#Política

Conversaciones y conversaciones

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

El día 24 de mayo pasado se difundió una entrevista de Cristián Warnken a Jaime Mañalich –Ministro de Salud en ese entonces–, bajo el contexto de un ciclo de encuentros organizado por ICARE. Una conversación distendida donde se habló de La peste de Albert Camus, de la forma en que el ser humano se relaciona con la naturaleza, de la realidad líquida en que vivimos. De Byung Chul-Han con su sociedad del rendimiento; de –acorde a Mañalich– la inconveniencia de recurrir a los filósofos decimonónicos y la necesidad de repensar filosóficamente nuestra realidad global, sobre todo en medio del coronavirus. Una coyuntura crucial donde aparece la amenaza del gran hermano orwelliano. De Darwin, Spencer y Wilson. Esta entrevista generó una polémica tremenda contra Mañalich y Warnken. Semanas después, presentó su renuncia como Ministro de Salud, reemplazandolo Enrique Paris.


Espero que Jaime Mañalich, a quien le gusta filosofar, pueda también conversar con las autoridades, bajo el escrutinio público, de la responsabilidad que eludió hasta el fin de su mandato

En estos tiempos siempre es bueno reflexionar y conversar, sea por utilidad o por mero ocio. Es igualmente legítimo que políticos se dediquen a conversar en charlas de acceso público. ¿Qué hay de malo que lo haya hecho Jaime Mañalich? Haber realizado tal conversación en medio de una pandemia descontrolada, con críticas por su gestión poco transparente, por la estrategia adoptada –la inmunidad de grupo–, por su retórica con fines elusivos. Una pandemia, tal como un terremoto, es un hecho de la naturaleza que genera muchísimas incertezas. Pero no implica eximir de responsabilidad a la autoridad que, como tal, debe ser capaz de actuar con el fin de prevenir los daños evitables, mitigar los inevitables, disminuir al máximo posible la magnitud de los decesos y contagios, comunicar de forma concisa y discutir en buena fe con otros –ingenieros, médicos, especialistas en gestión de redes de salud, universidades, ONGs, instituciones con interés público, etc.– para lograr una estrategia coordinada interdisciplinaria. Jaime Mañalich se dedicó a imponer medidas, hacer creer a especialistas e instituciones interesadas en colaborar que tenían un rol relevante cuando no fue así, comunicar de forma caprichosa los reportes diarios, oscureciendo los datos y no dejándolos de libre acceso –anonimizados y desagregado–; politizando la pandemia con una lógica maniquea. Esa misma responsabilidad se basa en haber adoptado la estrategia experimental consistente en la inmunidad de grupo –sin éxito comparado ni sustento científico afianzado– en uno de los países más desiguales de la OCDE, donde el lugar geográfico determinará con altas probabilidades el acceso y la calidad de la atención de salud. También se basa en haber priorizado el reforzamiento del sistema sanitario descuidando el aumento de testeos, la trazabilidad y aislamiento de los contagiados y casos sospechosos –medidas complementarias que, de no darse una, se desestabiliza toda la gestión–.

Alguien debe hacerse responsable cuando, por ejemplo, el MINSAL afirmó haber adquirido 5.000 ventiladores cuando realmente eran 1.500; afirmó que el sistema sanitario soportaba más de 400.000 casos pero colapsó con menos de 100.000; afirmó que las cuarentenas totales eran insensatas pero terminaron aplicándose tardíamente; afirmó la conveniencia de utilizar certificados de inmunidad sin sustento científico ni apoyo de la OMS para finalmente no implementarlos; no transparento los datos disponibles para evitar el escrutinio público respetado en cualquier democracia competente; y afirmó haber usado diversas metodologías “acordes a la OMS” para terminar siendo desmentido. En resumen, cuando el diagnóstico y la estrategia estuvieron erradas, alguien debe hacerse cargo. La decencia mínima exige algo más que una simple renuncia a Jaime Mañalich, que nunca respondió por el doble reporte que realiza el MINSAL, uno al país y otro a la OMS, cuando este último informa más de 5.000 muertos en medio de un contexto de falta de confianzas, sobre todo frente al gobierno.

¿Qué aporta todo lo anterior a la hora de proponer? Tener conciencia de que el país perdió tres meses, cuyos esfuerzos terminarán, probablemente, siendo borrados por la calamidad actual y futura. Tener conciencia, asimismo, de que el gobierno debe partir con otro equipo, otro diagnóstico y estrategia, generando apertura para poder confiar en él y no ser, una vez más, engañado. Porque los acuerdos se hacen confiando en alguien que no te defraudará, lo contrario de la gestión de Mañalich –lo que no entendió Warnken–. Enrique Paris tiene una tarea titánica por delante y mucha gente dispuesta a ayudarlo en buena fe, y como país esperamos que tenga una buena gestión para sacar a Chile del hoyo. Casi todo lo que Mañalich realizó, Paris lo debe evitar. Debe despercudir al MINSAL de los malos actos y resultados de la gestión anterior.

Es bueno conversar. Sirve para muchas cosas: por ejemplo, para aunar posiciones y perspectivas y lograr acuerdos. También para enfrentar a otros por sus responsabilidades. Espero que Jaime Mañalich, a quien le gusta filosofar, pueda también conversar con las autoridades, bajo el escrutinio público, de la responsabilidad que eludió hasta el fin de su mandato. Porqué dedicarse a filosofar en medio de su desastrosa gestión y sin haber respondido decentemente a los que quieren ayudar, como si nada pasara, es una falta de respeto de tal magnitud que no solo afectó sensibilidades, sino el destino del país con la pandemia. Eso es lo indignante.

TAGS: #Coronavirus Mañalich

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Todavía tenemos el tiempo a nuestro a favor. Tan sólo en 20 minutos podría cambiar todo. Ver esa luz que sale por los cerros nevados de cualquier lado de este desierto que nos separa  en busca del amor ...
+VER MÁS
#Cultura

Todo marca solo 20 minutos

Así que como en 1988 con la promesa inspiradora y ambigua de “la alegría”, hoy el arcoíris del apruebo si gana debe rápidamente empezar a administrar las expectativas de las personas y darles cauce
+VER MÁS
#Política

Apruebolandia: ¿La alegría ya viene?

Podemos afirmar que los grandes damnificados, por el retiro de estos fondos de las AFP, son los bancos y casas comerciales, ya que las personas incurrirán en gastos sin necesidad de endeudarse
+VER MÁS
#Economía

Quién ganó y quién perdió con el retiro del 10% de las AFP

Chile, ya intentó una política de “mano dura” ante este escenario, que, a la vista de los resultados pasados y proyecciones futuras, está condenada al fracaso
+VER MÁS
#Política

La ´mano dura`en La Araucanía y la crónica de un fracaso anunciado

Nuevos

Todavía tenemos el tiempo a nuestro a favor. Tan sólo en 20 minutos podría cambiar todo. Ver esa luz que sale por los cerros nevados de cualquier lado de este desierto que nos separa  en busca del amor ...
+VER MÁS
#Cultura

Todo marca solo 20 minutos

Así que como en 1988 con la promesa inspiradora y ambigua de “la alegría”, hoy el arcoíris del apruebo si gana debe rápidamente empezar a administrar las expectativas de las personas y darles cauce
+VER MÁS
#Política

Apruebolandia: ¿La alegría ya viene?

Podemos afirmar que los grandes damnificados, por el retiro de estos fondos de las AFP, son los bancos y casas comerciales, ya que las personas incurrirán en gastos sin necesidad de endeudarse
+VER MÁS
#Economía

Quién ganó y quién perdió con el retiro del 10% de las AFP

Chile, ya intentó una política de “mano dura” ante este escenario, que, a la vista de los resultados pasados y proyecciones futuras, está condenada al fracaso
+VER MÁS
#Política

La ´mano dura`en La Araucanía y la crónica de un fracaso anunciado

Popular

El problema surge, como se advertirá, cuando la sociedad a la cual pretende imponerse un ordenamiento es de naturaleza multicultural y no todas las culturas han participado en la creación de las normas.
+VER MÁS
#Justicia

El Estado de Derecho como dominación cultural: nuevas estrategias para la Araucanía y los Pueblos Originarios

Para cumplir con el deber internacional de sanción, no basta la condena de los responsables. Se exige, además, que la pena sea proporcional a la gravedad de los hechos y que su cumplimiento sea efectivo
+VER MÁS
#Justicia

¿Indultos humanitarios? Un retroceso inaceptable en la lucha contra la impunidad

El miedo es el virus más grave que puede afectar a los seres humanos. Hace que entremos en pánico y tomemos actitudes irracionales como discriminar a los demás, desarrollar una ansiedad grave y en alguno ...
+VER MÁS
#Educación

El miedo a volver a las escuelas

Pensar que el criminal, mientras comete el delito, está realizando un balance mental acerca de “cuánto será la pena”, consiste en un razonamiento economicista del delito que únicamente se tiene en c ...
+VER MÁS
#Política

Populismo punitivo Versus Política criminal