#Política

Cambio de gabinete

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen


Una buena opción sería nombrar un biministro en Hacienda y Economía y designar al democratacristiano Ricardo French-Davis. O poner a Juan Somavía. Gente de trayectoria conocida, competente e irreprochable, así como comprometida con el cambio ofrecido en el programa de Gobierno ampliamente aprobado por la ciudadanía.

Ante la insistencia mediática ante un eventual cambio de gabinete, conviene tener en cuenta y reflexionar sobre varios factores. Lo primero es tener claro de dónde provienen los principales apetitos para dicho cambio.

Ante ello, diría que la descalificación del gabinete actual se expresó incluso antes de estar designado el mismo y proviene muy principalmente de la derecha y su apabullante hegemonía de medios, así como de gente de la antigua Concertación que se siente generacional e ideológicamente desplazada después de una larga hegemonía de los “autocomplacientes”, que se tradujo en veinte y tantos años de “aliancertacionismo”, que yo denomino la “República Aliancertacionista de Chile, 1989-2014”.

El aliancertacionismo aquel fue claramente derrotado en las primarias presidenciales de la Nueva Mayoría, en las elecciones parlamentarias y en el apoyo definitivo superior al 62% con que elegimos a Michelle Bachelet.

Independientemente de lo anterior, conviene centrarse en el contenido del cambio que todos esperan. A este respecto, la presidenta Bachelet debiera continuar siendo fiel a su mandato de cambio y reforzar aquellos ministerios más vapuleados con gente de primer nivel. También habría que descartar el arribo de agoreros y censores de la antigua Concertación que la ciudadanía identifica y rechaza sistemáticamente.

Y así, por ejemplo, una buena opción sería nombrar un biministro en Hacienda y Economía y designar al democratacristiano Ricardo French-Davis, o colocar en Trabajo a Juan Somavía; o sea, gente de trayectoria conocida, competente e irreprochable, así como comprometida con el cambio ofrecido en el programa de Gobierno ampliamente aprobado por la ciudadanía.

Finalmente, hay que insistir en que todo se vería facilitado si priorizásemos el cambio constitucional y empezamos, entonces, a debatir sobre el contenido de una nueva Constitución, que sintamos como nuestra y no impuesta, generadora de lo que se denomina patriotismo constitucional, en vez de seguir ideando parches para la Constitución de 1980, la que nadie siente como propia ni está dispuesto a defender.

Contra lo que pudiera pensarse, ello no recargaría para nada el trabajo legislativo, sino que, más bien, lo racionalizaría, toda vez que supondría partir por lo principal, como es el pacto fundamental, que permea todos los otros temas.

TAGS: Gobierno Programa de Gobierno

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

Su legado político marcó hitos históricos y abrió un exitoso período de presidentes Radicales. Destaca su compromiso por impulsar la educación en Chile, la acción reivindicativa y geopolítica en to ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Pedro Aguirre Cerda: Chile educación - industrialización

Esta nueva religión económica tiene a sus sacerdotes y cardenales, y también posee entre sus filas a sus científicos, todos ellos dispuestos a defender este nuevo orden teórico y conceptual, a pesar de ...
+VER MÁS
#Economía

Fundamentalismo de mercado: desmontar el mito económico neo-liberal

Si alguien cree que la violencia favorece a la izquierda, se equivoca. Uno de los candidatos, MEO, en la previa sostuvo algo que comparto íntegramente: ”cada piedra lanzada es un voto por JAK”
+VER MÁS
#Política

El dilema de la izquierda

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Popular

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Nuestra preocupación está puesta en ese porcentaje invisible de NNA que quedan en el camino, eternamente institucionalizados y que llegan a los 18 años obligados a egresar a una vida independiente, sin c ...
+VER MÁS
#Sociedad

Es hora de crear leyes de infancia pensando en sus protagonistas

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad