#Política

COVID-19, datos y democracia

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

En momentos en que la ‘Nueva Normalidad’ y ‘Regreso Seguro’, promovidos por el gobierno, funcionales al dilema de ‘cuidar la vida v/s generar condiciones de trabajo adecuadas en contexto de pandemia’, se conoció el quiebre de la Mesa de Datos COVID-19, donde uno de sus miembros congeló su participación (Instituto Milenio Fundamentos de los Datos), sin perjuicio de los comentarios del ministro de ciencias Andrés Couve.


Los datos Covid-19 son presentados al país con un desfase, que podríamos llamar “natural”, pero que afecta la vida de personas.

Esto evidenció no sólo en Chile, sino que en el mundo, que no es adecuado pensar que sea el interés económico el que deba primar en la ecuación del dilema planteado en momentos como este, sino que, prioritariamente, el interés colectivo-sanitario, más cuando en estos últimos días, el incremento de contagios se acrecentó y ha desdibujado las políticas públicas.

En este sentido, el profesor Hernán García[1], indica que en contextos como estos, como siempre ha sido por lo demás, el buen dato y el acceso al mismo, importa. Afirma, que al movimiento mundial de datos abiertos, se han sumado paulatinamente organizaciones públicas y privadas de todo el mundo. Este es un proceso en evolución cuyo fundamento se basa en la accesibilidad, favoreciendo la difusión y creación de conocimiento.

Junto con avanzar en  la accesibilidad, oportunidad, calidad y seguridad de los datos, se debe considerar el resguardo legal de los mismos.  En Chile existen iniciativas al respecto, con éxitos variados, pero que, en el presente y la contingencia, son puestos a prueba. La necesidad de transparencia de los datos es una urgente situación reclamada por varios y varias (alcaldes y alcaldesas), en esta contingencia sanitaria en Chile y en el mundo.

Solo a modo de ejemplo, el sitio datos.gob.cl, correspondiente a la entidad pública cuya misión es la disponibilidad de datos, no tiene información respecto de ésta contingencia. Luego, si un centro de estudio requiere datos en materias como Covid-19, debe comenzar a navegar en las redes para lograr acceso, enfrentándose a la dificultad de evaluar la actualización de esos datos. Tal situación, indica el profesor García, atenta contra la buena gestión de conocimiento y logro de política pública.

Los datos Covid-19 son presentados al país con un desfase, que podríamos llamar “natural”, pero que afecta la vida de personas. Ante esto, cuando en opinión de una autoridad política, como es la Subsecretaria del Ministerio de Ciencias, Sra. Carolina Torrealba, que: “no es el momento para exigir información” o, por otro lado, la expresión: “que el aumento se basa en la cantidad de lunes de cada mes”, deja en evidencia que la oportunidad de fundamentar respuestas, en base a datos claros y actualizados, es el camino que el mundo de los investigadores puede ofrecer. Pero en cambio, está la mezquindad disfrazada de orden público, señala el profesor García.

Es ampliamente conocida la importancia de las consideraciones legales respecto del acceso y uso de información, desde lo expresado en la Constitución, a propósito de la protección de la vida privada o de datos de carácter personal, hasta normas respecto de quienes suscriben, usan y/o visitan espacios de información pública. Lo anterior, no es igual a no contar con buenos datos y tan importante como ello, con accesibilidad expedita a los mismos, más en esta contingencia sanitaria, donde la confianza, ese bien social intangible, se hace tan necesario de lograr, contrario sensu de lo que indica la Subsecretaria.

En el presente se requiere disponibilidad y acceso, pues de esa forma los datos serán un instrumento de aporte hoy, de lo contrario, se construyen artificialmente respuestas en base a sentimientos. Es como que un médico exprese su sentir, su sensación y no su convicción como resultado de un análisis fundado, afirma el profesor García.

Si los datos, entonces, se transforman en una herramienta genuinamente importante para un Estado y Sociedad Nacional, lo que corresponderá es que se generen las condiciones para que ello ocurra, hecho que hoy está lejos de concretarse, no sólo porque una autoridad de gobierno así lo consigna, sino porque, lo que se ha logrado, no da el ancho para enfrentar de mejor manera la situación de coyuntura que vive Chile, limitándose entonces, el dato, al dato oficial, sin posibilidad de contrastación genuina, impidiendo de este modo que universidades u otros centros de estudios aporten desde lo ‘académico – científico’ a mejores decisiones públicas. Tal situación, impediría una democracia más democrática, impidiendo también un diseño y ejecución de políticas públicas más asertivas, haciendo del dato territorial-geográfico un eje de las mismas, que al parecer, no se encuentra del todo, depurado.

[1] Docente Universidad Academia de Humanismo Cristiano. Magister© Ingeniería Informática USACH. Diplomado en Big Data Universidad Católica. Diplomado en Ciencias Políticas y Administración Pública. Universidad de Chile. Licenciado en Educación en Matemática y Computación USACH

 

TAGS: #Coronavirus #DatosAbiertos #Pandemia Ministerio de Salud

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Datos-COVID-19: posibilidades académicas y de la sociedad civil - El Quinto Poder

28 de Mayo

[…] COVID-19, datos y democracia […]

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Ahora es preciso saber gestionar el triunfo, cómo se logra representar y encauzar un proceso impulsado por el estallido social y que es más propiedad de la ciudadanía que de los partidos.
+VER MÁS
#Política

Capitalizar institucionalmente triunfo del Apruebo

Chile despertó en las poblaciones. Las gráficas de los muros que marcaban los territorios de las barras bravas, ahora gritan dignidad. La letra de la música urbana ya no va sexualizada, ahora clama justi ...
+VER MÁS
#Sociedad

Chile, la revuelta continúa

Como pocas veces se puede afirmar, el pueblo habló, con contundencia, claramente. No hay espacio para dobles lecturas.
+VER MÁS
#Política

Un plebiscito cuyos resultados pocos imaginaron

El Chile que se debe construir es una sociedad sin racismo sin discriminación, sin clasismo y sin extremismos violentos donde la equidad y justicia social sea parte de la misión y visión de una Carta Magna.
+VER MÁS
#Política

Reflexiones sobre mis razones para votar Apruebo.

Nuevos

Ahora es preciso saber gestionar el triunfo, cómo se logra representar y encauzar un proceso impulsado por el estallido social y que es más propiedad de la ciudadanía que de los partidos.
+VER MÁS
#Política

Capitalizar institucionalmente triunfo del Apruebo

Chile despertó en las poblaciones. Las gráficas de los muros que marcaban los territorios de las barras bravas, ahora gritan dignidad. La letra de la música urbana ya no va sexualizada, ahora clama justi ...
+VER MÁS
#Sociedad

Chile, la revuelta continúa

Como pocas veces se puede afirmar, el pueblo habló, con contundencia, claramente. No hay espacio para dobles lecturas.
+VER MÁS
#Política

Un plebiscito cuyos resultados pocos imaginaron

El Chile que se debe construir es una sociedad sin racismo sin discriminación, sin clasismo y sin extremismos violentos donde la equidad y justicia social sea parte de la misión y visión de una Carta Magna.
+VER MÁS
#Política

Reflexiones sobre mis razones para votar Apruebo.

Popular

Para mí, con la ELA, el futuro aprisiona, busca rendir el presente a su fatalidad. He descubierto que viviendo en el presente, con atención total, se abren siempre alternativas.
+VER MÁS
#Salud

La parejita Covid-19 y la ELA se separan y...

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad