#Política

Apología de la no violencia

4
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP
Para muchos hablar de no violencia como ideal y como forma de acción, suena a utopía. Algunos lo ven como una cuestión imposible, otros como un discurso que esconde inacción. Qué equívocos más grandes.
 
Los mayores problemas de nuestras sociedades siguen relacionados directa o indirectamente con el uso (legítimo e ilegítimo) de la violencia o con la amenaza de su uso, ya sea por parte de los Estados, grupos armados, u otros grupos criminales organizados.
 
Aún hoy, en la mayoría de los casos, las personas, consciente e inconscientemente, en base a sus propios fines, dogmas o paradigmas, justifican el uso de la violencia contra otros, ya sea por parte de un grupo, una organización, o el Estado en cualquiera de sus formas y nombres.
 
Lo que muchos olvidan es que de esa forma conceden a otros individuos, muchas veces organizados para ejercer la fuerza, una especie de excusa ética para ejercer la violencia contra otros, que no obstante, ningún ser humano tiene, y que ninguno de nosotros tiene en realidad.
 
Detrás de eso se encuentra una falencia ética profunda que traspasa todo tipo de cuestiones y apreciaciones; el no reconocimiento de la autoposesión de las personas y con ello su valor supremo como individuos. Uno es dueño de su vida y su cuerpo, y su vida vale lo mismo que cualquier otra. Negar eso implica decir que uno puede ser dueño de la vida de otros, o que otros pueden ser dueños de la vida de nosotros. 
 
Si reconocemos el derecho a la autoposesión de cada individuo y con ello su valor intrínseco como personas, concluimos que todos tienen derecho a estar libre de violencia y a la vez nadie -sea una persona o un grupo de éstas- tiene derecho a iniciar la violencia sobre otro bajo, ni directa ni indirectamente, ni bajo ninguna justificación (excepto en legítima defensa). El axioma de no agresión.
 
Para muchos lo anterior puede sonar a argumento filosófico poco práctico e incluso rebuscado, pero en sí es la base de una especie de decálogo, de una praxis realmente ética, que irónicamente es usualmente vista como universal muchas veces, pero técnicamente poco profesado en nuestra cotidianeidad.
 
Muchos dirán: la no violencia es utópica porque siempre habrán personas violentas; crimen, fraude y violencia; y que por tanto es necesario el Estado y su fuerza monopólica para controlarlas (el argumento de Hobbes al que todos recurren sin distinción).
 
Y claro, es cierto que siempre habrá mentes más violentas o criminales. No obstante, también es cierto que es mucho peor si esas potenciales mentes criminales llegan a tener a su disposición todo un contingente de recursos para ejercer violencia; desde personas entrenadas para matar o miles seguidores fanáticos dispuestos a morir bajo sus órdenes, hasta armas con capacidad de destruir sin discriminación.
 
Lo peor no obstante, es cuando esas mentes cuentan con el beneplácito o la justificación del resto de los seres humanos, para llevar a cabo sus actos e impulsos violentos más allá de la legítima defensa, a nombre de lo que sea.
 
Si juzgamos éticamente -como juzgamos el actuar de cualquier individuo- el actuar de los gobiernos o grupos que ejercen violencia de manera organizada, podemos ver que muchas veces actúan de manera criminal y que ejercen la violencia de manera ilegítima sobre otros individuos.
 
“El Estado habitualmente comete asesinatos masivos, que llama "guerras", y a veces "supresión de la subversión", señala Rothbard.
 
Pero, asesinar por una billetera es igual de aborrecible que un asesinato llevado a gran escala, por la seguridad, la patria, el pueblo, por la revolución, el bien común, el bienestar, o la raza.
 
Lo cierto es que ni el Estado, ni los gobiernos y sus instituciones, ni los gobernantes, ni las personas comunes, solas u organizadas, como individuos o como grupos, tienen el derecho a agredir a otros individuos. Eso sin importar el nombre que le pongan a sus acciones o la entelequia que digan defender.
 
Si juzgamos éticamente a todos por igual, las acciones violentas no son virtuosas.
 
Recordemos a Gandhi: “La no-violencia no es una virtud monacal destinada a procurar la paz interior, sino una regla de conducta necesaria para vivir en sociedad, que asegura el respeto a la dignidad humana”.
—————
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

29 de marzo

Es un buen axioma con el cuál vivir. Si no nombraras la idea de “legítima defensa” como excepción, creo que el argumento estaría redondito. Pero muchas veces esa simple idea de legítima defensa, amparada ya sea por ley o por un imperativo moral, lleva a que grupos puedan justificar su uso de la violencia, ya que el “ataque” del cual “hay que defenderse” puede ser construído como discurso y por lo tanto legitimar una respuesta violenta.
Saludos.

30 de marzo

La legítima defensa sólo es válida cuando existe agresión contra una persona de manera directa, no contra temores remotos.

Por qué es necesaria esa salvedad, porque el sin ella, el axioma de no agresión convertiría a sus “cultores” en mártires. La idea es fomentar una sociedad pacífica, donde la gente pacífica viva en paz, pero no una sociedad masoquista sometida a la agresividad de algunos criminales.

30 de marzo

Por supuesto que es buena la Apología a la no Violencia. Sirve a regimes opresores, a tiranos a intereses economicos, religiosos, etc. Se imaginan si la gente utilizara la violencia para defender su dignidad.. la tarea de quitarle lo suyo se haría mas sucia.. habría que aplicarle viloencia directa y catalogarlos de subversivos, terroristas, etc..

Viva la no violencia..Vivan los pueblos dormidos!!.. Viva el Nuevo Orden Mundial!!

30 de marzo

Rodrigo, esos regímenes opresores, esos intereses, se imponen porque las personas le conceden poder y recursos a otros -sus caudillos de turno- para ejercer tal poder.

Promover la no violencia no implica no defenderse ante un régimen que oprime o asesina a las personas. Menos promover pueblos dormidos, sino al contrario, pueblos y personas conscientes de su valor como tales, que sean un freno para el poder que otros buscan ejercer a través del Estado y los gobiernos, favoreciendo intereses económicos, religiosos o ideológicos particulares.

Y más importante aún, promover la no violencia sirve para evitar que aquellos que dicen usar la violencia para “liberar pueblos oprimidos” luego usen esa misma fuerza contra el propio pueblo convirtiéndose en sus nuevos opresores.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El nuevo Impuesto Territorial o contribuciones de las propiedades se calcula considerando el avalúo afecto a impuesto, una tasa anual y una sobretasa dependiendo del caso.
+VER MÁS
#Economía

¿En qué consiste el reavalúo de una propiedad y cómo puedo apelar?

Los “emprendedores” están cuestionando un relato de memoria sobre el pasado, proponiendo interpretaciones alternativas y adaptándose al cambio de época del que parecemos ser parte. Esta actitud requi ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Memoria, de actores a emprendedores

La pena de muerte jamás será la medida efectiva para reducir los delitos, ni tampoco el derecho penal podrá cubrir todas las prácticas que, como sociedad, queremos eliminar si no cambiamos, primero, nue ...
+VER MÁS
#Justicia

La pena medieval del siglo XXI: la pena de muerte.

Lo que importa es que los principios de igualdad ciudadana sean considerados como parte infranqueable de una común filosofía pública.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Son liberales nuestros liberales?

Popular

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

En vez de reformar la sociedad conyugal, se hace imperativo imponer la obligación de clases, en los colegios, sobre matrimonio, deberes y obligaciones ciudadanas, convivencia social.
+VER MÁS
#Género

Sociedad conyugal (o lo mío es mío y lo tuyo es nuestro)

Cuando nos disponemos a abrir espacios a jóvenes en el mundo del trabajo, lo debemos hacer con la base de derechos ya ganados. Ese es el piso mínimo desde el cual nos posicionaremos.
+VER MÁS
#Trabajo

Estatuto Laboral para Jóvenes: ¿Flexibilidad laboral o precarización?