#Política

Afinidad ultra: triunfo del odio, devastación de la democracia

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

La crisis financiera de 2008, provocada por una corrupción piramidal gigantesca, fue un punto de inflexión en la historia del neoliberalismo global.

La “solución” fue privatizar las ganancias y socializar las pérdidas: la clase media y baja pagaron la factura. Se cercenó hasta el hueso las arcas sociales para recapitalizar el mercado privado corrupto, en detrimento de la clase media y baja, con una consecuencia: el “bien común”, esencia del Estado liberal —ya anorexiado por el neoliberalismo— se vació de contenido, lastrando la credibilidad y legitimidad de las instituciones de la democracia. Para colmo, los criminales, en su gran mayoría, no fueron juzgados.


La desprotección de los derechos socioeconómicos de las grandes mayorías, amenaza la paz social y socava la democracia.

Los aparatos fiscalizadoras creados después de la crisis, no muestra resultados concluyentes, y la paradoja del neoliberalismo continúa: mientras más crecimiento económico más desigualdad en el ingreso y en la repartición de la riqueza; y la clase media y baja no han recuperado el poder adquisitivo de antes del crash financiero: son los votantes de Trump; para ironías ésta: un milmillonario del stablishment financiero.

La  derecha “sin complejos”, que exacerba los peores instintos emocionales con un discurso que es un vómito de exabruptos lleno de odio, racismo, homofobia y misoginia, es la vieja nueva ultraderecha de siempre, que ahora manipula el legítimo descontento de la población post crisis de 2008 que continúa marginada del crecimiento económico, y que en europea y Estados Unidos   exacerba la xenofobia y el racismo con los inmigrantes y refugiados, usándolos electoralmente como “chivos expiatorios” de las desigualdades globales del neoliberalismo.

Un estudio de la ONU, sostiene que en la America First de Trump, “40 millones viven en la pobreza, 18,5 millones en pobreza extrema y 5,3 millones en pobreza propia del tercer mundo”, y que, “el 1% más rico que en 1980 obtenía el 10% de los ingresos totales, alcanza el 20% en 2017”.

A pesar de este escenario, la estrategia ultraneoliberal trumpiana recorta prestaciones en salud y suspende cupones de alimentación a más de 10 millones de personas; y, cómo no, baja impuestos a los milmillonarios. Su “política social” la justifica ridiculizando y satanizando a los pobres.

Chile, primer país que implementó el neoliberalismo en plena dictadura cívica-militar (1973-1990), la desigualdad socioeconómica (2018) es una de las mayores del  mundo: 33% del ingreso económico total lo obtiene el 1% más rico; el 0.1%  aún más rico, unas 10.000 personas, capta el 19.5% de la riqueza total.

El caso chileno puede extrapolarse a todo el mundo, sólo varía el volumen —siempre desmesurado— del talón de Aquiles del neoliberalismo global: la desigualdad socioeconómica.

No obstante, instituciones que apoyan el sistema, exigen que se reduzca.

El Banco Mundial (BM) declara: “El nivel de desigualdad en un país [inhibe] el  bienestar […] y la capacidad […] para reducir la pobreza”. Un estudio de este organismo (2018) verifica que, si bien la riqueza mundial creció un 66 %, la per cápita en los países de altos ingresos fue 52 veces mayor que la de los países de ingresos bajos.

Ángel Gurría, secretario general de la OCDE, declaraba ya en 2015: La desigualdad está en su nivel más alto desde que existen registros” […] “la alta desigualdad es mala para el crecimiento económico”. El estudio, Desigualdad de ingresos, muestra que el 10% más rico recibe 10 veces más que el 10% más pobre.

El Fondo Monetario Internacional crea un auténtico manual para reducir la desigualdad, recomendando una redistribución de la riqueza subiendo impuestos para financiar la salud y la educación.

Estas organizaciones alertan que la desprotección de los derechos socioeconómicos de las grandes mayorías, amenaza la paz social y socava la democracia: están haciendo un llamado urgente a cuidar la democracia liberal en el mundo.

Sin embargo, Trump declara la guerra a la prensa libre demonizándola como la “enemiga del pueblo”, y  quita autonomía al Poder Judicial: sin separación de poderes y libertad de expresión, no es viable el Estado de derecho.

El trumpismo global se une para sacrificar la democracia, secuestrándola: erosiona sus instituciones impulsando el nacionalpopulismo neoliberal excluyente que acrecienta que detiene el ascensor social y consolida las desigualdades.

Mientras el neoliberalismo global se ultraneoliberaliza, políticamente se acerca a la ultraderecha en  Brasil, India, Filipinas, Hungría, Italia, Bulgaria, Polonia, Austria… y en la primera potencia mundial, Estados Unidos.

Los ultras —ultraneoliberalismo y ultraderecha— sintonizan para ser incontenibles.

Triunfa el odio que devasta la democracia,

TAGS: #Democracia #Desigualdad Neoliberalismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Javi-Al

14 de Julio

Estimado, es entendible y claro su diagnóstico, pero Ud. mira un sólo lado del escenario, un sólo lado de la realidad, le aseguro que cuando haga un diagnóstico del otro lado, de la otra parte, se sorprenderá.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Un globo puede viajar hasta 80 kilómetros antes de reventar. La mayoría caen en fuentes de agua y pueden ser consumidos por animales que los confunden por medusas o peces.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Faltan los globos en la prohibición de plásticos de un solo uso

Cuando las ofertas de recuperación del agua, cuidado del medio ambiente y participación ciudadana campean, es bueno asimilar que los procesos muchas veces parten por la acción que desde la ciudadanía se ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Agua como derecho humano y bien común: ¿son tod/as los que dicen ser?

La diferencia fundamental entre la derecha y la izquierda chilena no está en su auto-declarado liberalismo*, sino en la forma en que ambas interpretan la Libertad, si acaso debe garantizarla el mercado o e ...
+VER MÁS
#Política

La tuición por la Libertad en Chile

El día de hoy al parecer es un terreno fértil, para reconocer que las personas tienen algo que entregar . En la soledad de una habitación se han transformado vidas, en las salas de hospitales se han fecu ...
+VER MÁS
#Educación

Educación emocional ¿Cuándo se nos olvidó aplaudir?

Nuevos

Un globo puede viajar hasta 80 kilómetros antes de reventar. La mayoría caen en fuentes de agua y pueden ser consumidos por animales que los confunden por medusas o peces.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Faltan los globos en la prohibición de plásticos de un solo uso

Cuando las ofertas de recuperación del agua, cuidado del medio ambiente y participación ciudadana campean, es bueno asimilar que los procesos muchas veces parten por la acción que desde la ciudadanía se ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Agua como derecho humano y bien común: ¿son tod/as los que dicen ser?

La diferencia fundamental entre la derecha y la izquierda chilena no está en su auto-declarado liberalismo*, sino en la forma en que ambas interpretan la Libertad, si acaso debe garantizarla el mercado o e ...
+VER MÁS
#Política

La tuición por la Libertad en Chile

El día de hoy al parecer es un terreno fértil, para reconocer que las personas tienen algo que entregar . En la soledad de una habitación se han transformado vidas, en las salas de hospitales se han fecu ...
+VER MÁS
#Educación

Educación emocional ¿Cuándo se nos olvidó aplaudir?

Popular

Es curioso que, como humanidad, no deja de fascinarnos la noción de fin de mundo, de apocalipsis, de destrucción del todo, de volver a lo primitivo, a la sobrevivencia.
+VER MÁS
#Política

Fin de mundo

Los abrazos que me faltan; soledad y compañía. Soledad de abrazos no recibidos, esperados, añorados. Demasiados días sin recibir un abrazo, demasiados días sin dar un abrazo.
+VER MÁS
#Sociedad

Los abrazos que me faltan

La Iglesia Católica en vez de reconocer sus errores y pedir perdón por sus actos, decidió callar, encerrarse en sus conventos y meter el menor ruido posible para no dar oportunidad que alguien los critiq ...
+VER MÁS
#Religión

Iglesia recluida en sus conventos haciendo voto de silencio

Esa emoción veraz, ¿es la que sienten las mayorías populares y los sectores de la clase media cuando observan el verdadero ‘sin sentido’ en el Congreso al discutir el retiro del tercer 10% de las AFPs?
+VER MÁS
#Política

La emoción de Paula Narváez. Notas de un liderazgo veraz