#Política

Análisis a paralización del gobierno y oportunidad para una acusación

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

En los últimos 30 días una de las palabras que escuchamos a diario es la de los heridos producto del enfrentamiento con Carabineros, acusaciones de abuso, de tortura y violencia innecesaria, incluso de violación de personas.


Urge que los partidos de oposición se concentren en superar sus diferencias, establecer una disciplina política acordando un marco común y mínimo para la acción política frente al Gobierno

El presidente Piñera y algunos ministros, han sostenido reiteradamente su apoyo y confianza en la institución, inclusive ratificando lo anterior en la persona del General Director Mario Rozas, quien para muchos es el principal responsable ante la ciudadanía de los miles de afectados por la represión. Y si bien el general Rozas es un responsable “técnico” por los atropellos cometidos por Carabineros, el responsable político evidentemente fue Andrés Chadwick, y por extensión y jerarquía, al presidente Piñera.

Un sector de la oposición presentó una acusación constitucional contra el ahora exministro Chadwick y contra el jefe de Estado.  Sin perjuicio de la gravedad de los hechos acaecidos, el pretender destituir a un presidente legítimamente electo por su falta de control ante el estallido social y colaborar a su profundización, es una tarea que requiere de toda la concentración de la oposición, por la complejidad y lo específico de las causales, así como de la disciplina, colaboración y voluntad política, cuatro elementos ausentes en la acusación contra la ministra Cubillos el mes pasado.

En consecuencia, la oposición de izquierda no tiene; dados los antecedentes, una capacidad tanto política como técnica para llevar a cabo dos acusaciones constitucionales tan severas y complejas como aquellas que son dirigidas contra un ministro del interior y contra el Jefe de Estado, debido a las falencias en su cohesión, disciplina y rigurosidad. Por tanto, es altamente aconsejable desistir la acusación contra el presidente de la República, al menos, por inoficiosa. Probablemente es necesario perseverar en la persecución de la responsabilidad política de Chadwick, Ubilla; inclusive, pero no para el caso de Piñera. Y para ello, se debe argumentar, además de lo señalado, que:

  • La responsabilidad política directa recae en las personas de Andrés Chadwick, como ministro del interior y seguridad ciudadana y del subsecretario del interior Rodrigo Ubilla, como los encargados del orden y seguridad del país, y que presentan un pobre desempeño tanto política como técnicamente.
  • Una acusación constitucional exitosa contra el presidente profundizará la crisis política, pasando a una crisis de gobernabilidad, que no es necesario desatar en este estado de las cosas.
  • Piñera, como figura política, está en retirada. Abdicó al poder implícitamente en su mensaje el pasado 17 de noviembre. Del mensaje se desprende que el proyecto y agenda propuestos a la ciudadanía durante la campaña presidencial de 2017 queda anulada, cuando expresa: “En las últimas 4 semanas Chile cambió, los chilenos cambiamos, el Gobierno cambió. Todos hemos cambiado. Porque el Pacto Social bajo el cual habíamos vivido se resquebrajó y mostró sus heridas y sus grietas. Necesitamos todos juntos renovar ese Pacto Social de forma tal de poder sanar esas heridas y reparar esas grietas.” Piñera, de esta forma, renuncia simbólicamente a la jefatura de gobierno, quedando únicamente como jefe de Estado, por lo que no representa amenaza alguna para los intereses de la ciudadanía movilizada.

Concluyendo, es menester que la oposición no debería desgastarse en buscar argumentar una acusación constitucional contra el presidente y con ello ahondar la crisis política y social. Urge que los partidos de oposición se concentren en superar sus diferencias, establecer una disciplina política acordando un marco común y mínimo para la acción política frente al Gobierno, como también frente al plebiscito y probable asamblea constituyente.

Para el éxito de esta empresa; cual es convocar al “constituyente originario”, es fundamental entregar espacios y dar gestos necesarios para lograr una Carta Magna democrática. Es clave saber conceder en los momentos críticos, en los que acordaremos el fondo común y el plano de igualdad para todos. Por eso el llamado es a los espacios republicanos que se han abierto en la derecha con Evópoli, parte de RN (“ossandonismo”) e incluso al presidente del partido, diputado Mario Desbordes, como también en la UDI con la gente que aglutinan Macaya y Bellolio, se consoliden en el diálogo con sus contrapartes en el Frente Amplio como con los partidos ex Nueva Mayoría.

TAGS: #AcuerdoNuevaConstitución #EstoPasaEnChile #GobiernoPiñera Acusación Constitucional

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.