#Política

Cambio de enfoque en políticas de salud relacionadas con alimentación

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El programa “Elige Vivir Sano” de la primera dama tiene buenas intenciones, pero carece de una mirada sistémica al problema y piso y peso político para generar reformas significativas.

Los resultados de la Encuesta de Salud realizada por el Ministerio de Salud el entre 2009 y 2010 no son alentadores, gran parte de la población sufre de enfermedades crónicas, asociados a niveles de desigualdad socioeconómicas, donde el nivel educacional sería el factor más relevante (diferencias de hasta un 300% en prevalencia de diabetes). Las principales causas serían estilos de vida poco saludables y mala alimentación. Este problema no es sexy (nunca llegará a ser trending topic ), pero seguir metiendo la basura bajo la alfombra puede generar un efecto boomerang inesperado. El programa “Elige Vivir Sano” de la primera dama tiene buenas intenciones, pero carece de una mirada sistémica al problema y piso y peso político para generar reformas significativas.

¿Es responsable mirar la alimentación como un mero acto cotidiano si queremos enfrentar el problema de raíz? Personalmente creo que no, es necesario ampliar el espectro y mirar el “sistema alimentario”, el cual FAO define como “un conjunto de interacciones dinámicas entre los medios biogeofísicos y humanos y dentro de ellos, que influencian tanto las actividades como los resultados a lo largo de la cadena alimentaria (producción, almacenamiento, elaboración, distribución, intercambio, preparación y consumo).

¿Por qué analizar el sistema alimentario y no preocuparse sólo de la alimentación?

No podemos separar la producción de alimentos en el campo chileno (y políticas agrarias) con lo que encontramos en el mercado (políticas de mercado), con los desafíos medioambientales (deforestación, contaminación y escasez de agua, pérdida de biodiversidad, etc.)  actuales que enfrentamos como humanidad. Un enfoque reduccionista basado en el mero indicador OCDE (ej: “subir consumo de fruta en 1%”) sería “pan para hoy hambre para mañana”. Entiendo que no es fácil comprender la complejidad del sistema, pero el problema presenta esta naturaleza y nos exige soluciones de la misma índole.

Entonces, ¿qué podemos hacer?

Un primer paso sería el cambio de enfoque de reduccionista a sistémico. Luego avanzar en la  realización de un diagnóstico que permita reconocer los problemas actuales en nuestro sistema alimentario, en un sentido amplio. Identificar los puntos críticos sobre los cuales trabajar (nuevamente desde una mirada transectorial) y hacer pilotos que permitan rescatar aprendizajes empíricos. Hay que comprender que este es un desafío de largo aliento, pero no podemos quedarnos en la política pública propagandística (mucho más sexy, pero de bajo poder transformativo).

En el corto plazo el foco se podría orientar al ámbito educativo, que -según los estudios realizados por el MINSAL- sería uno de los factores decisores en los hábitos de alimentación de la población; facilitando una comunidad de aprendizaje e investigación en acción que permita construir sistemas de alimentación sustentables en las escuelas, como el programa “ Think & Eat Green at School” desarrollado por la universidad canadiense de British Columbia.

Tenemos grandes oportunidades como país, dada las condiciones favorables para la producción de alimentos y las capacidades humanas, para enfrentar en forma apropiada el problema; y también la responsabilidad de hacernos cargo, por la salud humana y del ecosistema. ¿Qué estamos esperando? .

Nota final:

Para quienes deseen profundizar en la visión más sistémica del problema les recomiendo analizar el esquema que se encuentra en la página 5 de este documentode FAO.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Popular

Lo expuesto da cuenta de una ideología, que cree que todo se puede comprar a como dé lugar, máxima que inunda al mundo neoliberal. Es un imperativo revertir esta lógica por nuestra dignidad, nuestra sal ...
+VER MÁS
#Sociedad

Las trampas de las élites

Las editoriales fijan precios en promedio 29 veces más, llegando a más de 40 veces en algunos casos, en el mercado privado que en el estatal, donde normalmente se cancela el texto unidad en $800 a $1,600. ...
+VER MÁS
#Educación

El Texto Escolar será digital y abierto

Las estrategias de desarrollo indígena han fracasado, relegando deliberadamente a los mapuche a una condición de vulnerabilidad permanente
+VER MÁS
#Política

El fracaso de la política indígena y una espera inaceptable

“Que mal”, pensé. Pero el “que mal” no es por las deficiencias en la gestión de las cuentas corrientes por parte del Banco, sino por una cuestión mucho más grave: ni yo, ni muchos de quienes rec ...
+VER MÁS
#Justicia

De los ilícitos del Banco BCI al escaso avance en protección de datos

Popular

¿Qué van a hacer si hay una fuga masiva de cliente? La independencia energética es el verdadero camino al desarrollo, portarnos a paneles solares es la mejor opción.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Chao medidor inteligente, bienvenidos paneles solares

La rebelión por el clima contagió a nuestros estudiantes y en ciudades como Valdivia, Temuco, Santiago, Talca, Arica, Rancagua, Osorno y Valparaíso, desde hace algunos viernes, aparecen pequeños grupos ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Para qué estudiar, por un futuro que no va a existir #FridayForFuture

Un millón 400 mil mujeres de Chile quieren trabajar, pero no pueden hacerlo por ser las principales responsables del cuidado de sus hijos o de sus padres
+VER MÁS
#Uncategorized

¿Soy o no soy feminista?

Como crepúsculo, el pensamiento femenino se encuentra en constante ascenso y descenso; entre luces y oscuridades; siempre bello, mostrándonos el cambio.
+VER MÁS
#Sociedad

La filosofía tiene nombre de mujer