#Política

Concertación: la próxima conquista

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Una serie de fortalezas explican el alza de la Concertación en el poder que logró permanecer por 20 años. Una élite que reúne las mejores destrezas para conformar un pacto, que asume como divisa central una política de reformas incrementales, que capitaliza su lucha en contra de la dictadura y la defensa de los derechos humanos, pero se propone gobernar para ‘todos los chilenos’, que congrega a un notable contingente profesional y técnico, que a la vez es la base de la formulación de renovadas políticas públicas y que es capaz, por muchos años, de procesar las diversas demandas sociales y expresar tanto a los sectores medios y populares.

El crecimiento económico permite el acceso al consumo de nuevos sectores sociales generándose en la práctica una nueva clase media cuyos hijos, con esfuerzo, logran por primera vez entrar a la universidad. Se dota al país de una nueva infraestructura. Se sientan las bases de una amplia y comprensiva reforma a la salud y se combate seriamente a la pobreza por medio del Chile Solidario. Se reforma la justicia y se genera un sistema de protección social de alcances históricos, que reforma el sistema de pensiones que cubre a las mujeres y a aquellos que no tienen ingresos dignos para la vejez. Sin embargo, el cierre del ciclo se debe, en parte, a que esta élite no configura un programa político profundo de tipo socialdemócrata que permeará, en particular, a la élite partidaria y parlamentaria. Si bien se actúa con un programa gradualista e incremental de cambios que dominan en todos los gobiernos, la élite que se instala en el ejecutivo tiene permanentes tensiones con los partidos y las bancadas parlamentarias. Ello se hace ostensible con el paso de los años.

Se estructuran fuertes disidencias en los partidos y en las bancadas parlamentarias, que ponen en tela de juicio el modelo de gobernabilidad de la Concertación en el gobierno. Además, el sistema electoral binominal le entrega una inusitada autonomía a los parlamentarios, que contribuye a deteriorar su lealtad con los partidos y con el gobierno. De otro lado, se configura un clima intelectual adverso a la Concertación gobiernista. El paso del tiempo deteriora a los partidos, que muestran una clara crisis de representación, reflejo de su falta de sintonía con la sociedad y del hecho que no hubo un cambio generacional genuino en la directiva, donde permanecen en la dirección prácticamente los mismos dirigentes desde el año 1990. Junto a ello, el Estado muestra severos problemas de gestión y se deteriora su eficiencia; surgen presiones sociales ‘desde abajo’, tanto de los estudiantes secundarios movilizados, como de los pueblos indígenas, lo que indica serios cuellos de botella en las políticas públicas.

Todo lo anterior se agudiza con la fragmentación de las élites partidaria y parlamentaria. Esto gatilla la renuncia de dirigentes a sus partidos, y la presentación de candidaturas presidenciales paralelas en la elección de diciembre de 2009. Tal cuadro es la antesala de la derrota de la Concertación en las urnas, donde la derecha desarrolla una eficiente campaña.

La fractura también se produce entre los sectores medios y aquellos más vulnerables. No resulta casual que la votación de Frei se afinque claramente en los sectores rurales con menores grados de escolaridad, como ha sido ampliamente demostrado por estudios empíricos. Ello pone en el tapete un clásico dilema de los gobiernos de centro-izquierda o socialdemócratas. La puesta en práctica de políticas redistributivas, así como el crecimiento económico, trae aparejado el surgimiento de ‘nuevos’ sectores medios, afincados en el consumo y en la competencia individual, que anidan preferencias políticas más líquidas e inciertas. Esto se convierte en un factor muy poderoso para la ruptura del consenso social entre aquellos sectores medios y los de raigambre popular, lo que contribuye inexorablemente a la pérdida del poder de las coaliciones centro-izquierdistas.

Así ocurrió en Chile. El éxito de la Concertación tuvo el presente de griego que las clases medias –llamadas aspiracionales- busquen otras gratificaciones y beneficios y que, además, su mundo socio-cultural cristalice otras percepcionesy anhelos, diferentes de los temas clásicos socialdemócratas. Como lo atestigua el actual Latinobarómetro en toda América Latina, la niña bonita es el emergente sector medio, que ha crecido al amparo de la buena marcha de las economías. El desafío político, entonces, estriba en qué fuerza política es capaz de conquistar el corazón de este sector que, por definición, es voluble, consumista, instrumental. Por ello, es bienvenida la reafirmación de los partidos de la Concertación y la clave de su éxito futuro consiste en una alianza entre el centro y la izquierda. Sin embargo, un acuerdo entre partidos, por ahora con baja reputación, no garantiza que se vuelva a reeditar en el Chile actual el secreto del éxito: que exista un pacto o consenso social -ya no político- entre los sectores populares y las nuevas clases medias. Esta será una de las claves de los torneos electorales venideros del nuevo ciclo político que debe iniciar una nueva etapa de reformas en todos los ámbitos.

(*) Paulo Hidalgo, Director de Politika, es autor del libro “El ciclo político de la Concertación: 1990-2010” de Uqbar Editores. Una primera versión de este artículo apareció en Politika y en el Post. 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin distinción

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

Nuevos

Para Arendt, Eichmann no era el «monstruo», los actos no eran disculpables, pero estos actos no fueron realizados porque estuviese dotado de una inmensa capacidad para la crueldad, sino por ser un burócr ...
+VER MÁS
#Justicia

Osvaldo Romo Mena: la banalidad del pasado en el presente

Se dice de Oyarzún que fue tan ingenuo como filósofo. Tan niño como angustiado. Tan poeta como burócrata
+VER MÁS
#Cultura

Poesía y filosofía en un olvidado Luis Oyarzún

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

La superficialidad de este nuevo marco de valores está claramente definida porque ninguno de sus principios responde a una necesidad real, a un análisis profundo de sus razones ni a una tendencia generali ...
+VER MÁS
#Cultura

La burbuja cultural

Popular

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

Los impuestos son la fuente más importante de ingresos del Estado y le permiten potenciar la economía, reducir la desigualdad y lograr justicia social.
+VER MÁS
#Economía

Datos importantes a tener en cuenta antes de una Reforma Tributaria

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no

Con la predictibilidad lo propio de lo humano, la creatividad, el asombro, la resiliencia, se dañan o atrofian, o son subyugadas al autodeterminismo de  las profecías autocumplidas
+VER MÁS
#Educación

El exceso de predictibilidad está 'matando' a nuestros estudiantes