#Política

Conflicto en la Florida y el dramatismo instalado por un actor

0
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Seguramente si alguien le hubiese comentado al alcalde renunciado de La Florida, el actor Jorge Guajardo, las consecuencias de su decisión, no lo hubiera creído, porque el conflicto que se ha desatado, que involucra a una de las comunas más importantes de Chile, escapa con mucho al ámbito local. Y conforme pasa el tiempo, las consecuencias de su resolución se instalan en mirada de futuro, especialmente en la sucesión de la Presidencia de la República.

El conflicto por la sucesión de la Alcaldía en la comuna de La Florida, lejos se trata de un tema local. Es necesario observarlo como un  conflicto que apunta a la correcta y legítima renovación de las autoridades electas por votación popular y a la antesala que pudiera significar en las próximas elecciones nacionales.

Para analizar la situación y calificar adecuadamente el conflicto, es importante observar la evolución de los mecanismos electorales utilizados para determinar quiénes ocupan los cargos de máxima autoridad comunal, que han variado en el tiempo. Luego del retorno a la democracia en 1992 se determinó la fórmula de  elección indirecta, dejando al cuerpo de concejales definir el nombre del alcalde. En 1996 se definió que el cargo lo ocupaba el concejal más votado de las lista más votada y finalmente en 2004 se definió que le elección de Alcalde se independizaba de la de concejales, de tal manera que el candidato con la primera mayoría relativa ocupaba el sillón edilicio.

En todas estas modificaciones se ve claramente la voluntad política, en proyectos presentados y auspiciados por los gobiernos de la Concertación y apoyados por la Alianza,  de traspasar a la voluntad popular la definición del Alcalde. Sin embargo, el punto de discordia que se enfrenta en la comuna de La Florida no se abordó del mismo modo, quedando en manos de los Concejales la definición en caso de vacancia del cargo, planteándose así una  falta de sintonía entre la voluntad política expresada en las reformas antes descritas.

Más allá de las consideraciones éticas que se han argumentado en la discusión pública, hay un hecho concreto: las reformas que han sido apoyadas por todos los sectores políticos en el Congreso Nacional han migrado hacia la necesidad de que sea la voluntad popular la que determine el alcalde en las comunas de nuestro país. Luego, lo que correspondería es que esa voluntad fuera ratificada en el accionar de los concejales que tienen la responsabilidad, más allá de sus propias aspiraciones personales, de ser coherentes con una corriente de democratización expresada en el tiempo.

El problema actual es ¿cómo se debería expresar esa corriente en el Concejo Municipal de La Florida? Y aquí surgen dos opciones; la primera es la de mantener la opción de que sea el concejal con mayor votación el que reemplace al Alcalde dimitido y la segunda es que sea el sector político mayoritario quien se adjudique esa posibilidad. Desde el punto de vista de la legitimidad democrática, tanto la primera como la segunda opción son válidas, ya que los procesos electorales mayoritarios o proporcionales entregan legitimidad democrática siempre que cuenten con al apoyo de los ciudadanos. El problema es que ambas fórmulas conviven en los procesos electorales municipales, porque por una parte en la elección de Alcaldes se utiliza un sistema mayoritario simple y en la de concejales se utiliza un sistema proporcional. Así, la solución no pasa por respetar una u otra opción, sino que por encontrar una fórmula que sirva para desentrabar el conflicto, o sea una solución política.

En los últimos días han surgido diversos actores que plantean como solución volver a la matriz más elemental de la resolución de conflictos políticos, el voto popular, instaurando una modificación legal que permita a los electores de la comuna de La Florida y cualquier otra, resolver el conflicto mediante una nueva elección. Esta solución, que parece la más sensata tiene un problema no menor: adelantaría inevitablemente la elección presidencial, ya que se entendería como una suerte de plebiscito respecto del gobierno y una oportunidad para la oposición de escalar en su aspiración de reconquistar el gobierno. Además instalaría en cada uno de los bloques mayoritarios la necesidad de definir candidaturas, cuestión que no sería para nada simple de resolver, toda vez que en los partidos de gobierno hay un tema pendiente respecto de que partido tiene la mejor opción para la sucesión presidencial y en la oposición podría ocurrir algo similar.

Por último, la agenda político-mediática sería copada por este proceso, cuestión que le daría mucha más visibilidad a la oposición en desmedro del gobierno. En síntesis abrir en una de las comunas más importantes de Chile un proceso eleccionario es una caja de pandora, donde el perdedor sufriría un duro revés a un año del comienzo del próximo ciclo electoral (2012 municipales y 2013 presidencial y parlamentaria).

La solución no parece fácil y seguramente la tensión permanecerá a no ser que exista una voluntad de parte, especialmente de los partidos oficialistas, de encapsular este episodio como un problema local que no debería trascender más allá de eso y  que el destino de La Florida sólo afectaría a La Florida. Esa sola opción implicaría dejar que la administración municipal siga en manos de la oposición y esperar un año para intentar por métodos menos traumáticos recuperar la administración de ese municipio, pero eso en política es pedir demasiado porque podría implicar una suerte de claudicación a la aspiración de poder, que en nuestra derecha está muy desarrollado. Por el lado de la oposición pasa algo similar, ya que la resolución de este conflicto en términos favorables a sus aspiraciones pudiera implicar una posibilidad de salir de la UTI y comenzar un camino hacia la recomposición.

Habrá que esperar entonces si se escogerá alguna opción o simplemente se dejará fluir la más dañina de las soluciones para el sistema político: la de dejar acéfala al menos en términos políticos, la administración de una de las comunas más importantes de Chile alejando una vez más la acción política de los intereses de los ciudadanos.

(*) Cientista Político U. de Chile

——————

Foto: prensa.cl

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El santuario de la naturaleza “Dunas y Humedales de Putú” constituye un complejo ecosistema que pertenece a la eco región mediterránea nacional, la cual ha sido considerada a través de una serie de ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Dunas y Humedales de Putú: Un desafío para la conservación de los bienes comunes de identidad territorial

Si uno va a estar en dichos espacios como una minoría intrascendente, donde la gran mayoría está de acuerdo per se con aspectos estructurales distintos a los que desde esta vereda se representan, lo mejo ...
+VER MÁS
#Política

Comisión prelegislativa: ¿Restarse, bajarse o quedarse hasta el final?

Si el Petro es capaz de levantar el cerco de sanciones entonces sí podría ayudar a mitigar el problema económico del país, ya que Venezuela sería capaz de conseguir dinero para pagar sus deudas y amino ...
+VER MÁS
#Economía

Petro: La criptomoneda que hace frente a la crisis venezolana

Sepa usted que el fútbol femenino no es aburrido, yo vibro cada vez que veo jugar al club de mis amores, vibro con fútbol masculino, femenino, futsal, hasta con partidos de mi población
+VER MÁS
#Sociedad

Los hombres también tejen y las mujeres también juegan a la pelota

Popular

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

La pena de muerte jamás será la medida efectiva para reducir los delitos, ni tampoco el derecho penal podrá cubrir todas las prácticas que, como sociedad, queremos eliminar si no cambiamos, primero, nue ...
+VER MÁS
#Justicia

La pena medieval del siglo XXI: la pena de muerte.

Los “emprendedores” están cuestionando un relato de memoria sobre el pasado, proponiendo interpretaciones alternativas y adaptándose al cambio de época del que parecemos ser parte. Esta actitud requi ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Memoria, de actores a emprendedores