Chile Vamos: ¿a dónde? - El Quinto Poder
#Política

Chile Vamos: ¿a dónde?

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Este análisis parte de la constatación de que el mayor problema del modelo chileno de crecimiento económico es la inequidad en la distribución del ingreso, y que toda propuesta de gobierno debe entregar soluciones concretas que la minimicen.

Esta constatación está corroborada en las declaraciones de instituciones internacionales como el Banco Mundial o la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE); organismos que no se caracterizan por ser de izquierda sino más bien muy conservadoras y con sentido de las proporciones dentro de la coordenadas de capitalismo actual. Todas plantean que Chile tiene una colisión socioeconómica insalvable: un volumen tributario muy bajo, según el porcentaje de su Producto Interior Bruto (PIB), teniendo una brecha de desigualdad en el ingreso de las mayores de la OCDE. La solución que todas dan es la incrementación, sí o sí, de la carga tributaria para financiar las políticas públicas de inclusión y combatir así la desigualdad socioeconómica. 


"Lo que se espera en la propuesta política en estas presidenciales, es que tenga muy presente que la nobleza y dignidad de un país no se calcula sólo en el volumen de su PIB, ni en las cifras macroeconómicas en azul, sino también y más que nada se mida en que la distribución del ingreso sea equitativa y alcance a todas/os."

Los datos confirman e ilustran estas afirmaciones: el ingreso per cápita (IPC) mensual de las 1.200 personas más ricas en Chile es de USD$10 millones al año, 3.000 veces mayor que el ingreso promedio del 80% más pobre de la población; el 50% de los trabajadores en Chile gana menos de $300.000 líquidos mensuales (USD 475).

Conociendo sin duda estos datos, Chile Vamos nos propone una política económica que ya es un lugar común: bajada de impuestos a las empresas y a los ricos. Continuar con una acumulación de riqueza privada de proporciones tan colosales como temerarias, donde el 0,01 y el 1% de la población se lleva el 57 % de las ganancias totales del país, es continuar haciendo más súper ricos a ese 1% con la desposesión del 99% de asalariados; y que ese 1% acumule más capital tributando cada vez menos, obviamente, no soluciona la distribución inequitativa del ingreso.

O sea, la propuesta de Chile Vamos es el neoliberalismo ortodoxo de siempre con su premisa central: el Estado es el problema y debe anorexiarse, mientras el mercado privado desregulado políticamente que es la solución de todo, debe bulimizarse expandiendo aún más la privatización en salud, educación y pensiones.

En política social, a Chile Vamos resulta muy difícil imaginarla implementando un programa de protección social estructural con derechos sociales garantizados, y muy fácil verla instalada cómodamente en la política social paternalista-asistencial de siempre. El proyecto social de Chile Vamos, en rigor, continúa dependiendo de los dictados del mercado, omnisciente y omnipresente para la derecha: el tópico y típico (y humillante) chorreo automático que produce el mercado hacia las clases vulnerables según su nivel de crecimiento económico.

En cuanto a derechos laborales ─otro de los déficits sonrojante del modelo chileno que tiene directa relación con la desigualdad del ingreso─ la derecha continúa mirando con malos ojos la sindicalización y le indigesta la negociación colectiva, unos derechos laborales tan esenciales como básicos en todo sistema democrático con un estado de derecho consolidado.

En derechos civiles ─que van unidos a la evolución de los derechos sociales y económicos─ sufrirán una estagnación severa y, posiblemente, una regresión. El candidato de Chile Vamos, Sebastián Piñera, ya prometió “cambiar” la ley del aborto terapéutico que acaba de volver a legalizarse y, asegura que el matrimonio sólo se puede dar “entre un hombre y una mujer”, desestimando el matrimonio igualitario.

La reforma laboral con la negociación colectiva con titularidad sindical; la gratuidad de la enseñanza universitaria, y la reforma tributaria con una subida del 3% para financiar las reformas, fueron algunas de las transformaciones estructurales bacheletistas que apuntan a equilibrar la distribución del ingreso: una política fiscal redistributiva y una acción sindical distributiva son las herramientas eficaces para minimizar la desigualdad en el ingreso.

Sin embargo, el inmovilismo político, económico y social que, en rigor, nos propone Chile Vamos, es un programa contra las reformas bacheletistas. La propuesta de la derecha, si bien no es pasar la retroexcavadora promete obstaculizarlas y volver a la lógica del mercado: proseguir privatizando salud, educación y pensiones, las áreas que más necesitan de una gestión solidaria del Estado, o sea, de más política fiscal redistributiva.

Lo que se espera en la propuesta política en estas presidenciales, es que tenga muy presente que la nobleza y dignidad de un país no se calcula sólo en el volumen de su PIB, ni en las cifras macroeconómicas en azul, sino también y más que nada se mida en que la distribución del ingreso sea equitativa y alcance a todas/os. Se espera que la dignidad de un país se mida en que nadie se quede marginado del desarrollo; tirado en la cuneta por un sistema excluyente.

Con Chile Vamos vamos en esa dirección.

TAGS: #ChileVamos

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

21 de noviembre

En general… El Estado de Chile no tiene objetivos nacionales y jamás en toda su historia a logrado consensuar objetivos y finalidades. Esta es una falencia de la gran mayoría de las naciones del tercer mundo que juegan al mercantilismo dejándose un poco de recursos para sobrevivir sin dar mayor valor agregado a sus recursos y mucho menos lograr que sus habitantes desarrollen conocimiento… En realidad, es esta la carencia de: ¿A donde vamos?.
Es un problema nacional en el cual todos los actores de la sociedad tienen responsabilidad, como también, esta obsoleta forma de ver la política de izquierdas y derechas.
Dejo a usted algunas interrogantes:
¿Que vamos hacer con nuestros recursos? ¿Como vamos a formar educar y capacitar a la población? ¿Como vamos a recuperar los valores tradicionales con tanta inconsciencia de la política, religiones y la sociedad en su conjunto? ¿Que rumbo tomara el país con la disminución de los recursos naturales, la susceptibilidad del mundo financiero y el aumento de la población sin oportunidades reales de desarrollo?

23 de noviembre

Gracias Sergio Alfonso por tu participación!

Estoy totalmente de acuerdo contigo. La política en Chile es cortoplacista (como lamentablemente en la mayoría de los países; esto no es privativo de Chile). Dentro de esa realidad, o sea, dentro de las propuestas políticas reales, hay dos. Y son las que se autodefinen como de izquierda y de derecha. Es lo que tenemos. Y para ser más concretos, y exhaustivos, son dos propuestas muy distintas.

Gracias de nuevo por tu opinión.
Un saludo.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El trabajo no es solo una ocupación que permite controlar y modificar la propia realidad. El trabajo es un Derecho Humano
+VER MÁS
#Trabajo

Ley 21.015 desde una perspectiva de derechos humanos

El mundo civil carece de normas para controlar los montos y procedimientos que se siguen en la compra de armas, es decir, la industria de la muerte sigue un principio del Neoliberalismo que es la “desregu ...
+VER MÁS
#Política

¿Le sirve a Chile mantener un gran ejército?

La mediación es esencialmente un proceso conversacional, pero no cualquier tipo de conversación, esta se hace en un contexto de conflicto y habitualmente con un deterioro de las relaciones.
+VER MÁS
#Economía

Acuerdo en Minera Escondida: Lecciones de una mediación

En todo el mundo, grupos de personas y organizaciones denunciaron la prisión política de Lula y exigieron que la justicia electoral permita su candidatura
+VER MÁS
#Internacional

¿Es Brasil una democracia, si no respeta la decisión de la ONU?

Popular

Nadie nos ha puesto en la mesa una forma de violencia sutil, que todas hemos usado en contra de las otras: el inmiscuirnos en sus vidas privadas para decirles cómo es que deben comportarse en lo privado pa ...
+VER MÁS
#Género

Puta (sobre la poca sororidad que hay detrás de hablar mal de otras)

Los productos que curan al paciente matan el mercado cuando se trata de mantener y aumentar las ventas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Negocio farmacéutico: La enfermedad es la salud del capital

Recién el año 2022 la educación municipal de Calama será traspasada al Mineduc, en tanto debemos avanzar en la construcción de una Educación Pública Municipal para Calama.
+VER MÁS
#Educación

Construyamos una educación pública municipal de calidad para Calama

Intentar enseñar, sin saber como funciona el cerebro, será algo así como diseñar un guante, sin nunca antes haber visto una mano
+VER MÁS
#Educación

Las neurociencias y la epigenética: Claves para entender el aprendizaje