#Política

Capitalismo, hábitos alimenticios y “ley del súper 8”

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En el ser humano hay dos situaciones ineludibles que definen su condición: la reproducción y la alimentación. Ambas son condiciones históricas que se definen  y configuran en función de las condiciones culturales, económicas y políticas de las cuales formamos parte.

Me interesa, en esta ocasión, poner atención en la alimentación; es decir, en los nutrientes que hacen posible nuestra existencia y reproducción. Resulta interesante constatar cómo nuestra forma de vida se relaciona de manera directa con lo que comemos. Somos lo que comemos y comemos lo que somos.

El tipo de alimentos, la forma de prepararlos, consumirlos y disfrutarlos son determinados históricamente; cada pueblo, cultura o sociedad define sus métodos y hábitos de consumo. En las sociedades del capitalismo avanzado hay tipos y hábitos específicos de consumo alimenticio. La explosión de la diversidad de objetos de consumo se ha expresado en el ámbito de los alimentos.

En ese contexto se ha impuesto una realidad contundente, violenta y asesina. El tipo de alimentos que produce la industria alimenticia del capitalismo global, las formas de consumirlos y los hábitos que se generan en torno a ellos, están generando más problemas que beneficios a la salud humana.

Los alimentos de la modernidad consumista, tecnológica y productivista, están generando enfermedades y muertes. Qué paradoja; no alimentamos para vivir y nuestro alimentos nos están matando. Lo que comemos nos está enfermando. Si a ello, sumamos los hábitos sedentarios (en los que 9 de cada 10 chilenos no practica actividad física regular) y el estrés, nos enfrentamos a un triangulo mortal.

El consumo de azúcar, sal (sodio), grasas (saturadas, colesterol, trans) y aditivos-colorantes de todo tipo son los elementos que están generando la paradoja. La ausencia en la dieta de frutas, vegetales, cereales y fibra soluble es la otra cara de la moneda y del problema.

No sólo se trata de la industria de la comida chatarra, sino también de la industria de las galletas, golosinas, gaseosas, snack y cereales. La consecuencia del tipo de alimentos que se ofertan en el mercado y sus formas de consumirlos están generando enfermedades y muerte. Todas las cifras muestran cómo en los últimos años esos consumos han aumentado de manera considerable.

¿Cuáles son esas enfermedades y sus consecuencias? Entre las principales encontramos el sobrepeso y obesidad, la hipertensión arterial, la diabetes (tipo 2), el cáncer, la celulitis, las caries, las embolias, la artritis, la anemia, la arteriosclerosis, la osteoporosis y otras enfermedades asociadas a la vesícula y al corazón (cardiovasculares) como el infarto al miocardio.

Por ejemplo, la hipertensión y el aumento del colesterol puede producir infartos y accidentes vasculares; un hígado graso puede producir cirrosis. Estudios recientes muestran una directa relación entre obesidad y cáncer de útero en las mujeres y de próstata en los hombres.

En Chile se consume al día 4 veces más sal de los que se recomienda; es decir, del máximo de 4 gramos los chilenos están consumiendo en torno a los 13 gramos diarios. Los efectos sobre la hipertensión, los infartos y accidentes vasculares ya se conocen.

El consumo de azúcar también es alto; sobre todo, en los niños. El efecto de esta situación no sólo tiene que ver con el aumento del peso y la diabetes, sino también con la pérdida de calcio y el aumento de la osteoporosis.

¿Qué muestran las cifras? A nivel mundial las cifras son tan alarmantes como en Chile. Vamos a poner atención en lo que sucede en nuestro país.

En Chile la obesidad infantil en menores de seis años paso entre 1990 y el 2010 del 10% al 23%. La meta de los gobiernos de la Concertación era frenar la tendencia y llegar sólo al 12% para el 2010. Un fracaso rotundo. Si tomamos la población escolar en su conjunto, esa cifra es del 17% y del 50% cuando se trata de sobrepeso. Estos datos muestran dos situaciones; a) que la tendencia, lejos de romperse, es al aumento y b) que esos niños, desde los 40 años, tienen altas probabilidades de sufrir cánceres, infartos, accidentes vasculares e hipertensión.

