Concertación y clase media: la autocrítica necesaria - El Quinto Poder
#Política

Concertación y clase media: la autocrítica necesaria

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En los 20 años de gobierno de la Concertación, los chilenos han mejorado ostensiblemente su calidad de vida; hoy acceden al consumo mediante los más variados sistemas de crédito, desarrollan emprendimientos y sienten que el futuro está en sus manos, lejos de la protección del Estado.

En estos años se ha transformado Chile. Durante los gobiernos concertacionistas se hizo una contribución a la prosperidad del país, convirtiéndolo en uno de los períodos más exitosos de la historia de nuestra República.

En materia macroeconómica se dieron grandes pasos. El país ha podido insertarse internacionalmente de manera exitosa. Somos un  proveedor mundial de productos, aunque con escaso valor agregado.

Los logros son una realidad efectiva. Pero debemos reconocer que algo pasa en nuestra sociedad: la gente no percibe en su vida cotidiana el progreso que nos muestran los indicadores económicos y sociales.

Sabemos con certeza que se han dado todas las garantías posibles –casi hasta la exageración – a las iniciativas empresariales. Nunca antes los grupos económicos han obtenido tanta rentabilidad con sus inversiones. Ni se había concentrado en forma tan impúdica el poder económico.

Esto indica que la Concertación se ha preocupado sistemáticamente de la iniciativa privada que, si bien, produce emprendimientos innovadores, riqueza, desarrollo y empleo, también produce una desigualdad obscena.

Nunca nos habíamos hecho cargo con tanta convicción de la pobreza de este país. Esta lucha ha tenido gran reconocimiento internacional, a pesar de los intentos por desacreditarla. Por primera vez, desde el principio de nuestra historia, la gran mayoría de los postergados ingresó al sistema, a la sociedad.

Las políticas sociales de los gobiernos concertacionistas son ejemplo de programas de apoyo que mejoran la calidad de vida de los ciudadanos y entregan oportunidades a quienes más lo necesitan. 

En esta tarea, la Concertación se despreocupó de los sectores sociales medios, con todas sus variables y diferencias. Nos olvidamos de aquellas familias chilenas que viven de un sueldo, del emprendimiento individual, de la iniciativa privada, esos que viven en la inseguridad por un lado y en la exigencia de movilidad por otro. La Concertación descuidó a aquellos que mejor representa: los que no golpean las puertas del Estado en busca de subsidios. 

Todo esto es muy contradictorio, es doloroso, brutal, pero real. La clase media hace rato nos quiere hablar de su rabia, de su resentimiento y su dolor. Los líderes de hoy deben escuchar su clamor y hacerse cargo de sus demandas.

No se debe temer a la injerencia del Estado en nuestra sociedad. No podemos comprarnos el discurso de la derecha, que todo lo transforma en activo rentable. El mundo, ante la actual crisis, nos está diciendo más Estado responsable, menos mercado depredador, más regulación ante el abuso de los poderosos, más participación ciudadana. 

No es posible que las rentabilidades sean para el poder económico, unos pocos, y las pérdidas las asuma toda la sociedad. Darle al mercado tanto poder es quitárselo a la gente, a nosotros, todos los chilenos. El Estado debe dejar de ser un mero espectador, volver a incidir en las actividades que construyen al país, debe transformarse en un actor relevante en la conducción económica, política y social de nuestra sociedad. 

En definitiva, no le temamos a una sociedad de garantías que se haga cargo de las desigualdades. Para producir cambios, para reconstruir una sociedad de ciudadanos y no de consumidores, debe recomponerse la oposición, abrir los espacios de participación, provocar la ansiada renovación, dar paso a las nuevas generaciones, ampliar a mirada hacia el centro y la izquierda buscando nuevos aliados. 

—————————————————–

Foto: Square eyes Licencia CC
 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La protección de los derechos humanos y la protección del planeta son dos caras de la misma lucha. El cambio climático exacerbará las desigualdades existentes.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Los países ricos no pueden seguir fingiendo que el Cambio Climático no los afecta

Con lo poco que poseen y con lo mucho que se desarrollan, “no importa la sala de clases, lo que importa es el libro que lees”, me dijeron.
+VER MÁS
#Sociedad

Alamar, descripción de una comuna Cubana.

Contar con una mayoría electoral y parlamentaria es condición necesaria, pero en ningún caso suficiente para emprender un programa de reformas que aspirasen a alterar las bases sobre las cuales se susten ...
+VER MÁS
#Internacional

Recordando el ocaso de la Primavera de Praga

La idea de un Museo de la Democracia, donde los ciudadanos podamos ver como han evolucionado los primeros postulados en Atenas sería interesante
+VER MÁS
#Política

Izquierda y democracia

Popular

Nadie nos ha puesto en la mesa una forma de violencia sutil, que todas hemos usado en contra de las otras: el inmiscuirnos en sus vidas privadas para decirles cómo es que deben comportarse en lo privado pa ...
+VER MÁS
#Género

Puta (sobre la poca sororidad que hay detrás de hablar mal de otras)

Los productos que curan al paciente matan el mercado cuando se trata de mantener y aumentar las ventas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Negocio farmacéutico: La enfermedad es la salud del capital

Intentar enseñar, sin saber como funciona el cerebro, será algo así como diseñar un guante, sin nunca antes haber visto una mano
+VER MÁS
#Educación

Las neurociencias y la epigenética: Claves para entender el aprendizaje

Que el dolor que hoy Chiguayante tiene, sea para Chile el punto de partida para comenzar a construir una sociedad más justa y agradecida con aquellos que dieron toda una vida para hacer realidad el present ...
+VER MÁS
#Chile 2030

Chiguayante tiene una pena y Chile una deuda