#Política

Camila Vallejo en Alemania: una generación que llegó para quedarse

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Cuando en agosto 2011, durante un debate en la Canal CNN Chile, el entonces vicepresidente de la FECH Francisco Figueroa le anunciaba a Sergio Bitar -ex ministro de educación del gobierno de Ricardo Lagos- que su “generación llegó a la política para quedarse”, no pocos contemplaron atónitos las declaraciones del dirigente estudiantil. Sí, atónitos. La declaración de Figueroa no sólo explicitaba el quiebre entre el movimiento estudiantil y la clase política; no solamente le enrostraba a Bitar la deslegitimación de los gobiernos de la Concertación, a propósito de su función contrahegemónica frente a un modelo autoritario y neoliberal extremo implementado en Chile. Lo señalado por el joven dirigente rompía con una tradición político-cultural asociada a los movimientos sociales, desde el fin de la dictadura militar. Mientras que, una vez conseguido el poder, la estrategia política concertacionista fue que los miles de chilenos que lucharon contra la opresión castrense “se fueran para la casa” (y se quedaran en ella), la promesa de los estudiantes movilizados en el 2011 fue rechazar el carácter efímero de la movilización social, apostando por su permanencia en la lucha por los cambios estructurales.

Y no hubo marcha atrás. A pesar de la oposición del gobierno de Sebastián Piñera, de la derecha económica (la oligarquía) y de la derecha política frente las demandas estudiantiles y sociales; a pesar incluso de muchos concertacionistas neoliberales con discurso “progresista”, esta promesa está plenamente vigente en el año 2012. Y no sólo dentro de Chile, sino que su expresión en el escenario internacional se ha encarnado en la sucesora de Figueroa, Camila Vallejo. Seguida por los medios de prensa de todo el orbe, la dirigente estudiantil -que ocupó la presidencia de la FECH y la vocería de la CONFECH en el 2011- se ha transformado hoy en día en un ícono indiscutido de la izquierda chilena y mundial. Aquí se trata de una representatividad política para la izquierda que trasciende la vinculación orgánica que Vallejo tiene con el Partido Comunista de Chile.

La reciente visita de la actual vicepresidenta de la FECH a la República Federal Alemana, junto a Karol Cariola (secretaria general de las Juventudes Comunistas de Chile) y a Jorge Murúa (dirigente nacional de la Central Unitaria de Trabajadores, de Chile), ha recibido el espaldarazo, no sólo de la comunidad alemana y europea, sino que también de un gran número de chilenas y chilenos residentes en el país germano. Invitados por la fundación alemana Rosa Luxemburgo, asociada al partido Die Linke (La Izquierda), recorrieron Alemania dialogando con la comunidad local respecto de la movilización estudiantil chilena del 2011 y de su proyección para los meses que se avecinan.

En Berlin, el 8 de febrero de 2012, el Audimax de la Humboldt Universität se vio colmado de asistentes que escucharon concentradamente el testimonio de la delegación chilena. Camila Vallejo, junto a Cariola y a Murúa, expuso en detalle acerca del proceso político a la base de la movilización social, en una lucha difícil contra esa suerte de “modelo feudal oligárquico” que forma parte de la cultura de este país sudamericano. Aunque en Chile a algunos les provoque escozor el carácter de figura internacional de Vallejo, afortunadamente la movilización estudiantil chilena -transformada en un gran movimiento social- ha tenido como resultado una legitimación política de gran envergadura a nivel global. Y Camila Vallejo ha contribuido significativamente a ello.

Sin embargo, la resistencia cultural es otro escollo que aún tendrán que sortear los estudiantes y las miles de chilenas y chilenos que desean cambios estructurales. En los medios circulan aseveraciones respecto de la disminución del apoyo ciudadano a las movilizaciones, aduciendo al cansancio generado por las continuas protestas sociales. Quizás ello resulte de las vicisitudes del proceso de emergencia de una nueva conciencia política aún inconclusa; no es fácil comprender –en una cultura donde las desigualdades son “naturalizadas” y responsabilizadas a nivel individual- que los destinos de las personas se construyen y se sustentan con base a derechos colectivos y universales. Asumir que la pobreza, en su sentido más extenso, no es un problema de exclusividad personal, sino que surge de un sinnúmero de derechos universales que no están siendo garantizados, es un verdadero cambio en la cultura sociopolítica.

Es comprensible, por tanto, ese cansancio ante la protesta social, si no se entiende que los cambios estructurales van a enfrentarse a la férrea resistencia de las élites económicas y de una significativa parte de la clase política cooptada económica o ideológicamente. La protesta social –que es criminalizada en Chile de manera escandalosa por estas mismas élites- constituyó en el 2011 uno de los instrumentos políticos más importantes para poner en la mesa el fracaso de un modelo de desarrollo, sólo exitoso para unas pocas familias chilenas. Y ante la resistencia violenta y represiva de la oligarquía, la protesta social pasó a concebirse como un derecho. Eso lo dejaron muy en claro Camila Vallejo, Karol Cariola y Jorge Murúa, en el Audimax de la Humboldt Universität, Berlin. Y enhorabuena. La legitimación política de la protesta social es un derecho ya demandado por una generación que, afortunadamente, llegó para quedarse.

Fotografía: Pablo Ocqueteau

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

17 de febrero

Camila, estoy en total desacuerdo con tus ideas, pero estoy disouesto a dar la vida para defender tu derecho a expresarlas,

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

La recuperación de la ciudad no pasa solo por invertir dineros públicos, para revertir los efectos de la desigualdad territorial es necesario volver a conocernos, para valorarnos desde el encuentro, no de ...
+VER MÁS
#Ciudad

Santiago desigual

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

Expresarse de esa manera es inaceptable y haberlo hecho en el pasado no prescribe fácilmente. Vivimos en una era en que todos tienen la oportunidad de sentirse superiores moralmente, especialmente cuando o ...
+VER MÁS
#Sociedad

¿Así que fuiste linchado por las Redes Sociales?