuche Camilo Catrillanca en noviembre del mismo año.

En la actualidad existe consenso en la comunidad científica que los conflictos son una parte integrante de la sociedad y negarlos es no comprender la naturaleza diversa y compleja de la sociedad contemporánea. Una vez resuelta la cuestión de la inevitabilidad del conflicto, el foco entonces se desplaza hacia los métodos o mecanismos para resolverlo, dicho de otro modo, no es problema que existan conflictos, el potencial problema es cómo se resuelven. Cuando la máxima autoridad de una nación, afirma que el país está en una situación de guerra, y el discurso además se acompaña de imágenes que refieren a una resolución armada (presencia de militares, vehículos de combate en las calles, exhibición de armamentos, entre otros) entonces la relación, y por ende la invitación que se construye es que la forma de tratarlo será por la vía de la confrontación violenta, lo que paradojalmente le da espacio a la organización de grupos más o menos constituidos que utilizan la violencia para competir con el espacio militarizado por el gobierno.

El diplomático australiano John Burton antepone al concepto de gestión de conflictos descrito por Lederach el de provención de los mismos, diferenciándola de prevención en el sentido que más que evitar o anticipar situaciones de conflicto, que como ya se indicó son parte integrante e inevitable de la sociedad, busca a través del reconocimiento de las partes confrontadas, aprender de las legítimas diferencias de los otros, de modo de generar medidas de confianza mutua que permitan abordarlos de manera conjunta y no desde la trinchera de cada facción en disputa con la consiguiente distorsión y disonancia que produce la lógica de buenos y malos, correctos e incorrectos. El fin último de la provención no es necesariamente terminar el conflicto, pero sí transformarlo de modo que las diferencias puedan ser expresadas reduciendo con ello la fase de solución violenta de ellos. Pero si los actores sociales del conflicto no son invitados, involucrados y escuchados, los que en el caso de Chile son muchísimos, entonces la tentación de gestionar los conflictos pondrá a la comunidad nacional nuevamente en tensión con consecuencias tan difíciles de dimensionar como las que hoy día se advierten.

TAGS: #ChileDespertó #Conflicto Descontento Social

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
GABRIELA BEATRIZ PEREZ RUIZ

29 de Octubre

Estimado Juan,
Excelente análisis.
Sin duda, la clave está en el “lenguaje” que se use para expresar las diferencias que se tienen respecto del conflicto. Si es el adecuado, se logrará comunicación efectiva y fructífera. ¡Gracias!

30 de Octubre

Muy bueno, para aprender. Gracias por aportar lucidez en esto momentos tan oscuros.

Kristofer Yanos

21 de Noviembre

Zoi mui felis .

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Alguien que solo ha vivido en las montañas y da un paseo por la llanura, está destinado al fracaso, pues su mirada será siempre torpe, siempre a medias, nunca podrá calibrar los deseos del pueblo
+VER MÁS
#Política

Gobernantes, con riqueza; pero sin fortuna

La acción de abrir el cajón tal vez no significa una violación al código sanitario pero sí una provocación a una población que no puede darse dicho privilegio.
+VER MÁS
#Política

Los umbrales del peligro

Se necesitan 6 semanas de cuarentena real, de hibernación, para volver a tomar el control de la ciudad. Para lograrlo, con $100.000 por persona no será suficiente
+VER MÁS
#Ciudad

Cuarentenillas, tránsito y (des)control

Una de las varias lecciones que permite la pandemia, es que en salud no se improvisa, que el centralismo territorial e institucional no ayuda a la comprensión de la capilaridad del fenómeno social
+VER MÁS
#Salud

¡Nuevamente en el 2020! La Atención Primaria de de Chile, siempre héroe

Nuevos

Alguien que solo ha vivido en las montañas y da un paseo por la llanura, está destinado al fracaso, pues su mirada será siempre torpe, siempre a medias, nunca podrá calibrar los deseos del pueblo
+VER MÁS
#Política

Gobernantes, con riqueza; pero sin fortuna

La acción de abrir el cajón tal vez no significa una violación al código sanitario pero sí una provocación a una población que no puede darse dicho privilegio.
+VER MÁS
#Política

Los umbrales del peligro

Se necesitan 6 semanas de cuarentena real, de hibernación, para volver a tomar el control de la ciudad. Para lograrlo, con $100.000 por persona no será suficiente
+VER MÁS
#Ciudad

Cuarentenillas, tránsito y (des)control

Una de las varias lecciones que permite la pandemia, es que en salud no se improvisa, que el centralismo territorial e institucional no ayuda a la comprensión de la capilaridad del fenómeno social
+VER MÁS
#Salud

¡Nuevamente en el 2020! La Atención Primaria de de Chile, siempre héroe

Popular

Al arbitrio de este rasgo característico estuvieron las vidas de cientos de jóvenes mutilados desde el 18-O y las vidas de toda una generación sobreviviendo pensiones paupérrimas y que son los más vuln ...
+VER MÁS
#Política

«Abran los ataúdes»: Piñera y la necropolítica

El problema, se genera cuando la política adopta medidas oportunistas, basadas en esa realidad creada, y en el costo-beneficio que le genera aparecer dando un golpe de autoridad sin realizar un mayor esfuerzo.
+VER MÁS
#Justicia

Delito y pandemia: Motivación del aumento de penas y el populismo penal

Los ritos nos otorgan seguridades y el confinamiento a que nos ha remitido el virus nos ha negado de ellas, pero también ha cambiado nuestro comportamiento remitiéndonos a una inactividad intranquila
+VER MÁS
#Cultura

La pérdida del rito

Para muchos -especialmente para la clase gobernante– es el “País de las Maravillas”, donde se espera cosas extraordinarias de gente común, con condiciones comunes. No, no, momento, con condiciones n ...
+VER MÁS
#Política

Chile en el país de las maravillas