#Política

Conversaciones y conversaciones

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

El día 24 de mayo pasado se difundió una entrevista de Cristián Warnken a Jaime Mañalich –Ministro de Salud en ese entonces–, bajo el contexto de un ciclo de encuentros organizado por ICARE. Una conversación distendida donde se habló de La peste de Albert Camus, de la forma en que el ser humano se relaciona con la naturaleza, de la realidad líquida en que vivimos. De Byung Chul-Han con su sociedad del rendimiento; de –acorde a Mañalich– la inconveniencia de recurrir a los filósofos decimonónicos y la necesidad de repensar filosóficamente nuestra realidad global, sobre todo en medio del coronavirus. Una coyuntura crucial donde aparece la amenaza del gran hermano orwelliano. De Darwin, Spencer y Wilson. Esta entrevista generó una polémica tremenda contra Mañalich y Warnken. Semanas después, presentó su renuncia como Ministro de Salud, reemplazandolo Enrique Paris.


Espero que Jaime Mañalich, a quien le gusta filosofar, pueda también conversar con las autoridades, bajo el escrutinio público, de la responsabilidad que eludió hasta el fin de su mandato

En estos tiempos siempre es bueno reflexionar y conversar, sea por utilidad o por mero ocio. Es igualmente legítimo que políticos se dediquen a conversar en charlas de acceso público. ¿Qué hay de malo que lo haya hecho Jaime Mañalich? Haber realizado tal conversación en medio de una pandemia descontrolada, con críticas por su gestión poco transparente, por la estrategia adoptada –la inmunidad de grupo–, por su retórica con fines elusivos. Una pandemia, tal como un terremoto, es un hecho de la naturaleza que genera muchísimas incertezas. Pero no implica eximir de responsabilidad a la autoridad que, como tal, debe ser capaz de actuar con el fin de prevenir los daños evitables, mitigar los inevitables, disminuir al máximo posible la magnitud de los decesos y contagios, comunicar de forma concisa y discutir en buena fe con otros –ingenieros, médicos, especialistas en gestión de redes de salud, universidades, ONGs, instituciones con interés público, etc.– para lograr una estrategia coordinada interdisciplinaria. Jaime Mañalich se dedicó a imponer medidas, hacer creer a especialistas e instituciones interesadas en colaborar que tenían un rol relevante cuando no fue así, comunicar de forma caprichosa los reportes diarios, oscureciendo los datos y no dejándolos de libre acceso –anonimizados y desagregado–; politizando la pandemia con una lógica maniquea. Esa misma responsabilidad se basa en haber adoptado la estrategia experimental consistente en la inmunidad de grupo –sin éxito comparado ni sustento científico afianzado– en uno de los países más desiguales de la OCDE, donde el lugar geográfico determinará con altas probabilidades el acceso y la calidad de la atención de salud. También se basa en haber priorizado el reforzamiento del sistema sanitario descuidando el aumento de testeos, la trazabilidad y aislamiento de los contagiados y casos sospechosos –medidas complementarias que, de no darse una, se desestabiliza toda la gestión–.

Alguien debe hacerse responsable cuando, por ejemplo, el MINSAL afirmó haber adquirido 5.000 ventiladores cuando realmente eran 1.500; afirmó que el sistema sanitario soportaba más de 400.000 casos pero colapsó con menos de 100.000; afirmó que las cuarentenas totales eran insensatas pero terminaron aplicándose tardíamente; afirmó la conveniencia de utilizar certificados de inmunidad sin sustento científico ni apoyo de la OMS para finalmente no implementarlos; no transparento los datos disponibles para evitar el escrutinio público respetado en cualquier democracia competente; y afirmó haber usado diversas metodologías “acordes a la OMS” para terminar siendo desmentido. En resumen, cuando el diagnóstico y la estrategia estuvieron erradas, alguien debe hacerse cargo. La decencia mínima exige algo más que una simple renuncia a Jaime Mañalich, que nunca respondió por el doble reporte que realiza el MINSAL, uno al país y otro a la OMS, cuando este último informa más de 5.000 muertos en medio de un contexto de falta de confianzas, sobre todo frente al gobierno.

¿Qué aporta todo lo anterior a la hora de proponer? Tener conciencia de que el país perdió tres meses, cuyos esfuerzos terminarán, probablemente, siendo borrados por la calamidad actual y futura. Tener conciencia, asimismo, de que el gobierno debe partir con otro equipo, otro diagnóstico y estrategia, generando apertura para poder confiar en él y no ser, una vez más, engañado. Porque los acuerdos se hacen confiando en alguien que no te defraudará, lo contrario de la gestión de Mañalich –lo que no entendió Warnken–. Enrique Paris tiene una tarea titánica por delante y mucha gente dispuesta a ayudarlo en buena fe, y como país esperamos que tenga una buena gestión para sacar a Chile del hoyo. Casi todo lo que Mañalich realizó, Paris lo debe evitar. Debe despercudir al MINSAL de los malos actos y resultados de la gestión anterior.

Es bueno conversar. Sirve para muchas cosas: por ejemplo, para aunar posiciones y perspectivas y lograr acuerdos. También para enfrentar a otros por sus responsabilidades. Espero que Jaime Mañalich, a quien le gusta filosofar, pueda también conversar con las autoridades, bajo el escrutinio público, de la responsabilidad que eludió hasta el fin de su mandato. Porqué dedicarse a filosofar en medio de su desastrosa gestión y sin haber respondido decentemente a los que quieren ayudar, como si nada pasara, es una falta de respeto de tal magnitud que no solo afectó sensibilidades, sino el destino del país con la pandemia. Eso es lo indignante.

TAGS: #Coronavirus Mañalich

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Las dos iniciativas, en pocas palabras, buscan que tanto las Fuerzas Armadas como Carabineros, funcionen con pleno respeto a la democracia y los derechos Humanos
+VER MÁS
#Política

Iniciativas para que las Fuerzas Armadas y la Policía se guíen por los Derechos Humanos

En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

No deja de impresionar cómo están cambiando las cosas. Las nuevas generaciones parecen estar tomando al toro por las astas, asumiendo los desafíos que se tienen por delante y que no son menores.
+VER MÁS
#Política

Una nueva mesa constitucional

En cualquier caso, lo complejo es definir qué implica, en los hechos, los derechos de las generaciones futuras y en qué condiciones se puede hacer efectivo en tanto derecho
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de las generaciones futuras

Nuevos

El ser humano dividido dentro de sí es más fácilmente manipulado y controlado, al tiempo que cae mayormente en la desesperación, dando pie a nuevas maneras de generar dinero, o de mercantilizar la propi ...
+VER MÁS
#Sociedad

Los mercaderes de la desesperación

Un cambio en la dirección política no solo es absolutamente necesario, también es parte de un sistema democrático en donde las mayorías deciden y participan
+VER MÁS
#Política

Aves de mal agüero

En Chile existe una alta tasa de embarazos no deseados, asimismo las cifras de contagio de enfermedades de transmisión sexual también son muy elevadas, situación que ha empeorado con la pandemia.
+VER MÁS
#Educación

Educación sexual, la educación que nos falta

Se entiende por ingreso básico a un pago periódico en efectivo entregado incondicionalmente a todos de manera individual, sin los requisitos de probar los bienes que se poseen o el trabajo que se realiza.
+VER MÁS
#Trabajo

¿Cómo encarar el tema del empleo en el próximo futuro?

Popular

La brecha que existe no es entre personas ricas y pobres, sino entre las más ricas y la inmensa mayoría de la humanidad. Las crecientes desigualdades "están destrozando nuestro mundo"
+VER MÁS
#Economía

COVID-19 y la pandemia de la desigualdad

Esta mañana veraniega y calurosa hemos sido testigos como la generación de estudiantes de los años 2011 y 2012 se habían tomado las calles por cambios en educación y sociales, ha llegado a La Moneda, e ...
+VER MÁS
#Política

El Gabinete de la esperanza

¿Se puede imaginar a una institución autónoma, es decir, impermeable a las influencias externas y oportunas para actuar en un mundo tan fuertemente interrelacionado y de impactos imprevistos y múltiples?
+VER MÁS
#Economía

Si lo que ocurre es central: ¿tiene méritos para el desarrollo de un país?

Es vital que la política educativa proponga un marco de acción donde la naturaleza y la educación al aire libre sean la base del sistema educativo, para así asegurar el mejor bienestar socioemocional d ...
+VER MÁS
#Educación

Chile se recupera y aprende al aire libre en la naturaleza