#Política

Corporocracia, el camino a la «primera división»

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

¿Cuántos honorables son financiados por las farmacéuticas? ¿Bancos? ¿Universidades? ¿Tabaqueras? ¿AFPs? ¿Isapres? ¿Retails? y así podemos seguir preguntando hasta el cansancio.

Hace un tiempo atrás en un episodio de Tolerancia Cero , Marcel Claude tuvo una discusión con Cristián Bofill acerca del deber democrático de los medios de comunicación para con todos los candidatos presidenciales y que fue zanjada por parte del Sr. Bofill con la siguiente frase: «Básicamente la tercera división en ningún país es cubierta como la primera división; cuando seas de primera, tendrás cobertura de primera».

Esa frase  ha estado golpeando mi cabeza por semanas y  he dedicado algunos minutos a intentar buscar alguna respuesta para definir cuándo eres de primera división y cuándo de tercera.

¿Qué es ser «primera división» en la política? La primera respuesta que uno podría pensar sería el estar presente en los partidos tradicionales que han conformado la política en la historia de Chile, pero eso no sería tan correcto, ya que, supuestamente,  lo que hace que un partido tenga representación de peso es que la ciudadanía simpatice con los principios que dicho partido quiere representar, si eso es así, estará presente en las opciones de voto, de tal manera que podría llegar a representar un porcentaje importante de la población total.
Entonces vendría la segunda pregunta: ¿Cómo hace un partido para que sus ideas sean expuestas al público y saber realmente si éste simpatiza con lo que se propone, para así convertirse en «primera división»? Hace unos años atrás, la única manera de acercarse a la ciudadanía era a través de la propaganda electoral, los medios de prensa, la televisión y las salidas a terreno. Como todo va cambiando, actualmente debemos agregar internet como una importante herramienta para llegar a un público no menor, pero muy particular, aunque claramente aún son los medios tradicionales los que tienen mayor impacto, ya que al ver la ciudad empapelada por uno u otro candidato, hace que ese candidato(a) esté presente incluso en el inconsciente de la ciudadanía, al igual que las franjas por radio y televisión, como también los periódicos que hacen cobertura y entrevistas o la misma propaganda que se paga para ir al medio impreso. Eso implica que el partido que quiera ser tomado en serio, debe tener una buena cantidad de dinero en sus arcas.
Tanto es así, que el 10 de mayo de este año apareció en El Mercurio un artículo en donde se dice que el monto que se gastará para las propagandas electorales presidenciales tendría un tope cercano a los 9 mil millones de pesos.

Lo que me lleva a otra pregunta: ¿Cómo obtengo el dinero necesario para exponer mis ideas al pública de tal manera que simpaticen conmigo y sea considerado de «primera división» en la política?
Lo que se hace en esta etapa es buscar donaciones en el mundo empresarial, que son los que darán la mayor cantidad de dinero que el público en general, y aquí empieza la parte oscura de este cuento democrático y de «primera división». Ya que actualmente en Chile, los partidos obtienen donaciones de diferentes círculos que permanecen en secreto para la ciudadanía y por lo tanto no podemos llegar a saber cómo actuarán ante determinados casos.

Les pongo un ejemplo actual: La diputada independiente Marta Isasi está siendo cuestionada por haber recibido 25 millones de pesos en una primera parte para financiar su campaña en el año 2009 de parte de Corpesca y otros 25 millones más, justo antes de llevarse a cabo la cuestionada Ley de Pesca promovida por el ahora candidato Pablo Longueira. Lo que ha llegado incluso a la renuncia del Gerente General de dicha empresa.

¿Qué pasó exactamente? Las empresas financian la campaña de los candidatos, pero obviamente con algunas condiciones previas, no se morderá la mano del que te alimenta y se promoverá cualquier ley que beneficie a esa misma mano.

Si todos los candidatos de los partidos tradicionales, o mejor dicho, de «primera división» han sido financiados bajo la misma regla, nos encontramos que la clase política de Chile se encuentra bajo las órdenes de diferentes empresas poderosas que tendrán beneficios en el momento de promulgar leyes, o sea, en español más claro, las empresas gobiernan el país.
Eso es conocido bajo el nombre de «corporocracia» o «corporatocracia», pero desde una manera más sutil que las privatizaciones, que son tan cuestionadas hoy en día, sino a través de un personaje que pareciera desligado de cualquier cargo o conflicto de interés con dichas empresas y que en el momento de discutir leyes conflictivas, pareciera que su voto a favor de esa ley fuese justamente porque cree firmemente que sería lo mejor para el país y los ideales que supuestamente representa en el momento en que vendió su imagen para pasar a la famosa «primera división».
¿Cuántos honorables son financiados por las farmacéuticas? ¿Bancos? ¿Universidades? ¿Tabaqueras? ¿AFPs? ¿Isapres? ¿Retails? y así podemos seguir preguntando hasta el cansancio. ¿Es realmente el verdadero costo para llegar a ser un político de «primera división»?

Tal vez la única respuesta cierta que podremos tener será cuando, algún día, se transparente el lobby y el financiamiento de campañas. Una de esas leyes lleva más de diez años atrapada en el Congreso, y la razón por la que no se llega a discutir es justamente por el lobby.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

Nuevos

No queremos decir que no debes tener una relación sino, que si bien una buena relación protege nuestra salud mental; el mantener una mala relación nos puede enfermar y dificultarnos el mejorar
+VER MÁS
#Salud

Y vivieron felices... por un tiempo

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

En días de crisis climática, con sus efectos en materia de incertidumbre de todo tipo, es un buen llamado volver al origen.  No a todo evento ni en toda circunstancia, pero sí como una de las variables ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

La revancha de la mermelada

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

El amor por un hijo o un familiar a quien se cuida puede ser inigualable, pero la carga para una persona puede ser destructiva
+VER MÁS
#Ciudadanía

Mamá cuidadora

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

Quienes decidimos alzar la voz en algún momento de nuestra vida, y defender a quienes fueron injustamente tratados, sin saberlo, nos convertimos también en parte de una larga lista de sindicalistas, pensa ...
+VER MÁS
#Trabajo

¿En serio te despidieron por escribir Plaza Dignidad?