#Política

Alejandro Guillier: el tiro de gracia a una moribunda Nueva Mayoría

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

La Nueva Mayoría surgió como un pacto electoral para apoyar el programa de Michelle Bachelet. O también, si usted lo quiere, como una manera de seguir aliando a la centroizquierda sin que fuera necesario llamarle Concertación. Para ello había que ir más allá y agregar a otro partido que le diera más legitimidad a este nuevo-viejo pacto, por lo que apareció el PC para entregar un poco de sustento programático e ideológico a algo que no era más que la vieja fórmula de la época transicional, pero ahora con ideas un poco más reformistas que en años anteriores.


"Una vez que la Presidenta dejó de ser esa máquina de buenos atributos ante los ojos de esta sociedad cada vez más consumida por la lógica de las encuestas, lo cierto es que todas las diferencias se agudizaron."

Todo sonaba bastante bien. Parecía que había intenciones de cambiar lo que muchas veces en el pasado se quiso perpetuar. Ahora había más conciencia dentro del conglomerado de que se había cometido errores voluntarios y se había pecado al acomodarse y engolosinarse con las ideas del adversario sin siquiera sonrojarse. Esta autocrítica parecía evidente en varios salvo, claro está, en las cabezas de esos viejos concertacionistas que siempre vieron a la Nueva Mayoría como algo peligroso si es que ellos no estaban vigilando y apagando el motor de las retroexcavadoras imaginarias.

Con estos vigilantes creadores de la Concertación encima, quedó claro que no todos al interior de esta débil nueva coalición estaban seguros de lo que se estaba haciendo. Las discusiones y las entrevistas que estos autodenominados próceres daban en diarios de derecha quejándose de una revolución que sólo vivía en sus cabezas, comenzó a mostrar lo poco consistente de este nuevo-viejo oficialismo.

Pero no solamente eso. En materia legislativa, por otro lado, se evidenció que incluso los que decían tener convicciones no tenían muchas ganas de hacer lo que decían querer. El trabajo político del gobierno se fue desinflando al no darse cuenta intencionalmente de la mayoría que tenían en el Congreso. Muchas veces prometieron una rapidez que ni ellos mismos querían cumplir, y su poca estrategia política alimentó no sólo a un Chile Vamos sin propuestas reales que tiene a un mal ex presidente liderando sus encuestas. También nutrieron a un sector como el Frente Amplio que, si se hubiera sido lo suficientemente inteligente convocándolos, se habría sumado a sus filas para hacer un recambio sustentable en el tiempo en la izquierda.

Pero nada de eso sucedió. No hubo visión de futuro ni menos la idea de continuar un proceso de cambios. En cambio, en vez de asegurar un proyecto claro y convocante que fuera de la mano con los tiempos legislativos, muchas veces se aceleró lo que no se quería acelerar y se mandaron reformas que eran más bien una mezcolanza de miedos, de apuros y de poca sustancia ideológica, al contrario de lo que nuestros imaginativos medios decían.

¿Cuál fue el error? Parece más que evidente: haberse unido todos tras un rostro sin antes preguntarse si es que realmente había ansias de realizar el cambio que muchos electores querían. No hubo nada de eso, creyeron que la cercanía de Bachelet, que sustentaba su entonces incombustible popularidad, podría opacar cualquier diferencia y volverla una anécdota. Pero el caso es que eso no ocurrió. Una vez que la Presidenta dejó de ser esa máquina de buenos atributos ante los ojos de esta sociedad cada vez más consumida por la lógica de las encuestas, lo cierto es que todas las diferencias se agudizaron. Y los que no querían reconocerse como la derecha de este pacto, salieron del clóset atacando sin compasión a sus compañeros.

Pero tal vez esto no sea lo más grave. Lo más complejo es que no se ha aprendido nada. Hoy, como si nada de lo anterior hubiera pasado, la Nueva Mayoría se cuelga atrás de otra sonrisa. No tan popular ni experimentada como Bachelet, pero que lleva entre sus “atributos” la credibilidad, aquella cualidad que suena muy necesaria a nuestros oídos, pero que si no va acompañada de nada más no es algo ni positivo ni negativo. No es nada, sólo una poco elegante manera de retrasar una muerte que se ve cercana una vez que termine este gobierno.

Por esto es que podríamos concluir que Alejandro Guillier, con sus discursos acomodados a la situación en que se encuentra, será el que le dará el golpe de gracia a esta Nueva Mayoría que agoniza y patalea por sobrevivir aunque sepa de la gravedad de su estado. Ya que, aunque diga enarbolar ideas progresistas y de continuidad, lo cierto es que no se sabe cómo logrará su objetivo, menos ahora que no queda muy claro qué es lo que rescata o no de este gobierno. Pero esto último no es solamente un error suyo porque, seamos sinceros, ninguno de los que pensamos desde la izquierda lo tenemos muy claro hoy en día.

TAGS: #ChileVamos #FrenteAmplio #NuevaMayoría #Presidenciales2017

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
La competencia tiene a este país, no sólo desde lo político, lo ideológico, social y económico, sino desde lo espiritual incluso, y tiene al mundo entero, atrapado en la búsqueda de vencer a un otro.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El país de la Razón o la Fuerza

El problema de la identidad es que ésta se fija a partir de exclusiones, entonces se hace necesario revisar todo aquello que excluimos para pensarlo
+VER MÁS
#Política

Libertad a los jóvenes presos durante la revuelta: Identidad y política

La dignidad no solo es un eslogan que representa un cántico de protesta social, sino que representa un anhelo de la inmensa mayoría de chilenos y chilenas, que al menos queremos tener la oportunidad de po ...
+VER MÁS
#Política

La oportunidad histórica de empezar a construir un futuro con dignidad

Comprender las responsabilidades que corresponden a los Estados y gobiernos por disminuir los factores generadores de desigualdad y garantizar un acompañamiento adecuado a los colectivos vulnerables permit ...
+VER MÁS
#Educación

Política Educativa y Estudiantes Migrantes: el Estado chileno al debe

Nuevos

La competencia tiene a este país, no sólo desde lo político, lo ideológico, social y económico, sino desde lo espiritual incluso, y tiene al mundo entero, atrapado en la búsqueda de vencer a un otro.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El país de la Razón o la Fuerza

El problema de la identidad es que ésta se fija a partir de exclusiones, entonces se hace necesario revisar todo aquello que excluimos para pensarlo
+VER MÁS
#Política

Libertad a los jóvenes presos durante la revuelta: Identidad y política

La dignidad no solo es un eslogan que representa un cántico de protesta social, sino que representa un anhelo de la inmensa mayoría de chilenos y chilenas, que al menos queremos tener la oportunidad de po ...
+VER MÁS
#Política

La oportunidad histórica de empezar a construir un futuro con dignidad

Comprender las responsabilidades que corresponden a los Estados y gobiernos por disminuir los factores generadores de desigualdad y garantizar un acompañamiento adecuado a los colectivos vulnerables permit ...
+VER MÁS
#Educación

Política Educativa y Estudiantes Migrantes: el Estado chileno al debe

Popular

Así como los médicos de la época de Freud desmentían a las pacientes histéricas clasificándolas de “simuladoras”, la clase política y la elite chilena rechazan constantemente las demandas del pue ...
+VER MÁS
#Sociedad

Psicoanálisis y estallido social: La pregunta por la dignidad

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad