#Política

Agenda de probidad para sector público y los negocios

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Los casos Penta, SQM y Caval han precarizado aun más el prestigio de la política y de las instituciones públicas como al mundo empresarial. La sospecha erosionante de que estamos frente a la captura de algunos partidos y de una cantidad indeterminada de parlamentarios por parte de grupos empresariales que posteriormente definen la agenda de los primeros, es altamente preocupante para el futuro de la gobernanza democrática, ya que se proyecta una percepción que las normas y la legislación siempre están determinadas por los intereses de los donantes y no por el interés general.


Es fundamental la construcción de muros excluyentes para impedir que accedan al congreso, como a toda la administración pública, las personas con techos de cristal, lo que implica erradicar las malas prácticas del poder y del dinero.

La renuncia de Sebastián Dávalos a la Dirección Sociocultural de la Moneda, fue un gesto indispensable por el hecho que se sospechara que el crédito del Banco de Chile a la empresa Caval provino del tráfico de influencias y considerando que su permanencia en el cargo se contraponía a los principios básicos que orientan el accionar del gobierno: la igualdad y la transparencia. Además, la renuncia -aunque tardía al dejar inexplicablemente el gobierno tal decisión en manos del cuestionado- establece un estándar ético y profesional de conducta para todos los funcionarios públicos.

El ciudadano común exige que los personeros públicos se comporten en concordancia a las normas establecidas en la ley y por parámetros éticos estrictos, puesto que en una sociedad, con una ciudadanía más empoderada, lo que se espera de quienes ostentan un poder relevante en el ámbito político y económico es que actúen conforme a principios de probidad y transparencia más exigentes a los que se le pide al ciudadano de a pie.

Se supone que un parlamentario debe encarnar, en una dimensión mayor, la “conciencia recta”, o sea, la facultad del ser humano de elaborar juicios personales de carácter moral y ético sobre lo que está bien y lo que está mal, con relación a sí mismo y a los demás, por tanto, es incomprensible, especialmente cuando estos parlamentarios incumplen su propio Código de Conductas Parlamentarias que indica “la actividad parlamentaria debe ser ejercida con miras a la satisfacción del interés general y con pleno respeto de los principios de probidad y transparencia….y que todo parlamentario, por ser representante de los ciudadanos, debe esforzarse por actuar, en todos los aspectos de su vida, conforme a las virtudes de un ciudadano ejemplar y ser percibido como un modelo de conducta”.

La percepción evaluativa de la UDI sobre sí misma en el escándalo del Pentagate carece de una auto comprensión de las reglas y conductas que deben ser asumidas por los partidos en una democracia, delatando, de paso, una desinhibición normativa en temas tan sensibles como es la transparencia y los conflictos de interés, transformándose en una colectividad con una “conciencia” enteramente cínica. Al no tomar medidas disciplinarias en contra de los parlamentarios involucrados en el financiamiento ilegal de sus campañas políticas, este partido demuestra padecer de una incapacidad patológica para reconocer  y ver con una luz distinta los hechos a cómo ven los ciudadanos comunes lo acontecido con la relación subordinada de esa colectividad con un grupo empresarial que estaba defraudando al fisco en forma sistemática.

Es hora de oír las advertencias y concentrarse en una Agenda por la Probidad que regule el financiamiento de la política para garantizar la total independencia y autonomía de las instituciones del Estado en el cumplimiento de sus funciones, estableciendo una muralla china para impedir la subordinación de ellas a la esfera de los negocios. En este contexto es esencial, entre otras medidas, mencionar dos: fortalecer con recursos, personal y mayores potestades al SERVEL para controlar los gastos de las campañas en forma efectiva y sancionar a quienes obtengan financiamiento no permitidos en la legislación, incluyendo la pérdida del escaño parlamentario (u otro cargo de elección popular) y, segundo, poner un tiempo mucho mayor para el tránsito de autoridades al mundo privado en áreas que hayan estado bajo su supervisión (puerta giratoria).

Cualquier trasgresión a las normas acordadas, para ser disuasivas, deberían considerar aumentar el periodo para que los delitos electorales y económicos puedan ser investigados. La prescripción de estos ilícitos debe extenderse a lo menos a una década desde efectuada la falta punible.

El mal comportamiento ético de las personas que ejercen un poder político, social o económico tiene un efecto nefasto sobre la moral pública – las conductas del resto de la sociedad- Los patrones de moralidad pública se deprecian cuando una autoridad, en el ejercicio de sus funciones,  proyecta una imagen de falta de transparencia, ostentación o comete irregularidades e ilícitos.

Es fundamental, entonces, la construcción de muros excluyentes para impedir que accedan al congreso, como a toda la administración pública, las personas con techos de cristal, lo que implica erradicar las malas prácticas del poder y del dinero. Es la tarea pendiente que debe asumir la sociedad en su conjunto para fomentar, vivificar y revalorizar una cultura de la probidad en la esfera de los negocios y en la actividad política y, de paso dignificar el servicio público tan vilipendiado en estos momentos.

TAGS: #CasoPenta Caso Caval Clase Política

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

El impacto que las tecnociencias producen en la sociedad, no solo cambia la vida de las personas, sino que impone modelos y relaciones de vida nuevos, y no siempre mejores
+VER MÁS
#Política

¿Qué hacer frente al transhumanismo?

La noción de supervisión es una de las más relevantes en el ejercicio profesional de la clínica y la psicoterapia, ya que va indisociablemente relacionada al de formación continua y análisis del propi ...
+VER MÁS
#Salud

Sobre la Supervisión en psicoterapia