Los adultos no están muy alejados de estas cifras; de hecho, dos de cada tres tienen sobrepeso y el 40% son obesos y tres de cada cuatro tienen hipertensión y de las 300 muertes diarias por todas las causas, 200 son por infartos, accidentes vasculares y cáncer y 100 ocurren entre los 40 y 60 años.

Los Estados no pueden estar ajenos a esta realidad. De hecho, en muchas partes del mundo se han ido tomando decisiones de política pública no sólo en la dirección de regular la producción de alimentos, sino también de promover hábitos alimenticios saludables y actividad física regular.

Chile forma parte de esa dinámica. Por ello, la reflexión anterior nos sirve de marco para entender lo que se conoce en el último tiempo como la “ley súper 8”.  ¿Por qué surge este proyecto de ley?

Es la respuesta política y legislativa ante estos problemas de salud pública. No sólo hay que velar por generar condiciones de vida saludable, sino también se trata de gastos a nivel fiscal cuantiosos y en aumento. De hecho, las muertes asociadas al consumo de estos alimentos tienen un costo para el Estado de tres mil millones de dólares anuales.

El debate político-público en torno a esta temática y la necesidad de plasmarlo en una ley (la conocida como “ley súper 8”) es la respuesta del Estado frente a la relación existente entre alimentación no saludable y enfermedades. La dificultad que ha tenido la tramitación de la ley (incluido el veto presidencial de los últimos días) se debe a que se trata de un debate cruzado no sólo por intereses económicos, globales y transnacionales, sino también por el tipo de sociedad que se está construyendo donde la libertad juega un rol central.

Los hábitos no sólo se cambian e institucionalizan con una ley que regule la industria alimenticia, sino también con campañas educativas que comuniquen y fomenten la idea de que comer sano y hacer ejercicio es fundamental para la salud y el bienestar. No sólo es una batalla legislativa, sino también comunicacional y educativa. Y también es política porque está en juego el tipo de sociedad que estamos construyendo.

—————

Foto: Pingüinos – Fiskal / Licencia CC
 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

04 de junio

Estimado Sr.: Muy buena columna, sobre todo porque hoy el ritmo de vida esta demasiado acelerado, y sin entender porque existe esa costumbre hoy de “vivir” rápido, la legislación podrá informar la consumidor sobre los contenidos de un determinado producto, sin embargo, en la decisión final, siempre se elige la hamburguesa, papas fritas y bebida como reemplazo de un almuerzo o una once. Hay situaciones que hoy están pasando paralelamente, pero que no se están enlazando, por un lado los restaurantes tradicionales están día a día viendo como los comensales no se demoran más de 30 minutos en almorzar o tomar once, dejando absolutamente de lado cualquier sobremesa, y por otro lado a pesar que existe la información sobre los efectos de la comida “chatarra”, yo por ejemplo sigo viendo en el “Espacio Urbano” de Viña del Mar – Patio de comidas, 8 locales de comida rápida con filas de gente esperando más que 15 minutos para comprar la “Cajita” y20 miutos para consumirla; y 1 o 2 negocios que venden jugos naturales, tortas de panqueque-ensaladas y compotas de fruta con atención mucho más expedita por que el volumen de gente que prefiere este tipo de comida es menor…..

Vea la distribución de negocios y los tiempos asociados de atención y consumo, y luego se dará cuenta que la legislación solo será una buena intención, porque al final la persona sabiendo que tal o cual alimento es poco saludable, seguirá eligiendo la “Cajita”…..

Saludos

llaguno

05 de junio

si pablo… la idea es generar debate… educacación es la clave… pero no es fácil contra esa contundencia y brutalidad del día a dia… sld

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Hoy ya con 40 años, he podido rehacer mi vida en algunos aspectos; pero, debo reconocer que ser niñe trans es difícil y más aún frente a la actitud del discurso biomédico y social, que niega esta real ...
+VER MÁS
#Política

Nosotres trans, no somos el problema

Piñera saca a los antagonistas del centro social y los coloca al margen de los debates del quehacer político, porque son larvas, por tanto, pueden ser aplastadas comunicacionalmente.
+VER MÁS
#Política

Los flojos y la derrota de Piñera

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad