#Política

Araucanía, ¿seguridad o soluciones?

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

La visita de Bachelet a La Araucanía ha instalado el debate sobre cuál es la verdadera labor de un mandatario, si la de hacer política o salvaguardar los intereses de un solo sector. Pareciera que nos malacostumbramos por años a creer que el ejercicio público era algo más relacionado con el llamado “trabajo en terreno” que con tener una perspectiva clara de lo que es un país y cómo deben solucionarse los problemas. Y es que un malentendido pragmatismo está dejando de lado la importancia de un ejercicio político que tenga conciencia histórica y entienda que todo tiene su contexto, que todo tiene sus razones y por lo mismo la manera de apuntar hacia un conflicto es tomándolas en serio.


El Estado debe velar por todo integrante de estas tierras y sentarse a mirar lo sucedido en todas sus dimensiones para así poder llegar a cierta claridad sobre lo que debe hacerse a futuro.

Hay quienes en este país no creen en ello. Al contrario, tienen instalada en su cabeza la idea de que lo que sucede en el sur de Chile es un tema del aquí y el ahora. Es decir: tienden a pensar que la solución de algo siempre pasa por tildar actos y situaciones como simple vandalismo, para así no tomar en cuenta el pasado tras lo que sucede. Eso no les importa. Prefieren llamar a las autoridades para que éstas les solucionen el problema. Su propiedad privada e ideológica debe estar por sobre cualquier tema en el que se encuentre sumido el lugar en el que decidieron vivir.

No mirar hacia el lado y entender el pasado, es solamente querer ignorarlo por conveniencia propia. Por lo mismo, los medios le llaman “conflicto mapuche” a algo que realmente radica en la nula disposición de un Chile que se metió en la cabeza que la procedencia solamente tenía importancia una vez que ésta era árida. Lo demás son estorbos gritones, llantos estériles para los oídos, ya que nos negamos a comprender qué es lo que sucede.

Como buenos patrones de fundo, quienes alegan con cartelitos la presencia de la presidenta, están pidiendo a gritos que les solucionen los problemas solamente a ellos. Todo esto sin entender que son parte de un problema y por lo mismo deberían, como miembros de un lugar, ayudar a que se pueda encaminar. Es la poca conciencia de lo que se vive más allá de sus tierras. La obstinada fascinación por darse cuenta de lo que sucede solamente cuando les pasa algo a ellos, la petulante necesidad de instalar que los derechos humanos solamente son vulnerados cuando sus grandes casas son quemadas por quienes creen estar reivindicando una causa, cuando sólo están colaborando a que ésta se ensucie.

La historia no se resuelve poniendo más seguridad ni pidiéndole a una mandataria que actúe como superhéroe. Los problemas de larga data pueden encauzarse solamente si es que se tiene un real interés por comprender lo que sucede más allá de nuestras narices. Las conversaciones en la política son urgentes para saber que el Estado no puede actuar de guardián de ciertos intereses y ciertas personas que se sienten con más autoridad que otros para pedir que los escuchen. El Estado debe velar por todo integrante de estas tierras y sentarse a mirar lo sucedido en todas sus dimensiones para así poder llegar a cierta claridad sobre lo que debe hacerse a futuro.

Creer que el ejercicio público se asemeja a ser guardia de seguridad es un gran error. Quienes hacen política tienen una responsabilidad más grande, la que consiste en hacer posible la cohabitación entre quienes muestran sus diferencias y no resguardar a unos por sobre otros, alejándolos de la realidad que viven y deben afrontar.

TAGS: Conflicto Mapuche Demandas ciudadanas Deuda Histórica

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Claudia Rubilar

30 de Diciembre

Francisco, yo vivo aquí en la novena region desde que naci al igual que toda mi familia, soy Mapuche y a mucho orgullo. La gran mayoría de los que aquí vivimos tenemos claro el contexto histórico, existe una deuda con el pueblo Mapuche que es innegable, la historia no se borra, no es un tema de fondo es un tema de formas, hemos condenado toda la vida La Pacificación de la Araucanía y todas las aberraciones sufridas por nuestros ancestros, por lo mismo, no tenemos derecho a hacer lo mismo para recuperar las tierras que nos fueron despojadas (guardando claramente las diferencias y las distancias) Este conflicto no solo tiene que ver con recuperar tierras sino con recuperar y reconocer la identidad de un Pueblo. No es justo que unos pocos mapuches y no mapuches usen una causa tan justa para sembrar el terror en una región. Peor aún sembrando el miedo al interior de las comunidades que no estan de acuerdo con el actuar de estos grupos. Quemar siembras, casas de inquilinos, maquinarias, camiones, bosques no solo afecta a los dueños sino también a los trabajadores, pretender que nadie se queje es absurdo, que se retire la fuerza pública también, el estado tiene una responsabilidad en el origen y una obligacion en la solución, por eso pedian visita de Bachelet, la region hoy es tierra de nadie, los incendios en el verano son rutina, todo esto es invisible para para el resto del país y cualquiera opina con autoridad de un tema que desconoce en el desarrollo diario.

30 de Diciembre

Yo no tengo ningún interés en ninguna de las partes en conflicto. Veo que cualquier propuesta se estudia siempre y cuando contemple una absurda devolución de tierras.Y mi también me parece que un gobierno no puede estar para salvaguardar los intereses de un solo sector.

Si en el futuro llega alguien a reclamar su casa porque algún dueño anterior se la usurpó a un ancestro de él seguiré pensando que el cuento del contexto y conciencia histórica que argumenta es un show para personas bastante limitadas. Y como parece que usted entregaría su propiedad yo le aconsejaría se la entregue a una de las miles de familias descendientes de mapuches o de cualquier otra raza que han trabajado toda su vida sin haber logrado tener tierras propias, en lugar de regalárselas a un grupo de mapuches con derechos a cometer actos vandálicos que otros no tienen y por el sólo mérito de tener ancestros como si eso les hubiese costado mucho trabajo.

Saludos

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

Necesitamos un nuevo Chile, un Chile más pensante, más crítico, partiendo por quienes se eligen como representantes.
+VER MÁS
##UnPaísQueOpina

Estado de decepción

Estoy molesto con lo que sucede en mi país, más cuando sé que fue ideado por chilenos que no creen en la democracia, pero lo que más lamento, es la ciudadanía crea que van a conseguir algo por esta vía.
+VER MÁS
#Política

El pueblo unido siempre es vencido

Chile no era un oasis como sostenía hace pocas semanas el mismo Presidente. Era más bien una jungla en la que los más humildes, los invisibles sobre todo, deben sobrevivir día
+VER MÁS
#Sociedad

El oasis y la guerra imaginaria

A nosotros nos queda solo no rendirnos, juntarnos, hablar, confiar y manifestarnos nuevamente cuando el tiempo sea propicio.
+VER MÁS
#Sociedad

Chile en llamas: la enfermedad y el remedio

Popular

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Nuestro siglo se caracteriza porque la acción social de resistencia al mundo global, parece requerir ahora la elaboración de una alternativa de mundo
+VER MÁS
#Política

Buen Vivir. La difícil alternativa al mundo actual

Permitirse estas sugerencias, desde el equipo económico del gobierno, es la evidencia de que no serán sancionados ni reprendidos por nadie, pero más complejo que eso, no tienen ni meridiana cercanía, ni ...
+VER MÁS
#Ciudad

¿Indignante?, o ¿nos falta el humor del ministro Larraín?

Todo parece ser llevado al terreno del costo y beneficio, como si tuviéramos que ser especuladores financieros de nuestra propia vida.
+VER MÁS
#Política

El ofertón de Fontaine