#Política

Chile ¿Qué está en riesgo?

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Todos coinciden en que hay un cambio de ciclo político. Aparentemente una de sus características estaría marcada por la irrupción de más y nuevos “sectores medios” surgidos de ese 40% de la población que salió de la pobreza y las distintas interpretaciones respecto a sus deseos y demandas. Chile es hoy más rico que nunca en su historia y es natural que tod@s quieran y aspiren a ser parte del salto al desarrollo y de la mayor riqueza que el país tiene. Ahí está la inquietud y el malestar. Así de simple.

Efectivamente quienes recién salieron de la pobreza, temen volver a caer en ella o sienten que ya pueden “vivir” pero no pueden surgir. Si la situación económica desmejora, se acentúa el temor y, si mejora, se acentúa la frustración. Por eso no es extraño, cosa que sorprende a muchos, que los mismos individuos sean estatistas para unas cosas, y pro mercado y consumo para otras. Quieren derechos sociales garantizados por el estado, pero también el acceso disponible para ir más lejos a todos aquellos que se lo propongan con más crecimiento y emprendimiento. Quieren protección, pero también más oportunidades. Que los chilenos quieran reformas para una mayor igualdad y tener derechos sociales no significa que no quieran modernización. No son optativas. En realidad, es más y mejor modernización que supone tanto consumo como derechos.


Se podría pensar que el nuevo gobierno de Piñera apuntará a una restauración mercantilista y conservadora. Así como sería lógico que toda la Nueva Mayoría coincidiera con el Frente Amplio en una agenda pos-neoliberalismo.

La respuesta hay que buscarla poniendo el bienestar colectivo, así como el bienestar individual y familiar por delante, donde se articule bien el esfuerzo por más igualdad y derechos con más crecimiento económico, en que ambos valen y se justifican por producir mayor bienestar, que es lo que a la gente realmente le importa.

El prestigioso economista y político Alejandro Foxley planteó la necesidad de una “segunda transición”, esta vez al desarrollo. Me parece una brillante idea país, pero llama la atención que tanto en la derecha como en parte de la antigua Concertación muchos no se den cuenta que esa transición ya empezó con el segundo gobierno de Michelle Bachelet. Diría que este gobierno se trató de eso. Nublado el juicio, quizás por el menor crecimiento momentáneo, explicado en gran parte por las condiciones internacionales y el menor precio del cobre, no valoran el logro en derechos básicos propios de países más avanzados, así como una carga tributaria acorde con ellos, además de mejoras notables en las condiciones energéticas para una mayor productividad, todas necesidades indispensables y ausentes hasta ahora, para comenzar a ser un país desarrollado, ya que con solo crecer no basta para lograr ese objetivo.

Probablemente si se preguntara al mundo de centro izquierda hacia dónde queremos ir, todos miramos hacia Suecia y los países escandinavos, pero aún estamos muy lejos. Recién empezamos a dar pequeños pasos en esa dirección, aunque acá nos digan que esas reformas son extremas. La verdad es que tanto el programa de la Nueva Mayoría en este gobierno, como el presentado por el Frente Amplio son programas socialdemócratas, con matices en la mayor o menor radicalidad o en el realismo para avanzar. Lo que sucede es que nuestro punto de partida es aún muy bajo. Estamos hablando en general de medidas más bien de una sociedad civilizada, una sociedad decente, sin abusos ni maltratos, donde no se humilla y se respeta, con menos discriminación. El punto de partida es tan bajo que comparto con Mario Waissbluth su tesis de que en Chile hay una “inevitabilidad socialdemócrata”. Si o si las cosas caminarán hacia allá.

Se podría pensar que el nuevo gobierno de Piñera apuntará a una restauración mercantilista y conservadora. Así como sería lógico que toda la Nueva Mayoría coincidiera con el Frente Amplio en una agenda pos-neoliberalismo.

Pero las cosas no son tan simples. La necesidad “socialdemócrata” del país es evidente, tanto que Piñera para ganar fue obligado a recoger algunas de esas banderas. Podrá paralizar, congelar, obstruir, pero difícilmente retroceder, a riesgo que el país se le vaya encima. Aunque también podría ser tentado por el objetivo de fundar una derecha definitivamente moderna con un proyecto más social- liberal, que compatibilice con lo obrado por Michelle Bachelet, poniendo a la oposición frente a graves disyuntivas y ante un panorama incierto en el que no está acostumbrada a jugar.

TAGS: #Centro-Izquierda #FrenteAmplio #NuevaMayoría Derechos Sociales

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

22 de enero

Estimado, la socialdemocrácia es una aspiración, muy cierto, que se viva y se deje vivir y hacer lo que se quiera en plena libertad, pero ya no pudimos alcanzarla, el país se dividió entre acólitos del neomarxismo y el capitalismo duro y puro, no hay centro, se murió o lo matamos entre todos.

10156124428864374

26 de enero

Qué agradable columna para leer y político con quien poder discrepar sanamente.

Me molesta un poco cuando se pautea al adversario, más si consideramos que a nadie le gusta ser pauteado por quien tiene un pensamiento divergente, dicho esto, plantear escenarios y permitir un análisis con altura de miras, eso siempre se agradece.

El futuro gobierno del Presidente Sebastián Piñera exige propiciar acciones convocantes, independiente de si es una política de los acuerdos 2.0 o sentido común republicano, la proyección de Chile Vamos depende de eso, por lo mismo no creo que una visión conservadora sea la principal directriz.

Tampoco creo que exista un interés por revivir la retroexcavadora del Senador Quintana, tanto porque se carece de los quorums en el congreso con los que contó la Nueva Mayoría, como porque erradicar de cuajo demostró ser una política nefasta… para la izquierda.

Dicho esto, el gran desafío de este gobierno subyace en la probidad y la presentación de acciones que produzcan convergencia, dando mayor protagonismo a la iniciativa que al Ministro detrás, ese es el espíritu de equipo que se observa en el Gabinete y que muchos cuestionan al ver las partes y no el todo.

Estimado Víctor Barrueto, respeto a quienes elevan la suspicacia y se mantienen alerta ante los prejuicios o pre concepciones que despierta Chile Vamos, pero anhelo que inviertan esa energías mas en analizar la realidad que en atender sospechas previas al 11 de Marzo del 2018.

Un fuerte Abrazo

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Hoy ya con 40 años, he podido rehacer mi vida en algunos aspectos; pero, debo reconocer que ser niñe trans es difícil y más aún frente a la actitud del discurso biomédico y social, que niega esta real ...
+VER MÁS
#Política

Nosotres trans, no somos el problema

Piñera saca a los antagonistas del centro social y los coloca al margen de los debates del quehacer político, porque son larvas, por tanto, pueden ser aplastadas comunicacionalmente.
+VER MÁS
#Política

Los flojos y la derrota de Piñera

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad