#Política

Carlos Larraín, el patrón

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En don Carlos el concepto de democracia nunca ha sido muy bien aceptado por lo mismo; lo encuentra algo desordenado, espantoso y parte de una especie de post modernismo bastante atroz. No le parece que quienes tengan que gobernar sean elegidos popularmente porque qué sabe esa masa media ambigua que llaman pueblo. ¿Quiénes son sus antepasados? ¿Qué han hecho por la estabilidad del país?

Carlos Larraín debe ser el gran protagonista de estos últimos días en los encuentros y desencuentros de la Alianza. Su voz despectiva y tu tono de viejo oligarca nacional ha aparecido -al igual que en los últimos casi diez años- constantemente en la discusión y en la maquinación de propuestas dentro del sector. Esto, tal vez, lo hace porque no quiere que lo pillen volando bajo quienes se encuentran debajo de su escala social y moral. Mal que mal él es Larraín y, si quisiera, podría estar cortando la gran cantidad de hortensias que colman su jardín, en vez de estar dedicado a temas tan poco honrosos como el tejemaneje de una coalición que, seamos sinceros, más se sustenta en el empresariado que en la política.

Pero no. Prefiere estar al servicio de Chile, o mejor dicho, de su Chile. Ése que construyeron sus antepasados, y en el que solamente los  buenos hombres de apellidos vinosos, o de cierta historia familiar, circulaban por los pasillos del poder luego de llegar de esos fines de semana en que se dedicaban a descansar toda su bondad en sus tierras. En esas merecidas tierras que eran para ellos como la metáfora perfecta de una sociedad virtuosa: es decir, un feudo en el que el poder de decisión de sus integrantes estaba sometido a lo que los patrones, los adultos y los que realmente sabían cómo funcionaba este país, pensaban. Porque,  al igual que las vetustas monarquías europeas,  creían haber recibido casi como una herencia divina el manejo de los otros, los morenitos, los ignorantes: los peones.

En don Carlos el concepto de democracia nunca ha sido muy bien aceptado por lo mismo; lo encuentra algo desordenado, espantoso y parte de una especie de post modernismo bastante atroz. No le parece que quienes tengan que gobernar sean elegidos popularmente porque qué sabe esa masa media ambigua que llaman pueblo. ¿Quiénes son sus antepasados? ¿Qué han hecho por la estabilidad del país? ¿De dónde vienen y hacia dónde irán si es que ellos, los patrones les  indican el camino? No lo sabe. No lo entiende y no pretende entenderlo. Para él y los suyos la construcción social de manera vertical ha sido bastante más interesante, menos bulliciosa, y sin tanta chimuchina como la que se ha desbarrancado en el último tiempo. Es más efectivo, según su percepción,  dar algunos fuertes golpes de poder desde arriba antes de recibir pequeños y desestabilizantes golpecitos desde abajo. Así lo supo siempre, y así lo entendieron los militares, quienes a lo largo de la historia han defendido sus intereses en pro de un orden y una institucionalidad que, en el fondo, solamente ha beneficiado a los suyos, a quienes deben comandar el poder según ese supuesto, y ficticio, mandato divino según el que creen regirse.

Es por lo anterior, que el presidente de Renovación Nacional ha manejado su ejercicio político dando pequeños golpes desde arriba, desde su posición, incluso para manejar  a sus aliados y  a sus pares, a quienes no encuentra lo suficientemente alcurniosos para respetarlos. Y es por esto, y muchos otros factores, por los que la derecha está en la situación en que se encuentra. Don Carlos con sus constantes arranques de personalismo, e interés hacia su persona y lo que él -y su casta por supuesto- encuentra necesario para el orden de esté-su-país.

Es por esto, que sin ningún pudor, ha roto toda clase de pactos ya sea con el Presidente como con sus aliados de la UDI. Ha llegado, también,  hasta el punto de manejar voluntades en la oposición proponiéndoles acuerdos con cierto aspecto reformador que no son más que la perpetuación de un sistema. Ha sido capaz de presentar hasta a Chahuán- ¡Sí, Chahuán!- como posible carta presidencial de su partido, y todo con tal de mantener lo que a él le parece bien, porque así lo enseñaron desde chico; así fue criado para mantener sus principios, y el de su estrato social, por sobre lo que los demás desde una lejanía democrática intentan proponer.

Pero lo que más le molesta a don Carlos, es que a él- ¡qué se han imaginado!- le impongan algo. Por lo mismo no dará su brazo a torcer con la Evelyn, hasta que ella llegue arrodillada ante él con la cabeza gacha y el ego desinflado, porque a él nadie le preguntó si la quería como candidata y eso, como patrón que es, lo  encuentra último.

———–

Imagen

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Elber Galarga

31 de Julio

Mucha afirmación, poca argumentación, y peor, nada de fundamentos. Mal.
Sí, mal que haya llamado a Chahuán ¿pero realmente toda una columna sin sentido para decir “no me gustó”?
Honremos el espacio que se nos entrega para expresarnos.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Error en la base de datos de WordPress: [You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'DESC LIMIT 0,12' at line 4]
SELECT A.ID from wp_posts WHERE A.post_type IN ('post') AND A.post_status IN ('publish') DESC LIMIT 0,12;

Nuevo

Error en la base de datos de WordPress: [You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'DESC LIMIT 0,12' at line 4]
SELECT A.ID from wp_posts WHERE A.post_type IN ('post') AND A.post_status IN ('publish') DESC LIMIT 0,12;

La confianza de los brasileños en la democracia se ha visto seriamente dañada por la corrupción, la desigualdad y la inseguridad, socavando la representatividad de las instituciones políticas
+VER MÁS
#Política

Bolsonaro desploma a derecha tradicional brasileña

Sabemos exactamente lo que tenemos que hacer: defender la democracia. Hemos aprendido que ninguna democracia puede salvarse a sí misma sin los esfuerzos de los demócratas
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

¿Las condiciones de la República de Weimar en América Latina?

No se puede ver de forma aislada lo que sucede en Nicaragua. Para comprender lo que sucede en América Latina, no podemos observar la situación política de cada país de forma de forma aislada
+VER MÁS
#Internacional

Nicaragua: Mitos y construcción popular de la realidad en Latinoamérica

Tiempos donde tu derecho a pataleo está constreñido por las “nuevas verdades” (¿o posverdad?), nuevas verdades que se han construido en forma “express” y que en poco tiempo han conseguido una est ...
+VER MÁS
#Sociedad

Tiempos Modernos

Popular

El dispositivo SIMCE y las presiones oficiales están incentivando que las escuelas dediquen más tiempo a entrenar la prueba, priorizando solo las materias medidas y abandonando la formación integral.
+VER MÁS
#Educación

Carta abierta a apoderadas cansadas de la mala educación para el SIMCE

La educación fue quedando progresiva e irremediablemente sometida a los devenires del mercado económico
+VER MÁS
#Sociedad

Gobernar es Educar

El fascismo es sumamente ágil en canalizar los instintos más bajos de las masas: el odio a lo diferente, el miedo, el paternalismo, anti-elitismo, y sobre todo un odio profundo a los intelectuales
+VER MÁS
#Internacional

El fascismo del siglo XXI

Sabemos exactamente lo que tenemos que hacer: defender la democracia. Hemos aprendido que ninguna democracia puede salvarse a sí misma sin los esfuerzos de los demócratas
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

¿Las condiciones de la República de Weimar en América Latina?