#Política

Bolivia: buenos vientos altiplánicos

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Más de alguno se preguntará, e incluso objetará, por qué esta columna se dedica a comentar lo ocurrido hace una semana en un país “otro”, la Bolivia de Evo Morales. Esto, en circunstancias que la estricta actualidad nuestra se debate entre “temas” tan acuciantes como la sospecha del ingreso del virus Ébola a nuestro territorio, el aún no cerrado caso del cartel de los pollos y, muy particularmente, el caso Penta y sus ramificaciones hacia el mundo político. Y que no son, por cierto, los únicos “casos” que importan y angustian a la población, pues también les preocupa el estado de la locomoción pública capitalina y de regiones, las carencias en materia de salud pública, el debate educacional y el estado de la economía.

La lección que nos da Bolivia al confirmar su decisión de gobernarse por sí misma y de no abdicar de ninguna de sus prerrogativas como nación independiente, se constituye en un rico patrimonio al que los pueblos habrán de echar mano cuando llegue la hora de sus reivindicaciones soberanas.

Y entonces, ¿por qué Bolivia?

Sin duda que desde este lado de la frontera una consideración más extensa sobre lo ocurrido en las recientes elecciónes presidencial y parlamentarias del país vecino, no puede dejar de lado el dato, “molesto e inoportuno”, de la querella interpuesta por Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, como culminación, al menos hasta ahora, de su permanente alegato por una salida soberana al mar.

Es curiosa la postura de la prensa internacional cuando de analizar el estado de la economía boliviana se trata. Objetivo permanente de los ataques de los sectores vinculados o más bien dependientes de los  grandes consorcios internacionales, y de la Casa Blanca, para explicar -para ellos, “justificar”- el abrumador apoyo al gobierno de Evo Morales, se recurre a un argumento al menos curioso: que habría una gran diferencia entre el discurso –nacionalista, estatista y privatizador- del presidente boliviano, y su accionar “pragmático” al administrar un país de escasos recursos naturales y carente de una tradición “democrática”.

Hay en el fondo de estas piruetas argumentativas un prejuicio ampliamente difundido: que toda defensa de la soberanía de un país sobre sus recursos naturales sería una postura y conducta “anti natura” y reveladora de una visión estrecha, sobreideologizada y a contra corriente de las tendencias “modernas”. Y que ello conduciría, inevitablemente, al  fracaso.

Las cifras disponibles sobre el retroceso de la pobreza, el aumento del Producto Interno Bruto (PIB) en dimensiones colosales, la satisfacción de las capas indígenas y campesinas, ampliamente mayoritarias en casi todas las zonas del país, hablan con elocuencia de un progreso material y espiritual, en satisfacción de las necesidades materiales inmediatas, así como en los índices de dignidad recuperada, que no conoce parangón en el mundo y que bien podría servirnos de lección a nosotros mismos y a nuestra auto satisfecha “clase política”.

Sí, la Bolivia del presidente Evo Morales no es la misma de siempre. Ya el ayer es ayer. Gran noticia para los pueblos del mundo, y muy particularmente para los de la América nuestra. Procesos de parecida significación e importancia se vivirán en los próximos meses en otras naciones del continente.

La lección que nos da Bolivia al confirmar su decisión de gobernarse por sí misma y de no abdicar de ninguna de sus prerrogativas como nación independiente, se constituye en un rico patrimonio al que los pueblos habrán de echar mano cuando llegue la hora de sus reivindicaciones soberanas.

Imagen: elpais

TAGS: Bolivia Evo Morales

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Ver a mujeres de diferentes orígenes, países y posiciones hablar abiertamente ha dado a muchas egipcias valor para compartir poco a poco sus experiencias de manera anónima o dando la cara.
+VER MÁS
#Género

#MeToo y #TimesUp ayudan a las mujeres egipcias a romper el silencio

La ley de pesca dejó muchos heridos y las causas judiciales por soborno, fraude al fisco y cohecho denominadas “Corpesca” y “Asipes” han dejado al descubierto lo intervenido y frágil que está el ...
+VER MÁS
#Economía

Jibia: Fin a la pesca de arrastre

La naturaleza del Petro fue muy controvertida, pues no cumple con varios elementos propios de las criptomonedas. No puede llamársele dinero virtual y tampoco se puede determinar con certeza si es un títul ...
+VER MÁS
#Economía

La CriptoVenezuela y el Petro

Poesucia, o la poesía sucia es un estilo que une la rebeldía sexual con la lucha de clases de una manera especialmente contemporánea: nada tiene que ver con el realismo socialista de otras épocas
+VER MÁS
#Cultura

¿Quién es Poesucia?

Popular

La prueba de papel y lápiz, y el dispositivo de control social que usa sus puntajes, se está comiendo la formación integral y genera un efecto de empobrecimiento curricular.
+VER MÁS
#Educación

Los resultados #SIMCE2018 que la Agencia de Calidad no te dice

Voltaire, ya nos había advertido: “Quienes creen que el dinero lo hace todo, terminan haciendo todo por dinero”.
+VER MÁS
#Ciudadanía

A mano armada: Helicópteros, caballos y nepotismo

Algo que es transversal para ambos gremialistas es que acusan que esto es producto de maniobras y aprovechamientos políticos, con ello tratando de minimizar el vacío financiero de sus comunas y normalizan ...
+VER MÁS
#Municipales

La Florida y Viña del Mar: Administrando el desfalco municipal

Se requiere de un entorno flexible (digital) y abierto que diversifique y amplifique las formas de participación efectiva de los usuarios en torno al texto escolar, garantizando libertad de uso de los recu ...
+VER MÁS
#Educación

Hacia el Texto Escolar Abierto: Nuevos antecedentes