#Política

Cancelación de las primarias: la ciudadanía traicionada

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

No es fácil reparar el daño causado a la credibilidad y confianza de la ciudadanía, pero al menos, en el caso de La Reina y Peñalolén, el proceso iniciado debe ser terminado, llevando a cabo la elección primaria que permita a la ciudadanía decidir sobre mi candidatura al Parlamento.

Tras largos debates, idas y venidas,los partidos convinieron en aprobar una ley de elecciones primarias para definir las candidaturas a la Presidencia de la República y el Parlamento. Se trataba de re-encantar a la ciudadanía con la política, actividad que ha llegado a los más altos niveles de reprobación y apatía, haciendo visible la profunda crisis de nuestra institucionalidad democrática.

El casi 60% de abstención en las elecciones municipales- cuando se inauguraba la inscripción automática y el voto voluntario- reforzó la percepción de que se debía generar mecanismos para que el electorado recuperara la confianza en las instituciones.

Sabemos cuánto celebraron los partidos la Ley de primarias legales y cómo se comprometieron. La ciudadanía recibió esta ley con esperanzas y alegría. Los partidos generaron mecanismos para la inscripción de candidaturas y se puso en marcha un proceso con amplios y valiosos debates, también con presiones por una mayor amplitud de las y los participantes.

Para la ciudadanía de oposición se abría la posibilidad de incluir líderes sociales de trayectoria e iniciar el reemplazo de la vieja clase política y sus prácticas, de sumar fuerzas y derrotar al binominal.

El 1° de mayo en la noche, tras una masiva y entusiasta marcha por el Día Internacional del Trabajo, en que la Presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa concitó la total adhesión a sus demandas  de transformación, el país se enteró de que no habría elecciones primarias parlamentarias, que los 7 partidos no habían llegado a acuerdo para firmar el pacto correspondiente.

Ha habido numerosas explicaciones,incluso, que sólo se trataría de un retraso y que el acuerdo se alcanzará de todas maneras, como siempre.

Ahí está el problema, ese “como siempre” es sin escuchar a la ciudadanía, sin hacerse cargo de sus anhelos y esperanzas, dejando de lado los procesos participativos iniciados y valorados. Una nueva traición.

¿Qué puedo responder yo a las 3.000 personas que se detuvieron a conversar conmigo, que firmaron para que fuera su candidata, que más allá de dar la firma a una candidatura se la dieron a un proceso político? Cientos de ciudadanas y ciudadanos desencantados que abrieron una pequeña puerta para volver a confiar en la política, para apoyar una candidatura ciudadana, que ha levantado sus demandas como el túnel minero para la autopista, una ciudadanía que quiere más mujeres en el Parlamento porque confía más en ellas.

¿Pensaron los dirigentes en gente, en las personas con que se conversó, a las que se les tocó la puerta o detuvo en una feria? ¿Pensaron en quienes se unieron a esta tarea voluntariamente, sin ser militantes del PPD, para dar esta “buena nueva”, que a través de estas elecciones primarias podrían participar y decidir las candidaturas, proponer a quién mejor las/os representaba?

¿Pensaron cómo podrá esa gente volver a hacer política a su territorio? No sólo se ha dejado en la estacada y traicionado al elector o electora, sino también a quienes se incorporaron a este proceso, que escucharon en el Teatro Caupolicán que no se repetirían los errores del pasado, que habría caras nuevas de mujeres, de jóvenes, de mapuche, y que anhela contribuir a las transformaciones pendientes.

No es fácil reparar el daño causado a la credibilidad y confianza de la ciudadanía, pero al menos, en el caso de La Reina y Peñalolén, el proceso iniciado debe ser terminado, llevando a cabo la elección primaria que permita a la ciudadanía decidir sobre mi candidatura al Parlamento. De esa forma podremos contribuir a que la ciudadanía no vuelva a cerrar la puerta a la política.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Cancelación de las primarias: la ciudadanía traicionada | Nueva Política - Elecciones 2013

04 de Mayo

[…] Fuente: www.elquintopoder.cl […]

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

La corporación de Ulloa actualmente no cuenta con el respaldo de la hinchada ni tampoco de la barra que acompaña La Lamparita desde la refundación
+VER MÁS
#Deporte

Empresariado y política detrás de los dos Lota Schwager

Es hora de dar vuelta la campana, o el embudo. Es hora de que los de arriba jueguen limpio antes de exigir que los de abajo lo hagan. El día que ello ocurra, solo entonces, volverá a salir el sol.
+VER MÁS
#Sociedad

Campaña Juguemos limpio

Solo el ministro Moreno y su equipo saben en términos ciertos del contenido de Consulta Indígena y no los pueblos indígenas que son los destinatarios de la misma
+VER MÁS
#Política

Consulta Indígena de Piñera, volver al DL Nº2568 de la dictadura

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador