#Política

Bolivia: buenos vientos altiplánicos

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Más de alguno se preguntará, e incluso objetará, por qué esta columna se dedica a comentar lo ocurrido hace una semana en un país “otro”, la Bolivia de Evo Morales. Esto, en circunstancias que la estricta actualidad nuestra se debate entre “temas” tan acuciantes como la sospecha del ingreso del virus Ébola a nuestro territorio, el aún no cerrado caso del cartel de los pollos y, muy particularmente, el caso Penta y sus ramificaciones hacia el mundo político. Y que no son, por cierto, los únicos “casos” que importan y angustian a la población, pues también les preocupa el estado de la locomoción pública capitalina y de regiones, las carencias en materia de salud pública, el debate educacional y el estado de la economía.

La lección que nos da Bolivia al confirmar su decisión de gobernarse por sí misma y de no abdicar de ninguna de sus prerrogativas como nación independiente, se constituye en un rico patrimonio al que los pueblos habrán de echar mano cuando llegue la hora de sus reivindicaciones soberanas.

Y entonces, ¿por qué Bolivia?

Sin duda que desde este lado de la frontera una consideración más extensa sobre lo ocurrido en las recientes elecciónes presidencial y parlamentarias del país vecino, no puede dejar de lado el dato, “molesto e inoportuno”, de la querella interpuesta por Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, como culminación, al menos hasta ahora, de su permanente alegato por una salida soberana al mar.

Es curiosa la postura de la prensa internacional cuando de analizar el estado de la economía boliviana se trata. Objetivo permanente de los ataques de los sectores vinculados o más bien dependientes de los  grandes consorcios internacionales, y de la Casa Blanca, para explicar -para ellos, “justificar”- el abrumador apoyo al gobierno de Evo Morales, se recurre a un argumento al menos curioso: que habría una gran diferencia entre el discurso –nacionalista, estatista y privatizador- del presidente boliviano, y su accionar “pragmático” al administrar un país de escasos recursos naturales y carente de una tradición “democrática”.

Hay en el fondo de estas piruetas argumentativas un prejuicio ampliamente difundido: que toda defensa de la soberanía de un país sobre sus recursos naturales sería una postura y conducta “anti natura” y reveladora de una visión estrecha, sobreideologizada y a contra corriente de las tendencias “modernas”. Y que ello conduciría, inevitablemente, al  fracaso.

Las cifras disponibles sobre el retroceso de la pobreza, el aumento del Producto Interno Bruto (PIB) en dimensiones colosales, la satisfacción de las capas indígenas y campesinas, ampliamente mayoritarias en casi todas las zonas del país, hablan con elocuencia de un progreso material y espiritual, en satisfacción de las necesidades materiales inmediatas, así como en los índices de dignidad recuperada, que no conoce parangón en el mundo y que bien podría servirnos de lección a nosotros mismos y a nuestra auto satisfecha “clase política”.

Sí, la Bolivia del presidente Evo Morales no es la misma de siempre. Ya el ayer es ayer. Gran noticia para los pueblos del mundo, y muy particularmente para los de la América nuestra. Procesos de parecida significación e importancia se vivirán en los próximos meses en otras naciones del continente.

La lección que nos da Bolivia al confirmar su decisión de gobernarse por sí misma y de no abdicar de ninguna de sus prerrogativas como nación independiente, se constituye en un rico patrimonio al que los pueblos habrán de echar mano cuando llegue la hora de sus reivindicaciones soberanas.

Imagen: elpais

TAGS: Bolivia Evo Morales

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

El conjunto de las humanidades puestas en el currículo escolar aloja una certeza brutal: sin estas artes y ciencias, se hace más difícil entender la forma cómo enfrentarse a las distintas decisiones de ...
+VER MÁS
#Educación

Sin la Historia, menos libres

Es urgente y necesario -no sólo mantenerla en la enseñanza media- sino también que sea fiel a sí misma como ciencia de las primerísimas causas de las cosas;
+VER MÁS
#Educación

Ser y quehacer de la Filosofía

Ningún gobierno se ha comportado a la altura, luego, nunca se ha tramitado un proyecto de ley para que con el Ombudsman, Defensor del Pueblo en castellano, a la cabeza, los ciudadanos de a pié puedan ser ...
+VER MÁS
#Política

Los discursos ni sirven para combatir la corrupción

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

Popular

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

El conjunto de las humanidades puestas en el currículo escolar aloja una certeza brutal: sin estas artes y ciencias, se hace más difícil entender la forma cómo enfrentarse a las distintas decisiones de ...
+VER MÁS
#Educación

Sin la Historia, menos libres

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo