#Política

A propósito de campañas

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Es hora de cambiar la política, cierto muy cierto. Pero el cambio debe provenir desde la sociedad misma. Es tiempo de dejar de ser conformistas y pelear por nuestras convicciones, ejercer nuestros pocos derechos y exigir más. Es el tiempo de preguntar que han hecho y que harán por usted quienes hoy tocan a su puerta y le piden su confianza.

En época electoral todos son santos. Todas las fotos son lindas. Todos se acercan a saludar. Todos quieren escuchar los planteamientos de la ciudadanía. Todos quieren saber porqué usted no está feliz, contento. Porqué está indignado. Es así, lo sabemos todos.

¿Qué pasa una vez que termina el periodo electoral? ¿La gente se vuelve menos valiosa o más bien, menos persona porque ya no sirve su voto? ¿Estamos realmente bien con eso?

Uno de los más grandes problemas que dan espacio a estas interrogantes se genera incluso, desde la misma ciudadanía, increíblemente. ¿Por qué? Porque es la gente la que recibe con las puertas abiertas a los candidatos en estas fechas. Es prácticamente imposible que durante un puerta a puerta o cualquier mitin político alguien encare duramente a su representante, o siquiera le pregunte directamente que ha hecho por quienes confiaron en él en su actual periodo electoral. Mal ahí.

Desde siempre en la sociedad chilena, como una cuestión casi de idiosincrasia, es la misma gente la que se auto genera esta imagen del político electo casi como un semi Dios. Alguien al cual no se le piden explicaciones. Las explicaciones las buscan en el living de su casa, con su familia, justificando al cual se le confió la representación de los derechos de sus propios hijos, de su esposa, sus padres, y uno mismo. Su presente y su futuro recaen en las manos de quien supuestamente estará contigo durante los años venideros y escuchará los reales problemas del pueblo. Eso dicen.

Es casi parte de nuestra cultura, el votar por cosas insignificantes. A propósito de la polémica reciente por la presentación de los programas de gobierno, ¿cuánta gente es la que realmente los lee? Permítame responder que con suerte (mucha suerte) serán 4 de cada diez personas a nivel país. Algunos porque ya tienen claridad de quien será su elegido/a, otros por sencilla flojera, otros por falta de acceso a la información (puesto que la gran mayoría de los candidatos piensan que el 100% de chilenos tiene acceso a Internet, cuando algunos no tienen siquiera casa) y otros, porque lisa y llanamente deciden su voto en cosas tan banales como el ya clásico “es que se vería tan bien con la banda” , “tiene pinta de Presidente” o yendo aún más allá, “¡cómo va a saludar  a los presidentes extranjeros con esa ropa!” Mal ahí.

Al darse el tiempo de preguntar a los ciudadanos que piensa de los políticos, las palabras que más se repetirán serán “mafiosos” , “mentirosos” y por sobre todo “corruptos”. La palabra corrupción, si bien en muchos casos está muy bien empleada, ha sufrido una cierta prostitución. Es como entrevistar en una marcha por la educación y darse cuenta que los entrevistados no saben que es el lucro, pero luchan contra él. La corrupción empieza en el minuto en el cual a usted le llevan una caja de mercadería, un electrodoméstico. Ahí se aprovecha de comprar lealtades, al decir “recuerde que voy de candidato”. La población de sectores populares, siente una cierta responsabilidad de votar por quién le “salvó” un mes de comprar alimentos. Fantástico, pero ¿quién se acuerda de usted en los próximos cuatro años? A menos que posea habilidades sobrenaturales, dudo seriamente que los alimentos le duren más de 60 días, incluso por razones de salud. Y la cuenta de luz del refrigerador que le llevaron la paga usted, no el candidato.

Es hora de cambiar la política, cierto muy cierto. Pero el cambio debe provenir desde la sociedad misma. Es tiempo de dejar de ser conformistas y pelear por nuestras convicciones, ejercer nuestros pocos derechos y exigir más. Es el tiempo de preguntar que han hecho y que harán por usted quienes hoy tocan a su puerta y le piden su confianza. Esa es su parte de la tarea por ahora, después es el tiempo de la fiscalización, que debe tener más responsabilidad que ver las noticias por la televisión cada noche.

Exija. Confíe. Fiscalice. Si no, ¿quién lo hará por usted?

————–

Foto: Archi

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
pico pal que lee

28 de octubre

criticas a la actual politica sin embargo perteneces al comando de Michelle Bachelet? … grave incongruencia amigo

28 de octubre

Estimado, entiendo tu punto de vista, pero considero que el participar de una campaña no conlleva llevar una mordaza. Comparto el proyecto y estoy por eliminar las practicas de siempre.
Abrazo y gracias por comentar.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

La recuperación de la ciudad no pasa solo por invertir dineros públicos, para revertir los efectos de la desigualdad territorial es necesario volver a conocernos, para valorarnos desde el encuentro, no de ...
+VER MÁS
#Ciudad

Santiago desigual

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

Expresarse de esa manera es inaceptable y haberlo hecho en el pasado no prescribe fácilmente. Vivimos en una era en que todos tienen la oportunidad de sentirse superiores moralmente, especialmente cuando o ...
+VER MÁS
#Sociedad

¿Así que fuiste linchado por las Redes Sociales?