#Política

Autenticidad y rupturismo

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Llevo meses pensando en la crisis de representatividad de la clase política en la ciudadanía. El tema es preocupante si pensamos que los cargos de elección popular son responsables del bienestar nacional y no a la inversa (sí, es sarcasmo). Tratando de buscar esa respuesta, comparé los perfiles ideales y reales de lo que se vota y lo que se obtiene, siempre contrastando dos premisas: “Elegimos lo que merecemos” y “Votamos por el que mejor nos representa”.


Quizás llegó la hora de votar por parlamentarios que no lean lo que dicen, que sepan delegar a sus ministros (especialistas) temas que realmente no manejan a cabalidad, que comprendan que la calle y que pueda decir un buen chiste, lo que se agradece más que un argumento beligerante.

Quisiera comenzar señalando que conozco y entiendo las barreras que existen para el ingreso de nuevos referentes, también coincido en que falta de cultura cívica y voto informado en la ciudadanía, pero como ese no es el punto de esta columna, dejémoslo de lado por un rato.

Sería justo decir que la gran mayoría de chilenos decide no ir a votar porque no cree en nadie. La lógica supone entonces que si existiera un candidato congruente y honesto, tendría una alta votación.

Y he aquí un gran problema, en el Congreso, los políticos se han acostumbrado a presentar leyes mal escritas y poco claras, obligando luego a reescribirlas y corregirlas, contribuyendo a que quienes se comprometen a decir que sí, se abstengan o voten en contra de algo que inicialmente pensaba aprobar. Por esta misma razón, tanta voltereta y vuelta de carnero, tanto compromiso incumplido y tanta treta para no pisarse la cola, en el sistema actual, la palabra empeñada no significa nada.

Un segundo elemento importante en los votantes es su identificación u orientación hacia la Izquierda o la Derecha, o moderado de centro.

Mi pregunta aquí es más simple: ¿Este modelo se aplica en otros aspectos de la realidad? Yo creo que no. Tengo la impresión de que los ciudadanos podemos variar nuestra postura según el tema tratado, por así decirl. Es decir, podríamos ser económicamente pro derecha e izquierdistas en temas “valóricos”, al mismo tiempo que podríamos soñar con un sistema de salud igualito al cubano; aspirar a un modelo de mercado gringo o germano, lo que demuestra que a, diferencia de nuestros representantes, no somos rígidos. Por lo mismo llegó la hora de que se terminen los pactos electorales a priori, digámosle adiós a la Concertación, a la Nueva Mayoría, al Juntos Podemos, a Chile Vamos y a la Alianza, de modo que los políticos estén obligados a coordinarse según afinidad programática, así y sólo así, quizás aparezca el entendimiento en el actual diálogo de sordos, en temas como regionalización, impuestos diferidos, leyes anticorrupción y políticas de protección de la infancia.

Un último aspecto que me da vueltas es la imagen que proyecta el político. En general ministros, senadores y diputados buscan mostrar una imagen de profesional preparado, que se las saben todas y siempre tienen la última palabra, capaces de extender una idea breve por más de 20 minutos, dicen mucho sin comprometerse a nada y lo que es peor, no saben escuchar.

¿Somos así los chilenos? Yo creo que no, la gran mayoría de nosotros es capaz de reconocer que es imposible saberlas todas, desde chicos se nos enseña a ser respetuosos y tolerantes, nuestro lenguaje tiende a ser funcional y nos comprometemos, ciertamente nuestra educación contribuye a expresarnos mejor, pero en mi experiencia, si se otorga respeto, hasta la persona con menos léxico, puede entregar una buena reflexión.

Quizás llegó la hora de votar por parlamentarios que no lean lo que dicen, que sepan delegar a sus ministros (especialistas) temas que realmente no manejan a cabalidad, que comprendan que la calle (que dice más que escritores europeos) y que pueda decir  un buen chiste, lo que se agradece más que un argumento beligerante.

Una vez un amigo me preguntó, “¿Cómo contestarías el ataque de un político de otro partido?” La verdad, si me cae mal, igual que cualquier chileno, le tiraría una pesadez y seguiría viendo temas que me importen y les importen a ustedes, porque si queremos un Chile mejor, debemos partir por hablar igual para todos.

TAGS: #PartidosPolíticos crisis de confianza renovación política

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

08 de junio

Si, estamos culturalmente definidos para unirnos, separarnos, discutir y hacernos representar según cuestiones ideológicas y cosas asi, no según intereses o afinidades programáticas. Lo más cercano a esta idea podrían haber sido las alcaldías, siempre fuí partidario que los alcaldes y concejales no tengan compromiso con un partido porque eso puede restarle compromiso con los vecinos. Los políticos hablan mucho sin comprometerse en nada para no pisarse la cola y tratan de no escuchar ni someterse a discusiones con ciudadanos porque no tienen nada que ganar, solo pueden perder. Ellos tienen claro que nos se las saben todas y por último debe ser mucho mas cómodo y fácil trabajar pauteado por un partido que hacerse una pauta según la propia sensibilidad ciudadana.

No. Creo que no se va a poder avanzar a algo mas pragmático que la onda partidista. Hay un “establishment”. Incluso creo que me inscribo en él: Hay algo de anarquía en esta idea y mi convicción es que para avanzar en el bienestar de la población no debe haber incertidumbre. Aunque como van las cosas nose si esto promete poca incertidumbre y ya me repelen todos los políticos por igual. En fin.

Felicitemos a Patrick porque un aporte es lo que lo hace a uno refleccionar.

Saludos

12 de junio

Quizás estoy decretando, quizás estoy propiciando…. No sé

Pero no quiero seguir tolerando

Un abrazo

Servallas

11 de junio

En esto hay una paradoja interesante, muchos tiramos flechas y misiles desde nuestras trincheras, madrigueras y parapetos a los políticos, y es cierto, se lo merecen, pero en general tienen una extraña capacidad de actuar y seguir sus propios proyectos personales aún cuando el barco se hunde por todos lados, es más, algunos en sus locuras discursivas hacen hoyos en el casco no importando que con ello terminen ahogados, es una naturaleza humana extraña, la paradoja es que cuando esta casta cae, viene irremediablemente el salvador, el caudillo, el Mesías, cuyo régimen tampoco nos gusta, porque suele ser brutal, inhumano, entonces pedimos nuevamente que venga la política con todos los males que conocemos, y así se pasan la generaciones, entre esos lapsos de tiempo regamos y hacemos florecer el odio.

12 de junio

Si mejoramos el paladar, comemos mejor…. Pero sin autoengaño!

Está en nosotros

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El sesgo hacia el pasado se explica en parte porque la mayoría de las instituciones de educación superior carecen de centros de estudios y formación sobre el futuro.
+VER MÁS
#Educación

Innova la educación superior tradicional a una insterticial plural

Prefiero pensar que esto es una nueva oportunidad para hacer de la práctica deportiva, en todas sus expresiones posibles, una instancia de inclusión social
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué nos dejó el Mundial?

Tal como expresó  Salvador Allende en su memorable y emotivo discurso "la historia es nuestra y la hacen los pueblos", los chilenos debemos ser sujetos participativos-directos en nuestros  der ...
+VER MÁS
#Política

Una verdadera democratización de Chile

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos