#Política

Castigo al negacionismo, victimización de los cómplices pasivos

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Mucho se ha escrito en los últimos días acerca del proyecto de ley, aprobado recientemente por la Cámara de Diputados, que pretende sancionar con penas de cárcel de 541 días a 3 años (más pena de multa) a quien “a través de cualquier medio justificare, aprobare o negare las violaciones a los derechos humanos cometidas por agentes del Estado durante la dictadura cívico militar”, que estén consignadas en aquellos “informes que sean reconocidos por el Estado sobre la materia” (Vg. Comisiones Rettig, Valech), y “siempre que dichos actos perturben el orden público o bien impidan, obstruyan o restrinjan de forma ilegítima el ejercicio de un derecho por parte de el o los ofendidos”.


¿Por qué en vez de permitir que los cómplices pasivos de los crímenes de lesa humanidad se victimicen, penalizando su estupidez, no les damos una respuesta civilizada tan simple y digna como “dejar que ladren”, para que nosotros tengamos la oportunidad de disentir de ellos, incluso a través del escándalo público, cada vez que se atrevan a defender públicamente lo que todos sabemos que es indefendible?

Junto a todas las consideraciones normativas sobre su evidente puesta en peligro a la libertad de pensamiento y de expresión, muy elocuentemente expuestas por juristas e intelectuales como Carlos Peña o José Miguel Vivanco, hay que decir que, desde la más autorizada doctrina del Derecho Penal en una sociedad democrática, la técnica legislativa empleada por el proyecto es realmente confusa y muy peligrosa desde el punto de vista de la salvaguardia del individuo frente al castigo arbitrario.

Incluso a riesgo de que los justificadores, aprobadores o negadores de las violaciones a los derechos humanos, los llamados cómplices pasivos de la dictadura terminen victimizándose ante la opinión pública, erigiéndose como auténticos mártires de la arbitrariedad jurídica.

Por ejemplo, ¿cuál sería el verbo rector de la conducta punible o reprochable? “¿El acto de “justificar”, “aprobar” o “negar” las violaciones a los derechos humanos? ¿O bien la de “perturbar el orden público” o “impedir”, “obstruir” o “restringir” de “forma ilegítima” el “ejercicio de un derecho por parte de el o los ofendidos”? ¿Cuál sería el “derecho impedido, obstruido o restringido ilegítimamente al ofendido”?

En suma, ¿cuál de las dos verbalizaciones contiene el acto ofensivo? ¿En qué cosiste la ofensa?

Es cierto que actos públicos como los homenajes al general Miguel Krasnoff en el Club Providencia en 2011 o al dictador Augusto Pinochet en el Teatro Caupolicán en 2012, trajeron como consecuencia graves afectaciones al orden público, precisamente por la furia que despertó el acto de justificar y aprobar frente a toda la comunidad crímenes de lesa humanidad, afectando de este modo la dignidad de los deudos de los detenidos desaparecidos y de los ejecutados políticos, así como de los sobrevivientes de la tortura por manos de los agentes de seguridad que sirvieron a la dictadura.

Pero no es menos cierto que si actos de expresión de esta naturaleza estuvieran expresamente sancionados por la ley penal, incluso bajo la más feliz técnica legislativa, la gran mayoría de los ciudadanos, que somos conscientes de la memoria del horror, no tendríamos la oportunidad de manifestar nuestro más profundo repudio a la estupidez de aprobar, justificar o incluso negar públicamente aquellos hechos que trastocaron los valores más fundamentales de la moral pública del pueblo de Chile.

Entonces, ¿por qué en vez de permitir que los cómplices pasivos de los crímenes de lesa humanidad se victimicen, penalizando su estupidez, no les damos una respuesta civilizada tan simple y digna como “dejar que ladren”, para que nosotros tengamos la oportunidad de disentir de ellos, incluso a través del escándalo público, cada vez que se atrevan a defender públicamente lo que todos sabemos que es indefendible?

Es dable pensar que a muchos de quienes somos familiares de víctimas  de estos graves crímenes, poco nos importa que se penalice a los infames que los aprueban, los justifican o los niegan, incluso si perturban el orden público o afectan el ejercicio de alguno de nuestros derechos, si nosotros mismos como ciudadanos, que gozamos de autonomía, inviolabilidad y dignidad, podemos ejercer nuestra libertad de expresión y nuestro derecho a protestar para manifestar ante todo el mundo nuestra reprobación y nuestro asco.

Por lo tanto, este proyecto de ley que pretende penalizar el “negacionismo a la chilena”, además de hacer peligrar el legítimo ejercicio de la libertad de pensamiento y de expresión, y el derecho al castigo justo, es también y por sobre todo una ofensa a la inteligencia de los mismos ciudadanos, que el próximo 25 de octubre, en un histórico acto soberano, inauguraremos el proceso para aprobar una Nueva Constitución. La que abrirá sus puertas hacia una democracia deliberativa, donde los procesos de transformación social no se detendrán ni con el crimen ni con la fuerza que tanto deleita a los cómplices pasivos de la dictadura.

TAGS: #Negacionismo Violación Derechos Humanos

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

El sistema económico seguirá siendo capitalista lo que obliga a calibrar muy bien qué caduca y qué sigue vigente
+VER MÁS
#Sociedad

Crisis y superación del modelo neoliberal

Nuevos

La ansiedad climática la sienten personas de todas las edades, en todas partes. Ella se asocia a varias emociones dolorosas y complejas: tristeza, miedo, enojo, impotencia, culpabilidad, avergüenza, deses ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Los jóvenes deberán aprender a convivir con la ansiedad climática

El balance de este esfuerzo por llevar a la práctica el proyecto social de un buen vivir demuestra las complejidades que implica, y expone las fuerzas sociales opuestas que enfrenta.
+VER MÁS
#Política

El Yasuni: una política concreta de aplicación del buen vivir

La derecha tiene el derecho a desmarcarse del fascismo, pero no tiene derecho a mentir con un desprecio absoluto por la historia,
+VER MÁS
#Política

La mentira que difunde la derecha en redes sociales

La apelación a la tradición ("ad antiquitatem") es una tradicional falacia lógica. El que algo se haya venido practicando desde tiempos pasados, no permite concluir por sí solo que haya contad ...
+VER MÁS
#Política

Tradición de crueldad

Popular

Como investigadores jóvenes, condenamos tajantemente estas acciones, que constituyen un lamentable ejemplo para las futuras generaciones de científicos y académicos;
+VER MÁS
#Ciencia

Por una mejor ciencia

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

Solo reflexiono lo que la ciencia ficción de los años 30 y 50 vaticinaron y cómo la historia se encargó de hacerlo posible gracias a la supuesta emancipación. ¿Qué fue lo que triunfó?
+VER MÁS
#Política

Orwell 2021

Es un generalizado negacionismo cultural de la otredad, lo distinto, lo ajeno, lo que desagrada o molesta.
+VER MÁS
#Sociedad

Bloqueo, censura, veto o anulación