#Política

Cambiar actitudes para construir la paz en la Araucanía

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

A raíz de los hechos ocurridos en la Araucanía las últimas semanas, la huelga del machi Celestino Córdova, el recrudecimiento de la violencia política y hechos igualmente inaceptables de auto tutela tras la toma de cinco municipalidades en la zona roja, como la llaman, se ha comenzado a escuchar, en hora buena, a muchas personalidades del mundo político y empresarial decir que están abiertas a conversar con cualquiera que quiera dialogar.


A la hora de la verdad, las intenciones de diálogo no pasan mucho más allá del discurso y de los conversatorios por Zoom.

Sin embargo, a la hora de la verdad, las intenciones de diálogo no pasan mucho más allá del discurso y de los conversatorios por Zoom. La primera prueba concreta de la disposición a dialogar para avanzar en la solución de la cuestión mapuche, debió haber sido la discusión en el Congreso sobre la fórmula de elección de los escaños reservados para los pueblos indígenas. La centroizquierda realizó el ejercicio de recoger la opinión de personalidades indígenas afines al sector. La centroderecha, por su parte, el sector al que pertenezco, no solo no tuvo la disposición a escuchar a las comunidades, sino que tampoco consultó de manera amplia a los militantes mapuche de los partidos que forman la coalición de gobierno.

Pero no nos confundamos, seguir ideologizando el conflicto y manteniendo conversaciones solo con mapuches con pensamiento afín a los propios, como lo hacen unos y otros, es entender el problema en clave occidental, no en clave indígena. Eso es un error si queremos sinceramente avanzar en el diálogo. La política mapuche no funciona con el mismo clivaje que la política chilena. Y en esa falta de comprensión, tiene gran responsabilidad también el pueblo mapuche al no ser capaz de presentar un frente común, en circunstancias que los sectores cercanos a la izquierda y a la derecha política chilena tienen muchos más elementos que los unen que los que los dividen.

Para solucionar el conflicto del Estado con el pueblo mapuche, desarrollar un diálogo fructífero y buscar el camino de solución a una situación de violencia, deuda histórica, exclusión y pobreza inaceptable en la Araucanía, vamos a tener que respirar profundo y dejar de lado los prejuicios contra el otro, que en nada aportan, los oportunismos políticos y la persistente exclusión de los liderazgos mapuche del debate que viene, en una cuestión cuya solución requiere honestidad intelectual y una actitud sincera y abierta para escuchar al otro. Y ese otro no es el de la otra vereda política, sino el indígena que pertenece a otra cultura.

Cuando hablo de liderazgos no me refiero a los intelectuales ni a los militantes mapuche de los partidos políticos, ni a las vocerías de la Coordinadora de Comunidades en Conflicto Arauco-Malleco, CAM, o del Aukiñ Wallmapu Ngulam, el Consejo de Todas las Tierras, sino al liderazgo de los lonko y werken de las comunidades de todos los territorios, incluidos los representantes de las agrupaciones y centros culturales wariache de las principales ciudades del país, que aunque fuera del territorio ancestral, no dejan de ser por eso parte muy importante del pueblo nación mapuche.

Hace un par de días, estuve mirando la transmisión por redes sociales de un conversatorio muy interesante sobre el rol de Estado en la solución de la violencia en la Araucanía. Sin embargo, al final del evento, me quedé con la incómoda sensación de que se habló mucho de cómo incluir a las fuerzas vivas de la sociedad civil regional en la construcción de la solución, pero con un pueblo mapuche participando como sujetos pasivos de la acción política y no como sujetos activos en este debate. Porque respecto a este tema, no pueden ser uno más. Debe ser protagonista de su propia historia. Esa exclusión de las decisiones que una mayoría ha impuesto a una minoría, que se ha traducido históricamente en la limitación abusiva de derechos y libertades legítimas de un pueblo ancestral, y el anhelo de este de tener el control de la propia existencia, bajo parámetros propios, es lo que se encuentra en el corazón de todo este conflicto.

TAGS: #PazParaLaAraucanía #PuebloMapuche #Violencia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

El sistema económico seguirá siendo capitalista lo que obliga a calibrar muy bien qué caduca y qué sigue vigente
+VER MÁS
#Sociedad

Crisis y superación del modelo neoliberal

El espacio de la Convención Constituyente es una gran oportunidad para la Unidad en la Unicidad, para el encuentro con los principios universales: “todo es uno y uno es todo”, para que las distancias i ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Convención Constituyente como una oportunidad

Una de las demandas centrales es la creación de una Región Exterior, con tres distritos electorales: a) Las Américas donde reside más de la mitad de los migrantes chilenos; b) Europa y Africa, y c) Asia ...
+VER MÁS
#Política

Chilenos del exterior y debate constitucional

Nuevos

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

La conclusión crítica que nos deja Bauman es que “vivimos, el mundo vive, un momento de profunda incertidumbre. Desde la crisis económica a las guerras que no cesan en algunas partes del mundo.
+VER MÁS
#Sociedad

En la Sociedad líquida o en la gaseosa hay que gobernar la incertidumbre

La patria que excluye, que violenta, que mata de hambre, que desaparece, que escupe, que humilla, que obliga a emigrar. Que separa familias. Es la patria que duele.
+VER MÁS
#Sociedad

La patria del indocumentado

Solo reflexiono lo que la ciencia ficción de los años 30 y 50 vaticinaron y cómo la historia se encargó de hacerlo posible gracias a la supuesta emancipación. ¿Qué fue lo que triunfó?
+VER MÁS
#Política

Orwell 2021

Popular

¿Cree usted que ha sido acertado poner en tensión sus futuros ingresos, se siente que ha sido juicioso, que no se arrepentirá cuando tenga 70, 80 años o más?
+VER MÁS
#Chile 2030

Bien el presente ¿y en el futuro?

El sistema económico seguirá siendo capitalista lo que obliga a calibrar muy bien qué caduca y qué sigue vigente
+VER MÁS
#Sociedad

Crisis y superación del modelo neoliberal

Solo reflexiono lo que la ciencia ficción de los años 30 y 50 vaticinaron y cómo la historia se encargó de hacerlo posible gracias a la supuesta emancipación. ¿Qué fue lo que triunfó?
+VER MÁS
#Política

Orwell 2021

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible