#Política

Bolsonaro, día después: ¿Es la conciencia social hermana de la rabia?

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

En una ocasión, conversando con un hombre alzado sobre los 80, me alcanzó una impresión.  Una imagen a la que se suponía debí llegar solo a través de la propia experiencia, de esas vivencias que nos dan perspectiva.

En pleno proceso de protesta regional contra HidroAysén, no podía comprender (yo) cómo no se enrabiaba al máximo (él) con los hechos que ocurrían en la tierra que le vio nacer y que eran motivo de tanta protesta e indignación.  Él compartía la mirada, pero su sentir no cobijaba la ira y apuro que a tantos y tantas movilizaba.


Cómo hacerlo para ser consciente de tu propia responsabilidad colectiva, y que el enfado con el otro, la desconfianza, el individualismo, la competencia y el resentimiento no llenen tu día a día. 

Ha pasado el tiempo y algo me ha quedado de ese diálogo. Ese hombre nació en 1935. En su cuerpo y derrotero vital se acumulaban una guerra global, la revolución en libertad, los días de la Unidad Popular, 17 años de dictadura y la recuperación democrática.  A todos esos procesos había sobrevivido y siempre los días oscuros dieron paso a los de claridad, regresando nuevamente los de sombras.  Es la dinámica de la vida, de los ciclos vitales.  La calma que sigue a la tormenta no es solo un frase Valium, es inherente a la condición humana.

Lanzo estas líneas hoy, a minutos de saber, lejos acá en el sur, que triunfó en Brasil el representante símbolo de lo que muchos y muchas no queremos para nuestras sociedades.  Para nuestro planeta.  Se vienen días grises para América Latina y Chile no estará al margen de esta oleada.  En realidad, ya no lo está si se analizan tantos proyectos, frases y acciones de quienes hoy nos gobiernan, donde discriminar al otro distinto y no acogerle es el mensaje, mantener sistemas jerarquizados y no horizontales la práctica, intervenir ecosistemas y comunidades en una carrera de ilimitado crecimiento material el motor principal.  Con una política pública sobre ámbitos fundamentales no hace más que mantener la carencia.

Donde a muchos, demasiados, ciudadanos de a pie no les conmueve la violencia y prejuicio en las palabras y propuestas de Jair Bolsonaro: que ensalce la tortura, que se burle de los oprimidos de siempre, y para quien conceptos como igualdad, justicia, fraternidad, responsabilidad colectiva y ecosistémica, no son más que frases vacías.  El populismo de Bolsonaro es popular no solo en Brasil también en nuestro hogar.  Y cobija contradicciones tan fundamentales como estar dispuesto a apoyar y recordar con orgullo una dictadura… en nombre de la libertad.

Efectivamente, el presidente electo de Brasil representa un retroceso en lo que muchos creemos y aspiramos. Como lo es Donald Trump en Estados Unidos, como Sebastián Piñera en las más diversas áreas. Entre ellas, y que nos convoca a muchos, la socioambiental.

Ahí tenemos la modificación de los límites al futuro Parque Patagonia, en Aysén, en gran medida para dar paso a la extracción minera de oro en sectores de alto valor patrimonial.  En un contexto de, al menos, cuatro empresas australianas y canadienses que con múltiples proyectos auríferos intentan hacerse del control territorial de la cuenca que cobija la principal reserva de agua dulce de Chile, de relevancia vital para el planeta.  Todo, teniendo mejores opciones.

Con todo esto en mente, una tarea personal sigue siendo cómo tomar conciencia y no agriar tu alma en el intento.  Cómo tener claridad de lo que hay que hacer para cambiar ese rumbo no compartido y no caer en el pesimismo por la dificultad.

Cómo hacerlo para no creer que la evasión es la única opción, apartándose a la montaña para vivir en consecuencia mientras ese modelo sigue afectando a tantos y a tantas con menor suerte y posibilidad.  Cómo, al contrario, no optar por el fácil camino de poner en un pedestal la satisfacción personal y de tu entorno inmediato (principalmente material) para no pensar en tanto motivo para amargar la vida: alejarte del mundo y sus informativos que tanta miseria (real, demasiado real) transmiten.

Qué medios son posibles para no vivir la vida en un estado de molestia permanente, dolor constante por lo que nos cuesta transformar.  Para que las imágenes siempre presentes de despreocupados cercanos, familiares, no te inquieten y pienses en cómo lo haremos si para una mayoría el metro cuadrado es el único espacio vital. Fundamental.

Cómo hacerlo para ser consciente de tu propia responsabilidad colectiva, y que el enfado con el otro, la desconfianza, el individualismo, la competencia y el resentimiento no llenen tu día a día.  Porque son esos sentimientos, precisamente, los que en la acción colectiva el movimiento socioambiental quiere reecualizar. No eliminarles, un imposible, pero sí que no sean el mantra general.

En esos momentos regreso a la conversación inicial.  La vida es mucho más que el aquí y el ahora, aunque sea esta frase demasiado utilizada para decirnos que lo único importante es precisamente el aquí y el ahora.  La vida tiene perspectiva y esa nos hace caer en la cuenta que siempre hay luz más allá, así como momentos de penumbra.  Eso es la vida, nada más.   Y nada menos, también.

Como la frase que alguna vez me legara una compañera estudiantil: “Lo malo de los buenos momentos es que pasan.  Y lo bueno de los malos momentos, también es que pasan”.  Y así, con esperanza y convicción de lo que hay que hacer, hagamos nuestro aporte, quitándole el cuerpo al rencor, por hacer que este mal momento, termine.

Aquello entendí de Omar en ese diálogo de claridad.   Una sentencia que soy afortunado de experimentar en la cotidianeidad gracias a su hija Miriam, mujer extra-ordinaria, en mi privilegiado recorrido junto a ella.  Y esa es que sí o sí toda compleja noche siempre, sin lugar a dudas, dará paso al amanecer y alguna enseñanza nos dejará.

TAGS: #Bolsonaro #GobiernoPiñera Tolerancia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Javi-Al

01 de Noviembre

Lo que vemos y escuchamos de ciertas realidades tal vez no sean la verdad, creemos lo que creemos porque venimos de un núcleo familiar que nos ha moldeado, que no han instalado creencias e ideologías en la mente, o porque nuestros profesores y/o medios lo instalaron allí . Y así seguimos, instalando en la mente de nuestros hijos, alumnos, discípulos y personas con las cuales tenemos contacto, nuestras creencias e ideologías.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad

Este dilema que tiene la derecha en Chile, no es exclusivo de dicho país. Se repite en otros confines. En EEUU con el partido republicano, donde tienen al Tea Party en su interior, o en España, donde el P ...
+VER MÁS
#Política

El dilema de la derecha: Kast o Sichel

Hay una palabra compleja, y de pronto eso la hace inmensamente bella, la parresía, profundamente explorada por esos viejos atenienses y otros clásicos.
+VER MÁS
#Política

Provoste, centró el centro

Popular

Si queremos combatir la corrupción, el blanqueo de dinero y la desigualdad global, es imprescindible tener bajo control a los paraísos fiscales.
+VER MÁS
#Economía

De los Offshore Leaks a los Papeles de Pandora

Hay quienes quieren certezas de otra índole, como la seguridad y el combate de la delincuencia, y creen que esto se soluciona apelando a cierto patriotismo, a una política identitaria en que los límites ...
+VER MÁS
#Política

Cuidado con Kast

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Se estima que hay alrededor de 70 mil proyectos inmobiliarios que, en vez de realizar sus obras en terrenos sujetos al proceso de cambio de uso de suelo (de rural a urbano), emplazan las construcciones habi ...
+VER MÁS
#Ciudad

La nueva ruralidad